Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

viernes, 7 de agosto de 2015

Alpha Dog.




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Alpha Dog.
País: Estados Unidos.
Año: 2006.
Dirección: 117 minutos.

Guión y Dirección: Nick Cassavetes, 
Casting: Matthew Barry, c.s.a. y Nancy Green-Keyes, c.s.a.
Dirección de Fotografía: Robert Fraisse
Música: Aaron Zigman. Supervisión musical: Spring Aspers.
Edición: Alan Heim, a.c.e.
Director artístico: Alan Petherick,
Decorador del set: Fainche MacCarthy,
Diseñador del set: Amy Heinz.

Jefe de Departamento de Peluquería: Bunny Parker; responsable estilistas: Rebecca George y Shannon Soucie.
Maquillaje efectos especiales: Tom Woodruff, Jr. y Alec Gillis.

Productores:  Sidney Kimmel, Chuck Pacheco.
Productores ejecutivos: Marina Grasic, Amdreas Grosch, Jan Körbelin, Andreas Schmid, Steve Markoff, Robert Geringer, Wram 'Butch' Kaplan.
Diseño de producción: Dominic Watkins.
Compañías. Productoras: Sidney Kimmel Entertainment, , A-Mark Entertainment

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes: 


Bruce Willis: Sonny Truelove,
Matt Barry: Entrevistador,
Emile Hirsch: Johnny Truelove,
Fernando Vargas: Tiko "TKO" Martínez,
Vincent Kartheiser: Pick Giaimo,
Justin Timberlake: Frankie Battenbacher,
Shawn Hatosy: Elvis Schmidt,
Alex Solowitz: Bobby "911",
Alec: O.J.Truelove,
Harry Dean Stanton,
Frank Cassavetes: Adrian Jones,
Ben Foster: Jake Mazursky,
Anton Yelchin: Zach Mazursky,
Sharon Stone: Olivia Mazursky,
...

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Johnny es un muchacho de 19 años, de buena familia, que vive de pasar droga en Los Ángeles. Es el dueño de su propia casa y de varios coches, tiene una vida de lo más acomodada y le encanta irse de juerga. Cuando Jake, uno de sus colegas, no le pague un dinero que le debe, Johnny secuestrará a su hermano de 15 años, Butch, que a pesar de tener varias oportunidades de escapar, decidirá no hacerlo porque se lo está pasando en grande con Johnny...todo parecerá ir dentro de cierto orden, hasta que sucede algo terrible.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Críticas:

La película tocó en los más hondo a sectores de la  clase media alta americana y europea, que forma parte de  una organización familiar y social claramente patriarcal. Por mucho que las chicas jóvenes vayan a la par que sus compañeros en libertad sexual y consumo de estupefacientes, siguen siendo dependientes del hombre y están sometidas a sus caprichos y a una especie de omertá, que levantó ampollas entre estos sectores, en los que los hijos se sentían tan impunes como sus propios padres y no entraban en contacto con la vida real hasta que sus acciones eran de tal gravedad que arruinaban su vida para siempre; las féminas hacían de comparsa, satisfacían sexualmente al guerrero, muy alejadas de las amazonas, y guardaban un conveniente silencio que las convertía en cómplices, aunque resultaban exentas de castigo. Los hechos que relata Nick Casavetes  se basan en una historia real que se produjo en Claremont, (California) a finales en noviembre de 1999 ; el cineasta utiliza un lenguaje tosco que combina diferentes texturas con el objeto de construir una diégesis que acerque al espectador a estos acontecimientos: comienza con una entrevista al padre de Johnny Truelove, interpretado por Bruce Willis, precedidas de unos vídeos emotivos en los que vemos a los jóvenes cuando eran niños y sus padres disfrutaban de ellos, y termina con otra a la madre de Zach Mazursky, destrozada tras tres intentos de suicidio, papel que representa una Sharon Stone artificialmente envejecida . Un resumen pretendidamente documental, que se acerca a los mockumentarys policiales clásicos en los que se informa al espectador del futuro que el destino dispuso para este grupo de favorecidos de la Fortuna que quisieron vivir a tope cuando todavía estaban creciendo y acabaron sometidos a la tutela de sus progenitores, si eran menores, condenados a cadena perpetua o inquilinos del corredor de la muerte.

