Páginas vistas en total

viernes, 25 de septiembre de 2015

Return to homs. Talal Derki




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Ficha técnica:

Título original: Al awda a ila Hims. (Return to Homs.
País: Siria.
Año: 2013.
Duración: 90 minutos.

Dirección: Tatal Derki.
Guión: Tatal Derki.
Dirección de Fotografía: Kahtan Hassoun, Ossama Al Honsi, Tatal Derki,  Orwa Nyrabia.
Música:
Edición: Anne Fabini.

Productores : Orwa Nyrabia, Ossama al Homsi, Khatan Hassoun, Orwa Nyrabia.
Compañía productora: The 2050 Group. Proaction Film y Ventana Film; Journeyman Pictures.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Abdul Basset Saroot
Ossama Al Honsi

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:



En marzo de 2011, estalló una revolución popular en Sirya, provocada por cuarenta años de gobierno despótico de la familia Al Assad. La ciudad de Homs fue denominada "The capital of the Revolution", por la gran valentía de su juventud que cantaba y danzaba delante de los tanques. El documental sigue la trayectoria del joven Basset, portero de fútbol de la selección siria, que luchó por el derrocamiento de  Bhasard Al Assad.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Coincidiendo con los movimientos migratorios más importantes después de la Segunda Guerra Mundial, el canal de Sundance emite estos días el documental Return to Homs, realizado por Tatal Derki, un tremendo relato con las imágenes del asedio de Homs por las tropas de Bashar Al-Assaf en 2012, que muestran cómo se van deteriorando las ilusiones de los jóvenes que se enfrentaron pacíficamente, en principio, al régimen de esta familia, apoyada por los estados occidentales mientras les convino. El documental narra, paso a paso, la evolución de los acontecimientos y agota a los espectadores a medida que destroza las ilusiones de quienes se enfrentaron a un régimen y ahora huyen, perdida toda esperanza.

Decía uno de los protagonistas de 'El caso Heineken' (Daniel Alfredson, 2015), uno de los jóvenes emprendedores que secuestraron al empresario, que hay que ser rico para hacerse rico. Esta es la terrible lección que han aprendido los jóvenes sirios que iniciaron la revolución contra Al Assad y que ahora recorren las tierras de Europa en busca de un asentamiento seguro, conscientes de que ya no podrán volver a su tierra y, si lo hacen, ya no habrá ninguno de sus familiares y amigos esperándolos. Si la guerra acaba la nueva ciudad será tan irreconocible para ellos como cualquier urbe europea, ya que la masiva destrucción que muestran las cámaras obligará a quien asuma definitivamente el poder a levantar nuevas concentraciones de población, ajenas a quienes sobrevivieron pero perdieron todo aquello por lo que lucharon ellos y sus antepasados, familiares y amigos de la infancia.

El protagonista de esta historia,Absul Basset, en plena euforia revolucionaria, que en los países árabes está dirigida por dios y sus vicarios en la Tierra elevan al cielo cantos que introducen en su propio canal, vía internet, rodeado de sus compañeros, cada uno de ellos delante de su ordenador, totalmente integrados en la nueva era tecnológica, en la que  la pobreza del mobiliario contrasta con la inversión en televisores plasma y todo aquello que les permite integrarse en la sociedad del conocimiento. Uno de estos cantos dice: " Soñar con el sacrificio es algo muy antiguo/ Con nuestra sangre se lo pediremos a Dios/Soy tu único hijo, sólo tengo 20 años/Sueño con el sacrificio y la victoria/ Nuestra tierra está sangrando, nuestra tierra está triste/ El niño te llama ¿Quién contesta a sus llamadas?/ ".

Un padre, ante el cadáver de su hijo pre-adolescente, llora desconsolado, sabiendo que no hay nada que le pueda devolver lo que ha perdido, una actitud que contrasta con la de los jóvenes, dispuestos a dar su vida por una victoria. Sólo algunos no están dispuestos a preocupar a sus padres, como hace cualquier joven de una sociedad en paz, que ni tan siquiera reza; perdida toda esperanza, sólo un ser supremo se la puede devolver a toda esta gente desesperada, que hoy sueña con 'el dorado' y cree que está en Alemania. Pero quien huye es quien puede pagarse el viaje, volviendo al argumento del joven emprendedor: hay que ser rico para tener la posibilidad de hacerse rico.
En una situación tan tremenda los medios de que disponen los sanitarios dan vergüenza ajena, y la cara de tristeza de los mayores, conscientes de que 'el criminal siempre gana', son el mejor testimonio de la razón por la que las masas huyen de un país en el que es imposible seguir viviendo. Un documental que arrebata toda la esperanza a quien pudiera tenerla. ¿Qué le quedará a la familia de Al-Assad si gana esta guerra? ¿Confiará en sus guardias de corps o también les tendrán miedo?

 Una tremenda sangría acabó con los sueños de los más jóvenes que hoy huyen de su país, en el que ya no les queda nada propio,que evocan el terrible y reciente pasado que los llevó a la situación actual: "Cuando el ejército no pudo invadir el barrio con sus tanques y sus tropas atacaron con misiles. Esta masacre coincidió con una serie de matanzas en otros barrios insurgentes. Mataron con cuchillos a familias, niños y mujeres y el sueño de acabó. Un sueño que consistió en canciones y manifestaciones pacíficas. El sueño de libertad en un futuro próximo se acabó. La genta bailaba, cogida de la mano, al son de los tambores..." Un discurso ilustrado con las pobres fotocopias de los jóvenes desaparecidos. Todos huyen, excepto los revolucionarios y los que son tan pobres que no tienen dónde ir, y que sólo pueden esperar la muerte.

 El ejército se ha dividido y esta nueva situación ha colocado armas en manos de la resistencia al régimen, que ha desplegado francotiradores por las ciudades, aunque su labor la dificulta la propia destrucción, que favorece el desplazamiento de los rebeldes por el interior de las casas, convertidas en auténticos laberintos, en los que se refugian las guerrillas. Y por muy imposible que parezca, como muestra el documental filmado en pleno fuego cruzado sin artificios, los rebeldes se siguen manifestando contra el poder, pero ahora ya no lo hacen con ramas de olivo. Su camino, dice Basset, es 'el camino de la muerte".


No hay comentarios:

Publicar un comentario