Páginas vistas en total

domingo, 6 de septiembre de 2015

Lady Jean





::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Lady Jane.
País: Reino Unido.
Año: 1986.
Duración: 142 minutos.

Dirección: Trevor Nunn.
Guión: David Edgar. basado en una historia de Chris Bryant.
Casting: Rebecca Howard y Joyce Nettles.
Director de Fotografía: Douglas Slocombe.
Música: Stephen Oliver, dirigida por Harry Rabinowitz; interpretadada por The Royal Philharmonic Orchestra.
Editor: Anne V.Coates.
Danzas: New London Consort.
Pinturas deEnrique VIII y Eduardo VI de la National Portrait Gallery de Londres.
Coordinador de especialistas: Alf Joint.
Directores artísticos: Fred Carter y Martyn Herbet.
Decorador del set: Harry Cordwell.

Diseño de Vestuario: Sue Blane y David Perry.
Maquillaje: Supervisor: Peter Frzmpton.
Jefe de Peluquería: Stephen Rose.

Productor: Peter Snell.
Productor asociado: Ted Lloyd.
Diseño de producción: Allan Cameron.
Compañías: Paramount  Pictures Company presenta a Peter Snell Production


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Helena Bonham Carter: Lady Jane Grey,
Cary Elwes:  Gilford Dudley,
John Wood: John Dudley Duke of Northumberland,
Michael Hordern: Dr. Feckenham,
Jill Bennettt: Mrs.ellen,
Jane Lapotaire: Princesa Mary,
Sara Kestelman: Frances Grey, Duquesa de Suffolk,
Patrick Stewart: Henry Grey, Duque de Suffolk,
Warren Saire: Rey Eduardo VI,
Joss Ackland: Sir John Bridges,
Jian Hogg: Sir. John Gates,
Lee Montague: Embajador español,
Richard Vernon: El marqués de Winchester.
David Waller: Arozobispo  Cranmer
...

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Enrique VIII murió en 1547, dejó el trono de Inglaterra a Eduardo, su único hijo, y un país profundamente dividido entre católicos y protestantes. Eduardo tenía 9 años por lo que fue su tío , el duque de Somerset, el que gobernó. En 1552 el duque fue destituido y decapitado, un acto que resultó inútil; en 1553 "los ricos ociosos de Inglaterra estaban todo menos ociosos. Con la bendición de la familia real saqueaban las riquezas de la Iglesia, se apropiaban de los mejores terrenos y, habitualmente, se quedaban con lo mejor que el país podía ofrecer. Una prima del tristemente famoso Enrique VIII, Lady Jane Grey, no estaba de acuerdo con el comportamiento de los nobles ni con sus creencias religiosas, pero con tan solo 16 años de edad no podía hacer demasiado. E inesperadamente la historia dio un giro extraño y Lady Jane fue coronada como la Reina Jane, el máximo poder de toda Inglaterra .Basada en la joven que a los 16 años se convirtió en reina por 9 días, "Lady Jane" supone un  retrato histórico tan acertado como impresionante.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Siempre resultan interesantes las historias que aportan datos, más o menos verídicos y exhaustivos de la época en que se sentaron las bases de la acumulación pre-capitalista que  precedió al desarrollo de la revolución industrial que se produjo en Inglaterra en la segunda mitad del siglo XVIII, más de cincuenta años antes que en el resto de Europa, gracias al anglicanismo que segó la hierba bajo los pies de los nobles en los que estaba fuertemente arraigado el catolicismo y la dependencia de la Iglesia de Roma, que en aquella época coronaba a los emperadores. En este tiempo convulso en el que el imperio español era tan poderoso que en sus territorios  'no se ponía nunca el sol ', algo de lo que Felipe II alardeaba, el repudio por parte de Enrique VIII de su esposa Catalina, porque no le daba hijos varones,( una constante que se mantuvo hasta su sexta esposa, de la que nació el débil y enclenque Eduardo VI), fue la base del continuo enfrentamiento de Inglaterra y España, ( una situación que perdura en el subconsciente hasta hoy, con la simple excusa de la posesión del Peñón de Gibraltar), y del nacimiento de la Iglesia Anglicana. Catalina era hija de los Reyes Católicos de España, hermana de Juana la Loca, que enfermó de amor cuando murió su esposo Felipe el Hermoso,y madre del rey Carlos I de España y V del sacro imperio romano-germánico (Heiliges Römisches Reich; en latín: Sacrum Romanum Imperium), con el tratamiento de César. El emperador no era un monarca carente de poder al que pudiera temblarle el pulso ante el rey de Inglaterra ni ante nadie, por lo que el matrimonio del inglés con su amante Ana Bolena no fue legitimado por el Vaticano, que recordaba con espanto el reciente saqueo de la ciudad eterna  ( 'il sacco di Roma', 1527), en el que participaron las tropas españolas contra la Liga de Cognac, de la que formaba parte el papado.


