Páginas vistas en total

lunes, 24 de agosto de 2015

Operación U.N.C.L.E.






Ficha técnica:

Título original: The Man from U.N.C.L.E.
País: EE.UU.
Año: 2015.
Duración: 116 minutos.

Dirección: Guy Ritchie.
Guión:Guy Ritchie & Lionel Wigram, basado en una historia de Jeff Kleeman, David C.Wilson, Guy Ritchie y Lionel Wigram. Serie televisiva 'The Man from U.N.C.L.E.
Casting: Reg Poerscout-Edgerton CSA.
Dirección de Fotografía: John Mathieson BSC.
Música: Daniel Pemberton.
Edición: James Herbert.
Dirección artística: David Alday; supervisor: James Hambidge.
Decoración del set: Elli Griff.
Consultor ejecutivo: Norman Felton.
Supervisor efectos visuales: Richard Bain.
Directores artísticos: David Allday.Guy Bradley. Toby Britton, Katy Grimble, Remo Tozzi,Matilda Wainwright.

Diseño de Vestuario: Joanna Johnston.
Diseño de maquillaje y peluquería: Sarah Monzani.

Productores: Steve Clark-Hall, p.g.a., John Davis, p.g.a., Jeff Kleeman, Lionel Wigram, p.g.a..Guy Ritchie, p.g.a.
Co-productor: Max Keene.
Productor ejecutivo: David Dobkin, SMnuchin.teven
Productor asociado: Peter Eskelsen.
Diseño de producción: Oliver Schooll.
Compañías. Productora y distribuidora : Warner Bross.Pictures, asociada con  Ratpac-Dune Entertainment para Ritchie/Wigram Production., Davis Entertainment Production.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Armie Hammer : Illya, Campeón de Rusia de Sambo, judo. Trastorno de inestabilidad emocional, infancia problemática. Complejo de Edipo. Campeón de Pwerboat (medalla de plata 1958). Maestro internacional de ajedrez.
Henry Cavill : Napoleón Solo, Sargento del ejército de Estados Unidos. Especialidad: atracador-clase A2. Desvalijador de cajas fuertes. Susènsión de sentencia de 15 años por robo en serie de obras de arte. Jugador-Backgammon y mujeriego empedernido.
Alicia Vikander : Gaby: conductora profesional, mecánica
Elizabeth Debicki : Victoria,
Hugh Grant : Alexander Waverly, Jefe de la Operación UNCLE, Segundo hijo del Conde de Brinscote que renuncia al título. Alcohólico y adicto al opio-
Jared Harris : Sanders,
Luca Calvani : Alexander,
Christian Berkel : Udo,
Sylvester Groth: Tío Rudi.
Misha Kuznetsov_ Oleg.



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Fin de la II uerra Mundial: Alemania se divide en Este y Oeste y un telón de acero cae sobre Europa y comienza la carrera nuclear. Obligados a dejar a un lado sus hostilidades, dos agentes, uno estadounidense y otro ruso, se unen en una misión conjunta para detener a una misteriosa organización criminal internacional empeñada en desestabilizar la frágil balanza de poder a través de las armas nucleares y tecnológicas. La única pista del dúo es la hija de un científico alemán desaparecido, que será la clave para infiltrarse en la organización criminal. Napoleón e Illya correrán contra el tiempo para encontrarlo y evitar una catástrofe mundial.

Berlin,Check Point Charlie, 1963.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Críticas. Cuando los 'cacos' tenían clase.

Es verdaderamente una lástima el desprecio que se sigue manifestando ante los profesionales que intervienen en la promoción de las películas como los diseñadores de carteles, en los que, en otros tiempos, se implicaron grandes artistas como Joseph Renaud (Amarican way of life), Tom Jung, que realizó trabajos para Star Wars o Jack Davis..., algunos de los cuales encuentran reconocimiento en páginas como miscartelesdecine.blogspot.com.es. Este anonimato  hace imposible el reconocimiento de la valía de algunos de ellos, entre los que nos llama la atención el impactante hiperrealismo de los posters que  apelan al espectador y lo llaman a participar del espectáculo, entre ellos el ultimo film de Guy Ritchie que nos encandiló con Snatch: cerdos y diamantes (2000), o sus adaptaciones del personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle en 1987, (Sherlock Holmes ,[2009] y Sherlock Holmes: juego de sombras , [2011] ), que han conseguido una gran aceptación del público, -80%-, 13 puntos superior al que le otorgan los críticos, un resultado que despreciaría alguno de ellos como Javier Ocaña del diario 'El País', algo que no le importa hacer público, cuando dice abiertamente, en su crítica para el diario 'El País', 'No tan bazofia', del 21 de agosto del año en curso, que " en las redes sociales los rumores de obra maestra son (casi) siempre tan mentirosos como los tufos de bazofia del año. Todo se magnifica y la masa sigue a la masa. Y los medios de comunicación, algunos, muchos, se contagian." Habría que advertirle dos o tres cosas, entre ellas la reflexión de Umberto Eco, que exigiría un espacio mucho más amplio del que aquí disponemos, acerca de  esta cuestión, -sin perder de vista los intentos de los poderes fácticos de manipular a la gente-, sosteniendo que" no carece ciertamente de motivos buscar en todo acto de intolerancia hacia la cultura de masas una raíz aristocrática, un desprecio que solo aparentemente se dirige hacia la cultura de masas, pero que en realidad apunta a toda la masa. Un desprecio que sólo aparentemente distingue entre masa como grupo gregario y comunidad de individuos autorresponsables, sustraídos a la masa y a la absorción gregaria: porque en el fondo está siempre la nostalgia por una época en que los valores culturales eran uno privilegio de clase y no eran puestos a disposición de todos indiscriminadamente" (1) .En segundo lugar no existe la ´titulación' específica de crítico, ni se exige una formación determinada, (la mayoría licenciados en derecho, aficionados al cine, que se formaron de manera autodidacta, y en algún que otro caso periodistas), pudiéndose observar que la mayoría se centra en el análisis de la forma, olvidándose del contexto en que se inscribe el discurso audiovisual y hasta qué punto la forma contamina al discurso ideológico inseparable de ella, aparentemente actual (somos conscientes de que toda simplificación es deformante). Y por último, que detrás de lo que Javier Ocaña llama la masa ignora qué o quién se esconde, de dónde procede y cuáles son sus intenciones, como los demás ignoran la suya. ¿Nadie se ha preguntado por qué el público que va al cine, minoritario por cierto, (sólo hay que contemplar la desolación de las salas de proyección) se está dejando arrastrar por el boca a boca? ¿Se habrán quedado muchos críticos en ese territorio en el que predomina la nostalgia sobre otros valores en los que apenas se incide o, si se tratan, es para denostarlos?




