Páginas vistas en total

lunes, 1 de junio de 2015

Lost River.




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Lost River.
País: USA.
Año: 2014.
Duración: 94 minutos.

Dirección: Ryan Gosling.
Guión: Ryan Gosling.
Dirección de fotografía: Benoìt Debie. Color.
Música: Johnny Jewei.
Montaje: Nico Leunen  y Vladis Óskarsdóttir.

Productores: Ryan Gosling, David Lancaster, Michael Litvak, Marc Platt, Adam Siegel y Jeffrey Stoot.
Compañías: Marc Platt Productions, Phantasma, Bold Films.


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Christina Hendricks: Billy
Saoirse Ronan: Rat,
Iain De Caestecker: Bones,
Matt Smith: Bully,
Eva Mendes: Cat,
Ben Mendelson: Dave,
Barbara Steele: La abuela,
Landyn Stewart: : Franky,
Shannon Plumb: Fanny,
Thomas McDonald: Skip.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

La historia tiene lugar en el entorno surrealista de una ciudad, Lost River, perdida en la mitad de la nada, que puede ser tanto una localidad real como una abstracción, un espacio mental, una fantasía hiperbólica (Quim Casas).en la que un adolescente, hijo de una madre soltera, desahuciada de su hogar por una hipoteca predatoria  y  a la que el gerente del banco (Ben Mendelsohn) le ofrece un trabajo en un club que se especializa en actos burlescos sangrientos,  descubre un camino secreto hacia una ciudad subacuática, su madre se ve arrastrada a un macabro submundo de fantasía.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Críticas:

La crítica recibió de uñas la opera prima de Ryan Gosling como guionista y director, con algunas excepciones sorprendentes como la de Javier Ocaña, que cuestionan eventos como el Festival de Cannes al que acuden fans, compradores de producciones, periodistas especializados, que en mayo de 2014 destrozaron el trabajo del célebre actor y lo dejaron muy debilitado para su ingreso en las carteleras de los cines, en los que apenas se mantuvo de forma digna en las mismas: "Una obra de evidente desequilibrio narrativo, pero de enorme potencia visual que, sin embargo, servidor defendió en su crónica de aquella jornada festivalera. Vista de nuevo un año después, se confirma la sentencia absolutoria" No obstante y de acuerdo con su trayectoria le desagrada cuando las secuencias se "alargan en base a diálogos de cierta conciencia social, pero en realidad pura fachada de reiteraciones y vacuidades."

Quim Casas profundiza en aquellos aspectos que Javier Ocaña ha  despachado con una sola palabra y nos da la oportunidad de disentir:  "El carácter más o menos surreal de la historia parece chocar con la fisicidad realista con la que se muestra una América descorazonada y miserable que se   desconcha éticamente como lo hacen las paredes y muros de la ciudad, caídos a pedazos, manchados de graffitis. Hay un punto de realismo y de fantasía sucia  onírica a partes iguales. " (...) aunque 'el conjunto  es demasiado deslavazado" (...) "con una cámara que nunca está quieta, aunque tampoco sea un torbellino. Pero los planos, en movimiento permanente, , son cortos debido a un estilo de montaje fragmentado que quiere dotar de más nervio y agitación a la puesta en escena." (Lost River. ¿Capricho, experimento o provocación? Dirigido por..., mayo 2015).

Cuando vemos cómo se apalea a realizadores y guionistas que han optado por el 'perro malo', el mensaje distópico, cínico y nihilista, da miedo imaginar su actitud ante otras que optan por el 'perro bueno', la esperanza y el derecho a soñar. Los artistas de formas de expresión más consagradas se han ganado su derecho a expresar lo que quieren y cómo quieren, y parafraseando a Casas, si ésto es lo que ha hecho Gosling al representar al mundo que le ha tocado vivir, lo convierte en responsable de los defectos y virtudes de su película, y a nosotros sólo nos compete decir si nos ha gustado o no, que es lo que siempre hace el público y la prensa, valorando el bla-bla-bla, aunque ocupe la mayor parte del metraje, si coincide con su ideología y despreciándolo cuando choca frontalmente con su forma de pensar.

Pero en algo debe haber acertado Gosling, cuando logra el total apoyo del crítico Ben Kenigsberg (The Hollywood Reporter),  no muy aficionados a realizar críticas positivas de la denuncia de la crisis que padecemos y sus responsables, que, sin embargo, valora su trabajo muy positivamente, así como la historia que ubica en un " paisaje de Michigan sombrío como telón de fondo para una forma de película de terror. Aunque situada en una ciudad inventada, la película - en la que debuta como director Ryan Gosling, quien también escribió el guión - se rodó en barrios moribundos de Detroit. Casas en ruinas, céspedes crecidos y edificios abandonados dan a esta fantasia demente una carga surrealista (...) Astutamente política, observa la crisis de las hipotecas a través de un espejo deformado." (Comentario: En 'Lost River,' por Ryan Gosling, escenas surrealistas de decadencia urbana).






No hay comentarios:

Publicar un comentario