Eduardo VI, rey niño, fallecido a los 16 años de tuberculosis. El único hijo varón de Enrique VIII.


El film de Trevor Nunn se centra en los últimos días del rey Eduardo VI, casi un niño que perdió la vida a causa de la tuberculosis cuando tenía 16 años, los mismos que su prima Lady Jane Grey, reina durante 9 días, víctima, junto a su marido y su padre, del hacha indolora (según informaban quienes tenían interés en defender este dato) del verdugo, que previamente solicitaba su perdón.Todos ellos defensores del anglicanismo, frente a los católicos liderados por María Tudor, hija de Catalina de Aragón, que había sido orillada ilegalmente por los anglicanos que nombraron en su lugar a la joven Jane. A la nueva reina, educada por Juan Luís Vives, como a su tío, no le tembló el pulso y realizó tal carnicería entre los nobles anglicanos que fue apodada 'La Sangrienta', una mujer que contrajo matrimonio con el entonces príncipe español Felipe II, que recibió también un explícito sobrenombre propio: "Martillo de herejes".






Lady Jane representada por Delaroche intentando encontrar a tientasel tajo del verdugo y vestida de blanco, convertida en símbolo de pureza y mártir del protestantismo anglicano.


La película no mira con buenos ojos a los españoles, ya fueran jerarcas, asesores o embajadores, que fueron quienes en definitiva acabaron con la vida de Jane y su marido Gilford, interpretados por Helena Bonham Carter y Cary Elwes,  dos jóvenes muy bellos y profundamente enamorados, cuya historia romántica es el verdadero background del film: la posibilidad de que dos temperamentos y sensibilidades tan opuestas, -una mujer erudita y bien formada y un galán de la noche, un joven que vive la vida sin preocupaciones -, pudieran llegar, en tan poco tiempo, a consolidad un afecto tan profundo . Trevor Nunn y su guionista David Edgar plantean con mucha corrección y sin temor a incidir en el tema, la debilidad de la bisoñez política de unos niños que querían transformar el mundo, devolver la dignidad a los campesinos, recobrar el valor del chelín, prohibir que se marcar a los indigentes, pero también prohibir las enclosures o cercado de los campos que favorecía a los campesinos frente a los ganaderos nobles y preparaba al país para la liberación de los siervos. Algunos años más tarde, la reina Isabel I, la hija de Ana Bolena y enemiga encarnizada de Felipe II, dio patente de corso a los piratas, una de las primeras industrias capitalistas de alto standing, en cuyas incursiones invertía hasta la corona; en 1649, en el marco de las rebeliones de la Europa moderna la Cámara de los Comunes sentenció a muerte a Carlos I, decapitado 140 años antes que Luis XVI y María Antonieta. Pero, en el tiempo que les tocó vivir a Jane y su marido, el idealismo de la pareja no tenía futuro ante la solidez de su contrincante, una mujer de 38 años, educada por Luís Vives y futura esposa de Felipe II, que ofreció a la pareja renegar del anglicanismo y no lo consiguió.

La película supone un homenaje a una víctima anglicana del catolicismo que fue ejecutada con tan solo 16 años, después de ser reina nueve días, en una Europa convulsa que estaba viviendo los últimos días de las monarquías absolutas. Muchos pensarán que aún les quedaba más de cien años, pero esto equivale a un minuto en la historia de la humanidad. Los reyes vivían sus últimos excesos de la forma más inconsciente, sin percatarse de que la cabeza de más de uno iba a ser separada del cuerpo en los tiempos que se anunciaban. Cuando ejecutaron públicamente a Luis XVI y María Antonieta, los representantes ingleses del ancien régime se habían repuesto, pero tras las rebeliones y revoluciones que se sucedieron el pacto con la nueva fuerza ascendente, la burguesía, algunos de cuyos presupuestos defendían intuitivamente Gilford y Jane, era inevitable. Desde entonces hasta ahora los reyes, una casta en extinción,  han ido perdiendo poder e igualando su situación a la de estos dos casi niños, cuando al entrar en la sala del consejo la hallan vacía. Lo que la niña Juana interpretó como la posibilidad de hacer lo que le entrara en gana suponía en realidad la pérdida de todo  poder y la antesala de la muerte. Un film interesante para los amantes de la historia, especialmente si son ingleses.



No hay comentarios:

Publicar un comentario