Jordi Costa da buena nota a un film en el que predomina la nostalgia de la época en la que los espías gozaban de la aureola del gentleman británico ('Un héroe de clase superior'  reza el cartel), ahora con una vuelta al imaginario de James Bond, una nueva corriente en la que se inscribe 'Kingsman: servicio secreto', de Matthew Vaughn [2015], y al thriller norteamericano hitchkoniano, que fraguó en series como 'El Agente de C.I.P.O.L.'/ 'The man from U.N.C.L.E.', emitida por la NBC entre 1964-68), en la que su protagonista, Napoleon Solo, personaje creado por Ian Fleming e interpretado por Robert Vaugn, cuyo hijo en apariencia, asunto truculento que resolvió la Corte Suprema de Los Ángeles, Matthew Vaughn,  le realiza un interesante homenaje en Kingsman. Ahora, dice el crítico de 'El País' que :" En Operación U.N.C.L.E., Guy Ritchie, tan afortunado aquí como en su primer Sherlock Holmes (2009), reformula al dueto (pareja de espías americano y ruso contra un enemigo común) como sofisticada pareja cómica de Guerra Fría, adensando el contraste de temperamentos con el eco bufo de la tensión de bloques. El cineasta ha logrado algo infrecuente: un blockbuster con identidad, que se toma libertades con su referente de partida, paga el peaje de inventarles un pasado a sus héroes (pero evita en ello todo sobrepeso narrativo) y se pregunta una y otra vez cómo dotar de originalidad y distinción a cada una de sus escenas de acción." (Resucita el agente de Cipol. Diario 'El País', 14 de agosto de 2015).

Jordi Batlle introduce en materia a las nuevas generaciones, que no pudieron ver la serie, en un preámbulo que deja algunas notas interesantes : "Tiene su gracia que, una semana después de la nueva entrega de Misión: Imposible, se estrene Operación U.N.C.L.E., cuyo origen es también una serie de espías, The man from U.N.C.L.E (1964-1968), mítica para muchos televidentes pero más lejana en el recuerdo o directamente desconocida por las nuevas generaciones" ,en la que miembros de una organización tenían su centro de operaciones oculto en el interior de una humilde sastrería, una situación que también se da en Kingsman. Un" clásico enredo de guerra fría y petardos nucleares situado en la era Kennedy, el filme es una colorista y alada celebración de los felices sesenta, pop y bondiana hasta la médula, sofisticada en buena parte del desarrollo (Ritchie inesperadamente abducido por el Blake Edwards de La pantera rosa), de intriga bien tramada, con banda sonora tan ecléctica como un Tarantino y agradecidos toques de humor..." ( 'Operación U.N.C.L.E.' ¿Les suena el título. Diario 'La Vanguardia', 14 de agosto de 2015).

Napoleon Solo e Illya Kuryakin, héroes de  la serie 'The Man From U.N.C.L.E.,
en España 'El Agente de C.I.P.O.L.


Alberto Bermejo en vez de atacar a la cultura de masas, convierte en su objetivo al poder manipulador de la industria conservadora que, movida por intereses económicos, hace uso de viejos valores  con el objetivo de "poner al día viejos éxitos (...) El hecho diferencial lo pone aquí el nombre del director, el habilidoso y fanático del exceso Guy Ritchie, especialista en trivializar los códigos del thriller, del cine de acción y sucedáneos. A su incuestionable virtuosismo visual, generoso en truculencias resultonas, alardes de montaje trepidante y demás monerías pirotécnicas, superpone paradójicamente un relato casi radiofónico, recalcitrantemente explicativo, en paralelo al aluvión de imágenes que anegan la pantalla." (Virtuosismo radiofónico. Diario 'El Mundo', 13 de agosto de 2015).

Así pues, del mismo modo que ciertos grupos,  que se auto-erigen en élites, han decidido obviar los aspectos más truculentos de la depresión económica que estamos padeciendo en cuyo seno las masas de hambrientos amenazan las fronteras del imperio, disfrutando visualmente del buen comer, el bien vestir, el disfrute de palacios que, si no pueden habitar cotidianamente, los buscan para unas vacaciones, cortas pero caras, no satisfechos con tanto glamour, vuelven al espía de su majestad con licencia para matar, que recupera la antigua patente de corso, y nos devuelve a los tiempos en el que estos hombres eran auténticos caballeros y protagonizaban lo que podríamos llamar 'feel good thiller-movies'. Cuanto más pobres se hacen algunos, más pijos se vuelven otros. Y es que la miseria, la pobreza y la enfermedad provocan rechazo y ciertas películas nos crean la ilusión de que el hombre es inmortal.


(1) Eco, Umberto [1968]. Apocalípticos e integrados. Cultura de masas y "niveles" de cultura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario