Michael Spierig. Daybreakers







Daybreakers es una distopia fría y gris, en la que sólo destaca el color de la sangre, sobre la insostenibilidad de la sociedad capitalista, de carácter futurista y que sitúa el fin del sistema en el año 2019. La economía de mercado está gobernada, como todos sabemos, por la oferta y la demanda, y no existe una mano invisible que mejore la calidad de vida de los hombres. En esta distopía la demanda presiona sobre la esencia del ser humano, aquello sin lo que no podemos vivir: la sangre. Toda la sociedad se ha vampirizado, y está poblada por millones de muertos vivientes los cuales necesitan la sangre para poder mantener su existencia, pero cada vez hay menos humanos, apenas un cinco por cien, lo que amenaza seriamente a toda la población. El agotamiento de los bancos de sangre, constituidos por hombres vivos a los que se cultiva en una especie de factoría, provoca, en primer lugar violentos 'delincuentes', los infraseres, que empiezan a chupar la sangre de sus iguales, o la suya propia, y como consecuencia se mutan en monstruos antropomorfos y deben ser eliminados exponiéndolos al sol; después vendrá la rebelión generalizada de las masas hambrientas. En las altas esferas se produce un tráfico clandestino de la savia vital, conscientes de que el último resquicio de vida morirá cuando desaparezca la sangre.

La sociedad vampírica es perfectamente asimilable en lujos, comodidades, dominio de la tecnología más avanzada a las clases dominantes actuales; funcionan la policía,el ejército, la bolsa, etc., tal como la conocemos. Grupos rebeldes de humanos operan en la clandestinidad, e incluyen en sus filas algunos hombres vampirizados contra su voluntad. Su der es un hombre que ha logrado recobrar su humanidad exponiéndose a la luz del día y al sol, y que tiene un alias tan humano como el de Elvis.





En la televisión una presentadora informa a sus espectadores de que la escalada de la crisis mundial de la sangre ha hecho que los precios se disparen esta semana; los expertos creen que ésto hará que la sangre sea inasequible y que muchos ciudadanos no puedan adquirir el preciado líquido, creándose una epidemia de infraseres. Suena la música, pero con mayor gravedad, pues la carestía afecta a un producto vital que hará que las masas se rebelen. Se les prometió la inmortalidad y se les dio 'pan negro'; ahora la exijen. Los gobernantes deberán proceder a la captura de todos los ciudadans 'hambrientos', revlucionarios potenciales.

Los humanos buscan una cura para toda la población, que les haga de nuevo mortales, aunque ello les de miedo, y que les libere de una dependencia tan grande que les convierte en esclavos que se eliminan cuando molestan; incluso algunas imágenes muestran mujeres elegantemente vestida, pero que se encuentran en una situación muy comprometida, pues no son lo suficientemente poderosas como para participar de su pequeña parte del pastel; en su cara muestran el horror al ver pasar a los infraseres en los que se convertirán al día siguiente. No saben que los poderosos no buscan un sustitutivo de la sangre humana, sino renovar el negocio.

Frente a los coches de los monstruos, preparados para no dejar pasar el sol, los rebeldes han pintado en uno de los suyos al ave Fenix, que renace de sus cenizas , en alusión directa al triunfo de su rfevuelta; trabajan e investigan y logran crear un antídoto que liberará a los hombres de la miserable condición a que les han sometido los poderosos.

Al final del film, Elvis da la clave para interpretar la metáfora que es el film:"Los vampiros creen que poseen el mundo y que los humanos deberían ocultarse, pero no es verdad; cada día sale el sol y cada día los vampiros tienen que esconderse. No podrán sobrevivir, esa es la verdad. Elvis Presley dijo una vez que la verdad es como el sol, puedes taparla un tiempo, pero no desaparece nunca."

La humanidad ha sufrido tremendos genocidios y un holocausto, pero al final los vampiros fueron juzgados. Que no se olvide nadie. El emperador de este imperio distópico muere como los prepotentes emperadores romanos: devorado por su guardia de corps, antropofagia que se extenderá como la pólvora. Condición sine qua non para que haya vampiros es que sean unos pocos; semejante aristocracia de las voluntades no está al alcance de todos.




Comentarios