Páginas vistas en total

viernes, 17 de abril de 2015

Regreso a Itaca. Laurent Cantet




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Retour à Ithaque.
País: Francia-Bélgica.
Año: 2014.
Duración:  95 minutos.

Dirección: Laurent Cantet.
Guión: Leonardo Padura.
Dirección de Fotografía: Diego Dussuel. Color.
Música:
Montaje: Robin Campillo.

Productores:  Didar Domehri, Laurent Bauders y Gaël Nouaille.
Compañías. Productoras:  Maneki Films, Borsalino Productions, Orange Studio, Haut et Court Productions, Funny Balloons, Panache Productions, La Compagnie Cinématographique.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Isabel Santos: Tania,
Jorge Perugorria : Eddy,
Fernando Echevarría: Rafa,
Néstor Jiménez: Amadeo,
Pedro Julio Díaz Ferrán: Aldo,
Carmen Solar. Fela,
Andrea Dolmeadios: Leidianna,
Rone Luis Reinoso: Yeonis.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Después de 16 años de exilio, Amadeo (Néstor Jiménez), un escritor que sufre de un grave bloqueo artístico, regresa a La Habana. Allí le esperan sus amigos de juventud, dispuestos a retomar la costumbre de hablar de sus cosas en un café del Malecón. Tania (Isabel Santos), quien trata de ganarse la vida lo mejor que puede; Rafa (Fernando Hechevarria), un artista que se ha convertido en un alcohólico y cuyas obras no tienen ningún valor; Aldo (Pedro Julio Díaz Ferran), un hombre que ha dejado sus aspiraciones de ejercer como ingeniero y trabaja en una fábrica.

"Estas conversaciones "van de lo íntimo a lo general, del fracaso personal, o de los sueños o proyectos no cumplidos, al desencanto de la revolución no consumada. Así, con Regreso a Itaca (2014), Laurent Cantet nos habla del desentanto, pero también de la necesidad de seguir hacia adelante, de la revolución, tanto personal como colectiva, mediante una mirada melancólica hacia la caída de ciertos aspectos del proyecto de la modernidad. (Israel Paredes Badía).

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Críticas:

Los personajes de Cantet, según Israel Paredes Badía, se enfrentan desde lo colectivo o desde lo individual, a una esfera pública, a una realidad que les posiciona en un punto extremo. (...) El cine es tecnología que cada creador utiliza en función de sus necesidades expresivas y de las sensaciones y emociones que pretende despertar en el espectador. Cantet pretende que nada sobresalga: "El director crea un trabajo de encuadre y reencuadre magnífico que potencia los diferentes tonos conversacionales y modula la potencia dramática y humana." Lo que le interesa transmitir es la idea de cómo reacciona un grupo de personas ante un "antiguo amigo, quien se marchó de Cuba durante la década de los noventa (...) en la que tras el desmoronamiento de la Unión Soviética, Cuba sufrió la ayuda de su desintegrado aliado y entró en una época de acuciante pobreza y más represión. El fin de la utopía y la revolución, el desencanto de lo que pudo ser y no fue, surgen en las conversaciones de los personajes..." (El desencanto de la revolución. Dirigido por..., abril de 2015).

Para Jordi Costa " este es, sobre todo, el trabajo de un cineasta que no sólo sabe mirar, sino, también, escuchar. (...)  Menos libre en sus formas que La clase, la película habla de los daños colaterales de la Historia sobre lo íntimo. Pese a hablar de la herencia de la revolución cubana, su poso es universal: aquí ha sido el neoliberalismo el que ha partido vidas en dos." ( Después de la revolución. Diario 'El País' 17 de abril de 2015).

En la línea de las buenas críticas que ha recibido el film , Oti Rodríguez Marchante la recomienda como : " Título quizá algo pretencioso para ilustrar el regreso a su isla de un exiliado cubano y su reunión de una noche, en una terraza habanera con vistas al malecón, con sus viejos amigos. No hay narración de viaje, sino exclusivamente sensación de haber viajado: desde el pasado imperfecto al presente en subjuntivo. La película (...) tiene "ese aire mezclado entre la realidad y la ficción, otorgándole a la historia el agridulce sabor de lo que podría ser documental: cinco personajes que hablan, como liberados del texto de un guión, sobre sí mismos y sus sentimientos más profundos..." (Crítica de "Regreso a Itaca": Tiempo muerto en La Habana.Diario 'ABC.es, 17 de abril de 2015).




No hay comentarios:

Publicar un comentario