Páginas vistas en total

domingo, 23 de agosto de 2015

Calibre 45. Gary Lennon.




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: .45
País: Estados Unidos.
Año: 2006.
Duración: 101 minutos.

Dirección: Gary Lennon.
Guión: Gary Lennon.
Casting: Forrest & Forrest,c.d.c.
Dirección de Fotografía: Teodoro Maniaci.
Música: John Robert Wood; supervisor: Diane Stata.
Edición: William Anderson, a.c.e. & Richard Nord.
Coordinador de especialistas: Shane Cardwell.
Director artístico: Roderick Mayne.
Decorador del set: Andy Berry.

Diseño de Vestuario: Joanna Syrokomla.
Jefe de Departamento de maquillaje: Catherine Davies-Irvine.
Jefe de Departamento de Peluquería: Zinka Shankland.

Productores:  Geyer Kosinski, Turcker Tooli, David Bergston.
Productores ejecutivos:  Tracee Nevell, Cary Epstein.
Productores asociados: Gilmar Fortis II, Chris Davey.
Co-Productores: Jeff Waxman, Alain Corcos.
Diseño de producción: David Brakham.
Compañías. Productoras: Metropolitan Films, Capitol Films Ltd. & Media Talent Group, Mobius Entertainment presentan una película de Capitol Films.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Intérpretes:

Mila Jovovich: Kat,
Angus  MacFadyen: Al,
Stephen Dorff: Reilly,
Aysha Tyler: Liz,
Sarah Strange: Vic,
Vincent Laresca: jose,
Danny Greenhalgh:
Nola Augustson: Gertie.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Big Al y Kat son dos delincuentes de poca monta de los bajos fondos de  Nueva York que se dedican a la venta de armas y todo tipo de mercancía robada. Podrían formar una excelente pareja de no ser por el explosivo temperamento de Al, un individuo cuyos ataques de celos le conducen a agredir salvajemente a Kat. Algo muy frecuente, teniendo en cuenta la exuberante belleza de la chica y la atracción que ejerce sobre gente como Reilly, socio de fechorías de ambos. Harta de todo, tras recibir una soberana paliza, Kat decide buscar una salida a su insoportable situación. Aunque eso suponga tener que actuar al margen de la ley y a espaldas de Big Al.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Calibre 45 es un thriller cuyo background es la violencia de género en un contexto lumpen en el que ha caído una pareja procedente de familias de clases medias bajas, algo que se sugiere en unas imágenes en las que las madres de Al y de Kat se dirigen al público, conscientes de la degradación en la que han caído sus hijos, como si se estuvieran chateando con los espectadores a través de Skype, apoyándose en una webcam. Gary Lennon construye su discurso mediante secuencias rápidas, breves diálogos en los que no siempre se sirve del campo-contracampo, y frecuentes apelaciones al público, a modo de entrevistas o de chats como el que he citado antes, que el director se encarga de hacer patente cuando hace hablar a la madre de Al, quien dirigiéndose al marido le ordena que se calle hasta que termine de hablar.

La relación de Al y Kat se basa en el sexo en cualquier lugar y a cualquier hora, y en una complicidad para delinquir en la que el hombre está al frente del negocio y de tanto en tanto marca su territorio y deja claro quien manda en la relación amorosa o profesional, hasta que se le va la mano, (mucho), cambian las tornas y la mujer comienza a usar sus armas para tejer una red alrededor de su primitivo compañero y de todos los que giran a su alrededor con el propósito de beneficiarse de sus encantos. El poder de seducción de la mujer será tal que sólo los o las implicadas conocerán el alcance de la jugada. El resto se apartará, consciente de que la inocente muchachita ha decidido tomar las riendas de su negocio y de su vida, caiga quien caiga. La gran injusticia se resuelve con una gran venganza.

El mayor atractivo del film corre a cargo de algo de lo que Mila Jovovich no es ni tan siquiera responsable: su atractivo físico y su capacidad de aparecer en la pantalla como la encarnación del deseo sexual; su partner Angus McFadyen, un actor británico de gran poder físico, un hombretón con escasa capacidad de raciocinio genera la expectativa constante de que la pareja se halla en un riesgo continuo, en una situación reprimida de tensión máxima que puede provocar un gran conflicto con la excusa más insignificante, ya gire en torno a los celos o la demostración del poder de que hace exhibición el macho.

La actriz ucraniana acapara la mayoría de los primerísimos planos con fragmentos de su cuerpo y su rostro, generalmente practicando el sexo, y ese troceamiento a que se la somete la cámara de Lennon la convierte en un icono sexual, con la intención clara de provocar la pulsión escópica y el voyeurismo del espectador, como pocas veces podemos ver en películas dirigidas a un público de masas. No se la puede considerar, en principio, una femme fatale, sino una mansa corderita al servicio del señor; la evolución personal a base de mamporros la acaba convirtiendo en un ser más peligroso y egoista de lo que lo fue su brutal compañero. Perdida la inocencia, tanto los hombres como las mujeres de su vida se convierten en simples instrumentos de sus planes.




No hay comentarios:

Publicar un comentario