Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

jueves, 27 de agosto de 2015

Zombie Wars



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Zombie Wars.
País: Estados Unidos.
Año: 2006.
Duración: 77 minutos.

Director: David A.Prior.
Guión: David A. Prior.
Dirección de Fotografía: Frédéric Chaignat.
Música: David M.Poole.
Edición: David A. Prior.

Maquillaje efectos especiales: Christopher Mills, Diana Díaz, Justin Pine, Amy Peckham.


Productores: Ted Prior, William H. Ferrel, James Brinjley, David A.Prior.
Productor ejecutivo: William H. Ferrell.
Co-Productor: Alan Roberts.
Productor asociado: James Khanlarian.
Coordinador de producción: Jacob Bovoci.
Compañías.Productoras: American World Pictures presenta a All American Pictures Production


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Adam Stuart: David,
Alissa Koenig: Star,
Jim Marlow: Brian,
Kristi Renee Pearce: General,
Jonathon Badeen: Sliver,
Billy Hayes: Billy Hayes,
Loretta Norton: Loretta Norton,
David Polk: Cap,
James Warnock: Geronimo,
Anthony Contreras
Danielle Jacobs: Sophie,
Christopher Aguayo: Tracker,
...

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis: 

Nadie sabe exactamente cómo sucedió. Algunos piensan que era la cola de un cometa que pasó cerca de la Tierra, otros creen que es el juicio final. ¡Los muertos se han levantado de sus tumbas y tienen hambre! El ejército americano debe hacer frente al ataque zombie, sin embargo estos capturan a Brian, el líder de un grupo militar y le llevan a una granja donde descubrirán un secreto terrible. Los zombies están cultivando a seres humanos y los están cosechando como alimento.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:


David A. Prior, productor, guionista y director, co-fundador de Action & International Pictures (AIP) y responsable de una serie extensa de títulos de filmes de terror de bajo presupuesto es el autor de este producto, difícil de calificar, que se une a su larga lista de realizaciones, de las que tan solo unas pocas ha logrado traspasar fronteras, entre ellas la que hoy nos ocupa.

Una voz en off recuerda con dificultad el origen de un problema que se remonta cincuenta años atrás, que unos atribuyen a causas físicas, -una cola de un cometa pasó cerca de la Tierra-, y otros a un castigo divino. Los amantes del género y quienes se aproximan de tanto en tanto a él, han aceptado las convenciones establecidas, según las cuales se ha creado el icono de un muerto viviente al que puedes matar, siempre que le dispares en la cabeza, la parte más débil de su anatomía, que apenas les da para andar torpemente con los brazos extendidos, el cuerpo en plena descomposición  y con una desorientación propia de los pollos sin esa extremidad cefálica, una incongruencia en la que se procura no profundizar para obtener el mayor rendimiento de esta forma de diversión. Aquí, la morralla de los muertos 'a medias', cuya aristocracia está constituida por los vampiros, nacidos de noble cuna, que viven en castillos de familias que hunden sus raíces en la clase dominante desde hace muchas generaciones, son tratados con desprecio por los nuevos pijos, los soldados de elite que sustituyen el escudo y la espada por las armas 'modernas', hasta el extremo de dirigirse a ellos llamándolos 'cabeza de pús'.

Quienes se sienten fascinados por las películas de series que van de la B a la Z, podrían pasar una buena tarde viendo películas como ésta, que tienen la virtud de potenciar la creatividad de los espectadores, como la de aquel lector de Filmaffinity que títuló su crítica de la siguiente manera: "Después de ver "Zombies Wars" , la palabra cutre adquiere otra dimensión". (Butcher). Y no sólo por los efectos especiales, que haberlos haylos, otra cosa es que estén hechos con toda la mala sombra de que un individuo con una cámara sea capaz, un ejercicio casi tan difícil como hacerlos medianamente bien, y que asombran al que mira desde los mismos títulos de crédito, pasando por las transiciones y las ridículas entradas y salidas de campo que hasta un niño hace mejor con su móvil. Colores saturados, grupos de jóvenes, bien parecidos, que se desplazan de un lado a otro, ya sea como soldados, esclavos o zombies (éstos más desfavorecidos y con un maquillaje multicolor), cuyo destino es una granja en la que los muertos-vivientes acumulan jamón ¿?

Destruidas casi todas las convenciones del género de forma llamativa y en especial el hecho de que estos muertos tengan esclavos y cultiven hombres para comérselos, (imágenes desastrosas con vocación escatológica ) lo que supone una organización detrás de la cual hay un vivo, o 'un vivales', que convive en su casa con sus padres hacia los que muestra un gran rencor al hacerlos responsables de su infancia perdida, lo más grave del asunto es que el film carece de una idea motriz, de un bacground, un historia sin argumento a la que anexiona un final sin pies ni cabeza. David A. Prior consigue meter a su publico en Zombieland y hacerles pasar un 'mal rato', que no significa precisamente pasar miedo, sin tener ni tan siquiera que pensar, sino ver pasar gente de un lado a otro, que en alguna ocasión siguen a una jefa maciza que es en el fondo la causante de la 'tragedia' final. Lo mejor de todo es que no te da tiempo ni a lamentar la muerte gratuita de uno de los protagonistas, cuando ya casi ha terminado la 'película', cuya comitiva mortuoria, como si se tratara de una linterna mágica, vemos pasar ante nuestros ojos; un cortejo que pretende ser solemne, aunque apenas da tiempo a percatarse de que estamos delante de un entierro, en el que el cadáver es llevado por sus compañero en una parihuela, un séquito que sigue a  Star, que es la que manda.

En determinadas ocasiones se cruzan en nuestro camino películas muy malas que podemos aconsejar porque paradójicamente provocan el divertimento del público. Con este film de David A. Prior, co-fundador de  Action International Pictures, como hemos dicho antes, no sé que posición adoptar, salvo informar de que se puede ver gratis  en el videoclub de ONO y en Youtube. Una buena oportunidad para ver una película a la que no se puede aplicar la etiqueta mainstream o blockbuster, a pesar de que, dado el resultado, cualquier cantidad se contempla como un despilfarro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario