Páginas vistas en total

sábado, 25 de abril de 2015

Mensaje en una botella. Luís Mandoki






::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Message in a Bottle
País: Estados Unidos.
Año: 1999.
Duración: 135 minutos.

Dirección: Louis Mandoki.
Guión: Gerald DiPego,  basado en la novela de Nicholas Sparks.
Casting: Amanda Mackey HJohnson & Cathy Sandrich.
Dirección de Fotografía: Caleb Deschanel, a.s.c.
Música: Gabriel Yared,
Edición: Steven Weisberg,

Diseño de Vestuario: Bernie Pollack.

Productores: Denise DiNovi, Jim Wilson, Kevin Costner
Diseño de Producción: Jeffrey Beecroft.
Compañías: Warner Bros Pictures y Bel-Air Entertainment presentan a Tig Production en asociación con Di Novi Pictures.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Intérpretes:

Kevin Costner: Garret Blake,
Robin Wright Penn: Theresa,
John Savage:  Johnny Land,
Illeana Douglas: Lna Paul,
Robbie Coltrane: Charlie Toschi,
Jesse James: Jason Osborne,
Paul Newman: Dodge  Blake,
Bethel Leslie: Marta Land,
Tom Aldredge: Hank Land,
Viveka Davis: Alva,
Raphael Sbarge: Andy,
Richard Hamilton: Chet,
Rosemary Murphy: Helen,
Eteven Eckholdt: David Osborne.


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Therese, una periodista del Chicago Tribune divorciada, descubre en la playa una botella que contiene una carta de amor. La mujer hará todo lo posible para encontrar al autor , un marinero viudo (Kevin Costner), que intenta superar la pérdida de su mujer Catherine, fallecida dos años atrás.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Crítica:

Costner sufre, pero la ternura de su dolor -y el atractivo de su madurez, todo hay que decirlo- enamora a la chica guapa. Así de simple y cándida es la receta en la que se basa esta exitosa -fue nº1 en la taquilla USA- adaptación de un best seller de Nicholas Sparks, autor también de las novelas que inspiraron las igualmente románticas "Un paseo para recordar" (A Walk to Remember, 2002) y "El diario de Noa" (The Notebook, 2004). Tras un comienzo con cierta chispa gracias al asunto de la botella, el film pronto muestra su torpeza instalándose en aguas calmas, evitando toda tensión dramática a la espera de que la marea -mejor dicho, la falta de rumbo- la deposite en la orilla de la rutina y la cursilería. Hábilmente anclada en el sereno encanto de todo su reparto, la sensibilidad y belleza de su pareja protagonista son las principales bazas de este blando, largo y lacrimógeno drama romántico realizado a golpe de fotogramas de postal. (Pablo Kurt: Filmaffinity).

Se nos escapa la razón por la que Pablo Kurt escribió sobre esta película, cuyo actor principal, Kevin Costner, fue nominado al premio Razzie al peor actor. lo que tampoco significa gran cosa.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

En 1993 Manuel Gómez Pereira hizo una película vulgar,  envuelta en papel de estraza, que desvelaba lo que de verdad subyace en la atracción entre un hombre y una mujer, cuyo objetivo es la procreación y perpetuación de la especie, cuestión que complica in extremis el control de la natalidad y la legítima opción sexual que practica el ser humano en el ejercicio de su libertad: ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? Del mismo modo que el pavo real expande un impresionante abanico de colores y lo muestra con todo su esplendor y colorido para atraer a la hembra, Luís Mardoki deconstruye, (sin ser consciente de ello), los ingredientes de la pasión amorosa, los que favorecen la atracción entre un hombre y una mujer: un físico atractivo en ambos , condición que cumplen con creces Kevin Costner y Robin Wright Penn, una actriz que está dotada de un halo muy especial; si a ello añadimos la aventura, los atardeceres en el mar, y un mensaje en una botella, tenemos todos los elementos que estimulan la pasión y que constituyen la quintaesencia del amor romántico, el constructo patriarcal inventado por las sociedades primitivas para controlar a la población y preservar no sólo la especie sino los intereses de los que regían el destino de la colectividad. En la actualidad eso que llamamos amor, incorporando el paterno-filial el fraternal o el que sustenta una auténtica amistad, se intenta  explicar  de una forma 'científica y racional', basada en la física cuántica, inventando una quinta dimensión en el continuum espacio-tiempo; el hecho de que este sentimiento pueda desencadenar tragedias y de que perdura incluso después de la muerte de las personas amadas constituye la base de películas de ciencia-ficción como 'Interestellar' de Christopher Nolan (2014).

Esta dualidad ideológica a la que se suma una tercera opción, la de quienes creen que el hombre no es monógamo y que sólo se satisface con relaciones promiscuas, basada en la observación de la frustración que se produce en el seno de cualquier pareja, provoca diferentes sensaciones, que se traducen en sentimientos de aplauso o rechazo de películas como 'Mensaje en una botella'. Film almibarado y de ejecución torpe para M.Torreiro (Diario 'El País'); sensiblero y lacrimógeno para Fernando  Morales, crítico del mismo periódico, o aburrido para Claudia Larragibel (Cinemanía). Estas opiniones contrastan con las de un público  que acude al cine atraído por el reclamo de un título que sugiere claramente que va a disfrutar de un melodrama romántico, una película que viven con emoción, que sienten preciosa, una obra maestra de una fotografía espléndida que capta atardeceres y puestas de sol de paisajes muy idealizados. Extraemos un párrafo del comentario de un lector de Filmaffinity, que demuestra algo de lo que advertimos constantemente en este blog,  el divorcio entre la crítica y el público, al que se supone que trata de orientar ( no estamos ante un tratado de cine sesudo) y del que cada vez se aleja más : "Vuelve otra vez a repatearme la crítica de los entendidos, aqui parece que el hecho de que te caigan lágrimas de emoción es un delito cuando a mi me parece un arte, algo humano, precioso y divino." ("Preciosa" Xiastruca") . Y, expresado de este modo, el lector tiene razón, porque más que hacer didáctica, da la impresión de que muchos intentan dictar el gusto e imponer su criterio, sin molestarse  tan siquiera en justificarlo .

El director da una nueva vuelta de tuerca sentimental y de forma pretenciosa concluye una historia vulgar con un final trágico que nadie se espera, lo que permite colocar la reflexión de la mujer,  a modo de conclusión, evitando, eso sí, mucha palabrería inútil, acerca de si estamos ante un film sobre la pérdida, la soledad, o lo que a cada cual se le ocurra. La protagonista pone las etiquetas: "Si algunas vidas forman un círculo perfecto, otras van evolucionando en formas que no podemos predecir, ni siempre comprender. Las pérdidas han sido parte de mi viaje, pero también me han enseñado lo que es más preciado, igual que un amor por el que sólo puedo estar agradecida." Yo todavía no he conocido en vivo y en directo personas cuyas vidas formen un círculo perfecto, una utopía que frustra y debilita los ánimos de quienes buscan el amor eterno y duradero.



No hay comentarios:

Publicar un comentario