Páginas vistas en total

domingo, 26 de julio de 2015

Todo saldrá bien. Wim Wenders.




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Every Thing Will Be Fine.
País: Alemania/Canadá/Noruega.
Año: 2015.
Duración: 116 minutos.

Dirección: Wim Wenders.
Guión: Bjorn Olag Johannessen.
Casting: Heidi Levitt.
Diseño de Fotografía: Benôit Debie.
Música: Alexandre Desplat.
Dirección artística: Emmanuel Frechette, Sebastian Soukup.
Decorador del set: Frédérique Bolté
Edición: Toni Froshchammer.

Diseño de Vestuario: Sophie Lefebvre.
Responsable de peluquería: Denis Parent.
Jefe de Departamento de maquillaje: Donald Mowat.


Productores: Jean-Piero ringel,
Productores ejecutivos: Erwin M.Smith, Jeremy Thomas.
Productor en línea: Peter Hermann.
Compañía Productora: Neue Road Movies y Montauk Productions Canada, asociada con HanWay Films, en coproducción: Bac Films Production, Gota Film, Mer Film,Film i Vast, Fuzz, ZDF/Arte.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Intérpretes:

Rachel McAdams : Sara,
James Franco : Tomas Eldan,
Peter Stormare : Editor,
Charlotte Gainsbourg : Kate,
Julia Sarah Stone : Mina,
Marie-Josée Croze :Ann,
Patrick Bauchau : Padre,
Robert Naylor:  Christopher,
Jack Fulton   Christopher, entre 5 y 8 años,
Peter Miller : Pescador,
Lilah Fitzgerald: joven Mina,
más créditos en Imdb.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Tras una fuerte discusión con su novia, un hombre, el escritor Thomas Eldan (James Franco),  atropella a un niño que, como consecuencia del accidente muere. Este hecho cambiará su vida y la de todos los que lo rodean a él y al pequeño.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Crítica:

Wim Wenders, el director de 'Alicia en las ciudades' (1975),  'El amigo americano' (1977), 'París Texas', magnífico film ambientado con la música de Ray Cooder (1984) o 'El cielo sobre Berlín '(1987), vuelve a ponerse detrás de las cámaras para dirigir una película de ficción; las críticas han sido muy adversas y el consejo más generalizado dirigido al cineasta es que vuelva al lugar donde había hibernado estos últimos años: el documental.

Luís Martínez echa mano de una cruel ironía: "Y ahí que apareció 'Every thing will be fine' (Todo irá bien). Su película. Para que el reencuentro con su gente fuera aún más espectacular, un dato para los registros: estamos delante de probablemente el primer melodrama en sentido riguroso rodado en tres dimensiones; una por cada una de las formas de echarse las manos a la cabeza que existen. Bueno, quizá haya más. "El 3D amplifica las emociones", dijo. Es decir, como 'Gran Hermano', pero más raro aún." (Wim Wenders: gol en la propia puerta. Diario 'El Mundo', 10 de febrero de 2015) Os acondejo leer el artículo entero. No tiene desperdicio.



A Carlos Boyero parece que lo que más le disgusta es James Franco, al que no acaba de encontrarle el punto, una opinión muy subjetiva, fruto de una percepción negativa de alguien, que con frecuencia nos invade, una impresión en la que raras veces encontramos la unanimidad. Pero también azota al director cuando afirma que : "Después de Paris-Texas termina mi idilio con su cine. Todo me suena a repetición, manierismo, afectación, seudolírica. Acabo harto de sus repetidos argumentos sobre seres atormentados que huyen buscando esa cosa tan enfática de encontrarse a sí mismos. Me resulta cargante, aburrido, hueco detrás de sus pretensiones, con una desesperación de plastico. Sin embargo, me apasionan sus documentales, cuando su poderoso sentido visual se centra en artistas a los que admira. Pina y La sal de la tierra son modélicas en su género, sentidas, muy hermosas." (Dura tanto el declive de Wenders. Diario 'El País, 23 de julio de 2015).




Salvador Llopart, al que tampoco le gusta el trabajo de James Franco, nos da la clave de tanta negatividad: "Porque Every thing will be fine, presentada en la Berlinale, es otra mirada triste sobre la alargada sombra del pasado, a la manera de Wenders. El más alemán de los directores alemanes. Alemán por su obsesión con ese pasado que se vive como una carga. Wenders incide en su nuevo drama, rodado en tres dimensiones, en la nota de melancolía: la nota que ya exploró con absoluta maestría en Paris, Texas (1984), y que desde entonces no le abandona (...) Tiene Every thing will be fine -con James Franco como protagonista, también con Charlotte Gainsbourg que brilla en apenas tres escenas- el recuerdo de esos armónicos melancólicos que tenían la historia de aquel hombre (Harry Dean Stanton) caminando durante cuatro años por el desierto de Texas para volver a donde estaba." (Melancólica monotonía. Diario La Vanguardia, 10 de febrero de 2015).






Sergi Sánchez incide en el fracaso del regreso de Wenders al cine de ficción. " En el plano teórico, eso puede funcionar; en el plano dramático, no. En “Everything Will Be Fine” el personaje de James Franco es de una pasividad irritante, y no hay nada que revele su verdad, por mucho que cada plano dure mucho más de lo necesario. Si el 3D aporta intensidad, la dirección de Wenders, que intenta por todos los medios contener los excesos dramáticos de la historia que cuenta, la neutraliza. Es una película fría, blanda, anticlimática y muy, muy aburrida." ( Wim Wenders, el drama en 3D. Fotogramas 11 de febrero de 2015).




Tiene su gracia la descripción de los actores que hace Oti R. Marchante: "Da la impresión de que a Wenders no le atraía la historia que quiere contar, y lo hace sin apenas pasión, o tal vez son sus actores los que no encuentran la pasión para contarla. James Franco no conseguiría traspasar con el filo de su personaje ni un papelillo de fumar, y Charlotte Gaingsbourg, actriz capaz de convertir en sórdido un cubo y una pala de playa, no consigue mantener a foco un personaje descentrado e incomprensible. En fin, que podría decirse que Wenders agotó toda la sal disponible en su anterior film y para este le ha quedado bien poca. Muy sosa, apropiada para hipertensos." (Todo saldrá bien: Un Wenders sin pizca de sal. Diario ABC, 24 de julio de 2015).

Pero ¿será precisamente por la forma en que ha despertado el ingenio y ha activado las neuronas de los críticos, por lo que a los espectadores rebeldes les están entrando unas ganas irresistibles de ver esta película, para comprobar si produce en ellos el mismo efecto? Y, 'Hay que ver la forma en que los críticos influyen en ciertos sectores de público!

No hay comentarios:

Publicar un comentario