Páginas vistas en total

martes, 9 de junio de 2015

Corn Island.






::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnico:

Título  original: Simindis Kundzuli.
País: Georgia/Alemania/Francia/Chequia/Hubgría/Kazajistán.
Año: 2014.
Duración: 110 minutos.

Dirección: George Ovashvili.
Guión: George Ovashvili, Roelof Jan Minneboo y Nugzar Shataidze.
Dirección de Fotografía: Elemer Ragalyi. Color.
Música: Losif Bardanashvili.
Montaje: Kim Sun-min.
Dirección artística: Agi Arlunsahai

Productores: George Ovashvili, Karla Stojáková,  Elke Garezka y Guillaume de  Seille.
Alamdary Films, George Ovashvili Productions, 42Film, Arizona Films, Axman Productions, Focus-Fox Studio, Kino Company.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Intérpretes:

Ilyas Salman : El anciano,
Mariam Buturishvili: La Chica,
Irakii Samushia: El soldado,
Tamer Levent: El oficial.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Con las crecidas de primavera, el río Enguri se precipita sobre las tierras bajas de Kolkheti y, antes de lanzar rocas y limo al mar, las acumula aquí y allá en medio del río. En pocos días, incluso de la noche a la mañana, de estos escollos nacen grandes islas, cuyo suelo es rico y fértil. Un anciano de Abjasia y su joven nieta deciden plantar maíz en una de esas islas. Pero los soldados georgianos andan cerca.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Críticas:

La crítica ha sido muy positiva con una película procedente de un país en el que las realizaciones cinematográficas son muy escasas, lo que alienta la curiosidad de los creadores de opinión, que no pueden apoyarse en las influencias o los referentes del director, sino que solo les cabe centrarse en el film y el contexto en que se inscribe.: el conflicto político que enfrentó a giorgianos y abjasios a principios de los años 90. Para Anna Petrus la película "se encuentra en algún lugar entre La libertad (2001) de Lisandro Alonso, por la relación ancestral y primitiva que muestra entre la naturaleza y el hombre; El caballo de Turín (2011) de Béla Tarr, por la rigidez y el control con la que Ovashvili filma el quehacer de sus dos personajes protagonistas, y Primavera, verano, otoño, invierno...y primavera (2003) de Kim Ki-duk, film al que el cineasta se ha referido al hablar de la película." (Corn Island. Más allá de las fronteras. Dirigido por..., Junio 2015).

Stephen Dalton pone el acento en "una historia elemental en tierras fronterizas empapadas de sangre, en medio del río Inguri, que forma una frontera natural entre estados en guerra del Cáucaso. Cada invierno, el río crea islas temporales, compuestas de suelo rico en nutrientes, que pueden ser explotadas como campos de cultivo durante los meses de verano. Una de esas islas se convierte en el hogar peligroso de un  viejo agricultor de Georgia (Ylias Salman) y su nieta en edad escolar (Mariam Buturishvili, que trabajan en silencio para construir una rudimentaria choza de madera y plantar una cosecha de maíz. Mientras, los oficiales armados patrullan el río en lanchas de motor y los disparos se pueden escuchar de forma esporádica en la distancia (,,,) más el realizador se las arregla para mantener la tensión dramática sin recurrir al melodrama exagerado o giros argumentales obvios. Cuando ocurre una tragedia, se trata de los cielos y no de la lujuria terrenal o la malicia. La madre naturaleza supera a la naturaleza humana en todo momento.(The Hollywood Reporter).

Alberto Luchini redunda en los elementos de análisis de los otros críticos." En España prácticamente lo ignoramos todo respecto a la guerra independentista de Abjasia contra Georgia en los años 1992 y 1993, en la zona del Cáucaso.(...) . La primera fue la excelente Mandarinas y la segunda es esta todavía más excelente Corn Island. Pero si la primera se metía de lleno en el conflicto, en la segunda apenas si es un lejano telón de fondo, simplemente una amenaza latente e inevitable sobre los dos protagonistas, un anciano resignado a su suerte y su nieta, que viven casi ajenos a él, preocupados por sobrevivir y salir adelante enfrentándose a un enemigo mucho más cruel, hostil e implacable que la guerra, la naturaleza." (El ciclo de la natguraleza. Diario El Mundo).

J.Batlle:  "Excelente plasmación del diálogo entre hombre y naturaleza a través de la historia de un anciano y su nieta que, en una de las minúsculas islas que el río crea (y después destruye) cada año, levantan primero un choza y luego una plantación de maíz, con conflicto bélico georgiano de fondo. Casi sin palabras, una obra bella y minimalista sobre la tenacidad y el esfuerzo, serena, limpia, realista, algo triste, muy bien filmada." (Corn Island: La épica del maíz. Diario La Vanguardia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario