Páginas vistas en total

sábado, 22 de agosto de 2015

Cut Bank. Comentario.




Ficha técnica, sinopsis, críticas . (Pinchar aquí) .


Comentario.


Tras una larga trayectoria como actor, Matt Shakmann, que comienza siendo niño trabajando en diferentes películas y series de televisión, en las que también ha ejercido la función de dirección, debuta para la gran pantalla con Cut Bank, película en la que demuestra una gran madurez, un dominio tranquilo del lenguaje, un uso ochentero del color y de la estructura narrativa lineal, en la que la tensión se va generando desde el interior del propio relato y el modo en el que se van enlazando la trama y las diferentes subtramas que sorprenden al espectador al mismo tiempo que a los personajes que se encargan de hacer evolucionar la historia. La perplejidad se adueña de quienes creen que conocen la situación, algo que parece ignorar la propia cámara que nos ofrece un punto de vista totalmente objetivo. Sólo Derby Milton, al que todos conocen, un tipo desagradable, sucio, provisto de gafas de culo de vaso, sabe lo que quiere y qué persigue; el resto va conociendo lo que se está produciendo de forma parcial y sólo al final se irán juntando las piezas del puzzle, manteniendo en guardia al público hasta el último instante.

John Malkovich


Lamento profundamente el que, ciertos lectores, guiados por los extractos de las críticas que introduje junto a la ficha técnica, americanas y españolas, se hayan sentido defraudados si esperaban una película que pudiera estar más o menos en la onda del cine de Tarantino o los Hermanos Coen. Nada más lejos de la realidad, aunque nadie desconoce que la percepción individual de cada espectador depende mucho de su sensibilidad y de su mayor o menor capacidad de soportar escenas de violencia. Lo cierto es que los crímenes se producen fuera de campo y la tensión se genera más por las expectativas que por la visión insoportable de los hechos criminales; en la única ocasión en la que Matt Shakmann nos deja ver un crimen, los hechos se producen de tal forma que sólo somos conscientes del hecho cuando el cuerpo se desploma. Por lo tanto, nada que ver con la explicitud, que en ocasiones roza lo que es insoportable para un ser humano, de los Hermanos Coen o Quentin Tarantino.



En la construcción de la diégesis tiene un gran papel la experiencia y los conocimientos previos del espectador, por lo que gran parte de la ironía, que provoca la sonrisa, no la carcajada abierta, deriva del trabajo de los actores. El público no está acostumbrado a ver a John Malkovich convertido en un sheriff pusilánime, que vomita cada vez que ve un muerto en una localidad en la que nunca se ha producido un crimen, un hombre amable, paternalista y un buen vecino. Lo mismo ocurre con el resto del reparto como Billy Bon Thornton, el eterno secundario, ex-marido de Angelina Jolie o Bruce Dern en el papel de un viejo chalado y borracho. El papel más inquietante corre a cargo de Michael Sthulbarg ('Un tipo serio' de los Hermanos Coen, 2009). Liam Hemsworth (hermano de Luke y Chris Hemsworth), el actor australiano que se dio a conocer en la saga de 'Los juegos del hambre', realiza un papel serio y circunspecto, el de un joven que siente que el mundo se le ha quedado pequeño, que tiene un padre discapacitado, pegado a un aparato del oxigeno que necesita para seguir respirando y que se obnubila a causa de esta situación que lo angustia. Un trabajo no muy alejado del que nos tiene acostumbrados.

Luke, Chris y Liam Hemsworth


La historia y el subtexto en el que descansa el argumento de la película nos demuestra que las causas por las que un hombre se desliza hacia el lado oscuro de su existencia son infinitas, y no todas tiene que ver con la avaricia y el resentimiento, sino con odios generados por la incomprensión o la falta de empatia hacia los demás, incluso desde posiciones que pueden ser consideradas justas y correctas. El film recuerda 'La paloma' de Patrick Suskind, una novela en la que la vida de un hombre se altera hasta la locura por un hecho insignificante que altera su vida cotidiana. Cut Bank es una pequeña localidad de 3000 habitantes que conviven con los indios de una reserva en paz y tranquilidad, hasta que se produce un hecho insólito, una muerte filmada, que provoca otras en cascada. nunca había pasado un hecho de estas características en la localidad, por lo que todos ignoraban que entre ellos vivía gente capaz de matar por algo que todos desprecian como una nimiedad que puede esperar, ignorando qué se esconde tras este asunto sin importancia para la mayoría. Quien no tiene paciencia para esperar un paquete, no duda demasiado para liquidar a los que se cruzan en su camino y constituyen un impedimento.

Un film interesante que se adentra en la América profunda, de apariencia bienintencionada, que alberga monstruos en su interior. Matt Shakmann encuentra el lenguaje adecuado para contar esta historia, haciendo uso de los planos medios y generales, y muy pocos primeros planos, que nos permiten ver el medio en el que nacen, crecen y mueren los habitantes de Cut Bank, una comunidad constituida por casas bastante separadas unas de otra, sin orden alguno, rodeadas de campos de trigo y de colza. Un lugar tranquilo en el que todos se conocen, al menos de vista, y es impensable que alguien pueda protagonizar hechos tan luctuosos. Si no se puede considerar novedoso que las cámaras irrumpan en estos pueblos cerrados y de apariencia tranquila, en los que pueden dormitar, en estado latente, los monstruos más cruentos, si puede contemplarse como nuevo el hecho de que en el film del debutante los ataques no se producen contra quien viene de fuera y provoca a la bestia, sino entre unos vecinos que han convivido perfectamente durante muchos años.





No hay comentarios:

Publicar un comentario