Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

sábado, 15 de agosto de 2015

La chica que soñana con una cerilla y un bidón de gasolina





::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica: 

Título original:Flickan som lekte med elden
País: Suecia.
Año: 2009.
Duración: 129 minutos.

Dirección: Daniel Alfredson.
Guión: Jonas Frykberg, Stieg Larsson.
Casting: Tusse Lande.
Dirección de Fotografía: Peter Mokrosinski.
Música: Jacob Groth.
Edición: Mattias Morheden.
Dirección artística: Maria Håård, Jan Olof Ågren.

Diseño de Vestuario: Cilla Rörby.

Productores: Søren Stærmose.
Productores ejecutivos: Gunnar Carlsson, Anni Faurbye, Lone korslund, Peter Naderman, Ole Søndberg, Mikael Wallen. Productor asociado: Jenny Gilbertsson.
Compañías. Productoras: Yellow Bird Films / Nordisk Film / ZDF Enterprises / Sveriges Television

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Michael Nyqvist : Mikael Blomkvist,
Naomi Rapace : Lisbeth Salander,
Lena Endre : Erika Berger,
Peter Andersson : Nils Bjurman,
Michalis Koutsogiannakis : Dragan Armanskij,
Annika Hallin : Annika Giannini,
Sofia Ledarp : Malin Erikson
Más créditos en Imdb.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis: 

Lisbeth Salander es buscada por la policía, tras verse envuelta en el asesinato de dos colaboradores de Millennium, a punto de sacar a la luz un escándalo sobre el comercio sexual en Suecia. Sin embargo, Lisbeth es más un ángel vengador que una víctima indefensa, y arremete con justa ira sobre los que la han herido... Segunda parte de la trilogía Millennium, adaptaciones de las exitosas novelas de Stieg Larsson.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Daniel Alfredson, realiza la segunda y tercera entrega de la saga Millenium, después de que Neils Arden Oplev la iniciara con Los hombres que no amaban a las mujeres. Reconozco que tenía mucho interés por conocer la forma de hacer del hermano de Tomas Alfredson, cuya película Déjame entrar, no dejó indiferente a nadie ( ha sido comentada en este blog). Daniel es un poco más cálido que su hermano, y sus texturas granuladas, la saturación del color y edición recuerda la forma de hacer de Gus Van Sant; el filtrado azul sugiere ese sol de medianoche, ese atardecer que nunca termina. El ritmo es tranquilo, esteticista y para algunos críticos, excesivamente televisivo.

Ambos hermanos proceden de este medio, en el que Daniel ya había triunfado. La segunda entrega de Millenium, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, basada en la obra de Stieg Larsson, decae respecto a la primera, en la que se construye muy bien el triángulo de la violencia diseñado por Galtung: violencia institucional y estructural, violencia cultural y violencia de género. Esta trae a colación el comercio sexual de mujeres procedentes del este de Europa y desvela el origen ruso del padre de Lisbeth Salander (Noomi Rapace), espía de los servicios secretos soviéticos que, procedente de Marbella, es acogido por el servicio de inteligencia sueco, en un momento en que el fin del comunismo era una realidad y su aportación se consideraba muy útil. Pero Salchenko se integrará en una red de trata de blancas y se convertirá en un mafioso muy peligroso, que arruinará la vida de su mujer y su hija, que serán objeto de un maltrato constante, especialmente Lisbeth, debido a su condición marginal y su situación de desamparo ante las agresiones masculinas de todo tipo .

Las creencias populares crean un imaginario en el que una mujer marcada por la justicia es depositaria de todo tipo de desviaciones, incluidas las sexuales. Sea cual sea la calidad artística de este filme, me admira la capacidad que tienen estos pueblos para analizar su historia reciente sin sobresaltos y denunciar las dificultades que tienen periodistas, escritores o cineastas para reflexionar sobre entramados financieros, comercio carnal y corrupción institucional. A la par nos muestra que, como denuncia Tarkovsky, la ignorancia de buena parte del pueblo, que es su mayor enemigo, produce grandes daños a sus víctimas. Pero, como todos podemos caer en la pobreza por múltiples causas, la tela de araña acaba atrapándonos tarde o temprano.




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario