Páginas vistas en total

domingo, 20 de septiembre de 2015

Ricki. Comentario.





Ficha técnica, sinopsis críticas (Pinchad aquí.)

Comentario:

Durante el desarrollo del film y más aún  en la resolución del conflicto familiar. (aunque algunos no lo crean los rockeros tienen familia), no puedo negar que he tenido sentimientos encontrados, porque, a pesar de tener músicos a mi alrededor y ser capaz entender lo que puede significar para uno de ellos que ha dedicado la única vida que tiene a la música, empeñar una guitarra vintage de la década de los 60, ya sea una stratocaster Gibson, Stevie Ray Vaughn o Hendrix, y acabar sus días trabajando de cajera en un hipermercado (venderé mi cuerpo, me dijo alguien en cierta ocasión, pero nadie comprará mi alma), todavía choca con nuestra sensibilidad contemplar a una mujer de más de 65 años rockera, tatuada, llena de bisutería, con una chupa de cuero y haciendo versiones de Bruce Springsteen o los Rolling Stone. Pero me siento muy alejada, no sólo por mi sexo  sino por mi sensibilidad de las preocupaciones de Javier Ocaña, acerca de qué fue lo que pudo unir un burgués como el marido de Ricki  y a una mujer como ésta y llegar  la conclusión de que la película es el resultado de la desvergüenza narrativa de Jonathan Demme y su guionista Diablo Codi. Sobra el discurso reivindicativo de Meryl Streep sobre el respeto a las mujeres por la forma en que se formula, pero sean cuales fueren sus decisiones personales y profesionales de esta mujer nos sentimos mucho más cerca de ella y los suyos, nos sentimos más vivos en un concierto de rock que en un bodorrio con unos pocos músicos haciendo el muermo para ganarse el pan entreteniendo a un grupo de invitados sin interés por lo que oyen pero no escuchan.

Cuando ambos mundos se entrecruzan es cuando los diferentes personajes  aparecen más patéticos, fuera de su lugar. A Meryl le sobran las trenzas, a su marido los prejuicios y la hija, (en la ficción y en la realidad), es la que sale peor parada junto a una madre que se la come como Tántalo a sus descendientes, no sólo porque la vieja actriz, a pesar de exhibir sin vergüenza un cuerpo propio de una mujer de más de 65 años, cuando aparece envuelta en una toalla, es todavía mucho más guapa, sino porque es mucho más atractiva y mejor actriz que ella. ¡Eso no se le hace a una hija!. Jonathan Demme busca músicos de primera línea para que apoyen a la actriz en este trabajo tan especial, entre ellos Rick Springfield, guitarrista y cantante y Rick Rosas, el bajista de Neil Young, que murió en noviembre de 2014, razón por la que, finalmente,le  fue dedicada esta película.

Todos podemos sentirnos desplazados si, vestidos con nuestra indumentaria habitual, la que llevamos cuando diariamente acudimos a nuestro trabajo, nos vemos en el centro de una reunión social de gentes con pretensiones. En la expresión del sentimiento de culpa y, en cierta medida de inferioridad, del que sabe que todos lo miran como un fracasado, la actriz veterana se mueve bien, pero los actores secundarios que la rodean no están a la altura, incluido el propio Kevin Kline; mientras la actriz se mueve en el escenario, rodeada de fans tan viejos como ella resulta arrolladora y omnipresente como la define Jordi Batlle de 'La Vanguardia', pero cuando sale de su contexto, cargada de maletas con la guitarra y su altos y anchos tacones surge la mujer de edad avanzada a la que le sobran quincalla y perifollos. Pero es seguro que ésto es lo que busca el director, especialmente en la boda, a la que acude con un traje adquirido en grandes superficies comerciales. Su compañero Greg  (Rick Springfield), miembro de la banda The Flash es el hombre que la quiere por lo que es, no por lo que parece, una mujer capaz de sacrificar a su familia, su marido, sus hijos y una vida muelle por la pasión de su vida: la música. Algo a lo que pocos, ya sean hombres o mujeres, se atreven. ¿Es una sonata de otoño? ¿Se la canta la mujer actual de su ex-marido? Es posible, aunque Rick acepta las consecuencias de las decisiones que ha tomado a lo largo de su vida.

Puede que no sea la mejor película que se puede hacer reivindicando los derechos de una mujer mayor de hacer lo que le venga en gana, y no dedicar su vida, guardando la compostura,  a temer el futuro que le espera en la residencia a la que la van a llevar sus hijos cuando ya no se valga por sí misma, pero algunos ya pueden buscarse unos argumentos diferentes al hecho de que guionista y director de Rick no nos hayan contado por qué se enamoraron primero y se separaron después. Curiosamente los críticos consultados por Rotten Tomatoes la han valorado mejor que el público: 64% de aceptación de los primeros frente a 53 % de los segundos. La película se mantiene en la cartelera mientras caen a su alrededor otras mejor valoradas por la crítica del país; parece que en España se han intercambiado las posiciones del público y la prensa.






No hay comentarios:

Publicar un comentario