Sonny Truelove, un traficante de drogas que proporciona material a su hijo,  da las claves del film en sus respuesta al periodista que le hace la interviu : no es un film de drogas o de armas o de jóvenes insatisfechos, sino de la educación de los hijos, de cómo cuidarlos ( inciso prepotente : ¡ 'Usted cuide a los suyos que yo cuidaré a los míos !) . Y lo cierto es que Casavettes se esfuerza en presentar diferentes arquetipos de jóvenes pijos, que hacen sus fiestas en chalets con piscinas, atontados por los efectos de las drogas y desmadrándose con sus amigas: el lameculos carente de autoestima que hace lo que quiere el líder, sea lo que sea lo que éste le pida; el que se involucra por debilidad y es incapaz de tener iniciativa propia; el rebelde peligroso y violento; el adolescente en plena fase de descontrol que disfruta más con los amigos de su indeseable hermano y provoca todo el embrollo, etc. Mas los padres y las madres, unos por debilidad, otros por egoísmo o porque son la sombra que acompañará siempre a sus hijos, como afirma el protagonista de 'Mi casa en París', un film de Israel Horovitz, (2014), interpretado por Kevin Klein, son los máximos responsables de la situación. Unas familias que ponen en manos de sus hijos coches caros, casas grandes y bien decoradas, buena ropa...y no se ocupan ni se preocupan de cómo consiguen dinero para mantener altos niveles de vida.

Lo que siempre me llama la atención es quien ve humor, negro o blanco, por todas partes., como Javier Ocaña a quien le extraña (¿?), viendo su desarrollo, que se base en una historia real. Si en un film de estas características, con la violencia mental y psíquica que estalla en determinadas ocasiones, esbozas  la más mínima sonrisa, seguro que algo ha fallado y no en la superficie. Alberto Bermejo lo ve de una forma muy diferente: "Una de las películas más sorprendentes de la temporada, austera, hiperrealista y progresivamente dura." (Diario 'El Mundo'). Pero si alguien sorprende de verdad es Peter Travers cuando la define como "película poco auténtica e irritante." Sería interesante que desembocaran en la vida real y no creyeran que los botellones y las camorras de las playas de moda son un simple videojuego. Es curioso que no sólo aceptemos, sino incluso valoramos muy positivamente las películas de Spike Lee o John Singleton, dos negros que denuncian, con imágenes mucho más extremas, la violencia que sacude a los suyos o a la white trash americana y seamos tan reacios a aceptar estos hechos cuando se producen en nuestras filas. A pesar de la incomprensión que algunos manifiestan, Cassavettes sólo es duro con los alevines de dos familias, la Truelove, introducida en el negocio de la droga, y la familia Mazursky, mucho más distinguida, pero incapaz de controlar a sus hijos. El mayor es un peligro público, y el adolescente de 15 años, Zach intenta emularlo y seguir sus pasos; la madre de Zach, la segunda esposa del padre de ambos se muestra dura y autoritaria con el primogénito, Jake, magníficamente interpretado por Ben Foster, y esa intransigencias será la causa de su ruina y la de su familia. Esta mujer cierra el film afirmando que quiso a su hijo todos los días de su vida, mientras se lamenta de la dureza de un dios que rige los destinos de los hombres sin piedad.

Una película muy dura sobre una educación en la que los padres apenas están presentes, en un contexto en el que reina la impunidad, en el que los jóvenes se desmadran, se exceden verbal y físicamente y que resulta difícil de ver cuando se tienen hijos. En España la distribuye un periódico de tirada nacional.




No hay comentarios:

Publicar un comentario