Páginas vistas en total

lunes, 8 de junio de 2015

Posesión demencial.







::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: My Name is Bruce.
País: Estados Unidos.
Año: 2007.
Dyración: 78 minutos.

Director: Bruce Campbell.
Guión: Mark Verheiden.
Dirección de Fotografía: Kurth Rayf.
Música: Joseph LoDuca y Ben MacCain, co-escritor de 'Legend of  Guandi'.
Edición: M.Scott Smith.
Departamento artístico: Brent Emery.
Efectos especiales técnicos: Tyler Bogs.

Diseño de Vestuario: Claudia Everett.
Jefe de departamento de maquillaje: Amanda Needham.
Asistente de peluquería: Erin Walters.

Producetores: Mike Richardson, Bruce Campbell.
Productor en línea: Gary Kout.
Diseño de producción: George Costello.
Productores asociados: Craig Sanborn y Chris Tongue.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Bruce Campbell: Bruce Campbell,
Ted Raimi : Mills Toodner/Wing/Sing Panter,
Grace Thorsen: Kelly Graham,
Taylos Sharpe: Jeff,
Mike Richardson: Stufio Shemp ,
Casey Larios: Cave Patrol,
Dani Kelly: Ciudadano Gold Like.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Mientras intentan presionar a una chicas en el cementerio de la pequeña localidad de Good Lick, unos adolescentes liberan sin darse cuenta a Guandi, el Dios chino de la guerra y protector de los difuntos y del tofu. Para acabar con el baño de sangre que se ha desatado con la maldición.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:


Que nadie se llame a engaño, la cultura, en cualquiera de sus manifestaciones nunca es inocente, sino que responde a diferentes posiciones ante la vida y el progreso que raras veces tiene que ver con la ausencia de recursos económicos, sino con opciones estéticas que están relacionadas con posiciones ideológicas que se manifiestan contra la concentración del capital, una cuestión que se viene planteando desde que surgió el genio y Miguel Ángel se enfrascó en obras muy costosas, subvencionadas por la Iglesia y algún que otro príncipe en particular como Julio II, que exigían una gran financiación sin la cual la humanidad no gozaría hoy de la Capilla Sixtina, el David o la Cúpula de San Pedro. Pero también en aquellos momentos había artistas que se jugaban, no sólo su prestigio, sino su integridad física, como Caravaggio, por enfrentarse als poder y desmitificar las grandes obras que financiaban los príncipes laicos y los jefes de la Iglesia. Pero en medio de unos y otros, una clases burguesas, acomodadas y caracterizadas por el mal gusto, se inclinaban por una impostura, una imitación ramplona del arte de los nobles.

Entonces como ahora, se quejaban de la expansión de la alfabetización. Umberto Eco, en su famoso libro 'Apocalípticos e integrados' hablaba de la cultura de masas y de los niveles de cultura, que intenta explicar con esta metáfora, según la que el hombres al dejar de memorizar las historias y apoyarse en unas letras vería deteriorada la capacidad de recordar (fábula del Rey Thamus y Tehth), que hoy nadie compartiría. Cuando la pintura no pudo soportar la competencia de la fotografía, capaz de conseguir un efecto verité más sólido, basado en una impresión visual,el hombre no se conformó con recrear lo que veía en lugar de copiarlo y en una rápida evolución se situó en las puertas del Dadá, una manifestación artística considerada grosera y de mal gusto por la burguesía, cuyo manifiesto firmaron pintores consagrados como Duchamp.


El cine, en su carrera por alcanzar el mito de Frankenstein ha ido incorporando nuevas tecnologías, que acercaban sus representaciones a la realidad, (color, sonido, fragmentación, recomposición mediante la edición, música diegética y efectos de sonido, etc.). Y es ahora cuando, bien por falta de recursos o por una deliberada búsqueda de una apariencia de pobreza, ante la que los equipos de filmación deben esforzarse aen realizar películas dignas que actúen como efecto placebo de las malas conciencias de los pudientes ciudadanos occidentales (unos más que otros). Hay quien, sin embargo., se dirige de forma premeditada a una visión 'dadá', cuyo máximo interés es rebelarse y burlarse del artista burgués y de su obra. Este puede ser el caso de 'Posesión demencial', que incluso se permite lanzar un discursito planfetario:" (...) en las últimas horas he aprendido mucho de la decencia, el respeto y el amor. Un hombre no es gran cosa si no aprende de sus errores y los corrige, así que he venido a pedirte perdón." Claro que esta declaración de intenciones es un alto en el camino, una antesala de las secuencias bizarras que quedan por venir, con monstruos risibles y situaciones bizarras.

Las mayores iras no se dirigen contra estos productos, bien por demagogía o por falso pudor, sino contra los productos a los que, a causa de su modernidad, se intentan destruir con etiquetas sin esforzarse casi nada, una actitud propia de críticos vagos, como los llama González Iñarritu en Birdman (2014). Entre unos y otros la cultura que los teóricos de los medios de comunicación de masas (Umberto Eco o Marshall MacLuhan) consideran la más impostados y falsa de todoa, la que defiende una clase que se considera culta y que con frecuencia se aburre cuando asiste a los teatros y las salas de proyección.

Películas como 'Posesión demencial' gozan de apoyo provocativo de lectores como B.C. : The Movie, en Filmaffinity:"Bruce Campbell la arma y transforma su último trabajo en, no sólo una divertida cinta de serie B, sino también un ejercicio de parodia y autocrítica.(...) Sin necesidad de atavíos y con gran sentido del humor, el laureado actor de serie B, no sólo usa el pretexto de interpretarse a si mismo para crear una eficaz película del género que maneja a la perfección, sino además pone en tela de juicio su trayectoria, y llega a ofrecer la imagen de actor que se ha vendido por cuatro perras, entonando diálogos y discursos que, no sólo resaltan el panorama en el que se encuentra, sino destacan también por concisos y medianamente punzantes."

En comentarios como éste reside el encanto de una cultura de masas auténtica, que disfruta con unos productos que, como se ve, saben perfectamente decodificar, cosa que no ocurre con productos casposos y nostálgicos, que gustan a su público, porque también son cultura popular, que intentan camuflar elevándolos a niveles de las manifestaciones superiores del espíritu,una interpretación muy conflictiva que pone en cuestión el final de esta película.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario