Páginas vistas en total

sábado, 31 de octubre de 2015

El hombre de mimbre. Robin Hardy





:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: The Wicker Man.
País: Reino Unido.
Año: 1973.
Duración: 85 minutos.

Dirección: Robin Hardy.
Guión: Anthony Shaffer.
Casting: Maggie Carter.
Dirección de Fotografía: Harry Waxman.
Música: Paul Giovanni.
Edición: Eric Boyd Perkins.
Dirección artística: Seamus Flannery.

Diseño de Vestuario: Sue Yelland.
Peluquería: Jan Dorman.
Maquillaje: W.T.Parleton.


Productor: Peter Snell.
Compañías: A British Lion Film Production.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Edward Woodward: Sargento Howie,
Christopher Lee: Lord Summerisle,
Diane Cilento: Miss Rose,
Britt Ekland: Willow,
Ingrid Pite: librera,
Lindsay Kemp: Alder MasGreagor,
Russell Waters: capitán del puerto.
Aubrey Morris: Viejo jardinero
Irene Sunters: May Morrison,
Walter Carr: Maestro de escuela.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Sinopsis:

El sargento Neil Howie, de la policía de West Highland recibe una carta anónima solicitando su presencia en Summerisle, una remota isla de las Hébridas, famosa por su popular y abundante producción de fruta. Una niña llamada Rowan Morrison desapareció hace varios meses y su madre no se muestra muy cooperadora con las investigaciones. Debido al aislamiento del lugar es difícil que la niña lo haya podido abandonar por sus propios medios, así que se sospecha de un posible secuestro. Howwie, un cristiano devoto y célibe, viaja en su hidroavión a la isla y se topa con una sociedad pagana que rinde cultos a los dioses celtas de sus antepasados. Las parejas copulan abiertamente en sus campos, a los niños se les enseña en la escuela el simbolismo fálico de la cruz de mayo y se les coloca sapos en la boca para curarle la tos ferina. En la isla no hay sacerdotes cristianos, la iglesia y el cementerio han sido desacralizados y son utilizados para los rituales de enterramiento idiosincrático de los locales que creen en la reencarnación.

El agente se aloja en la taberna The Green Man Inn, donde conoce a la bella hija del propietario, Willow. En una de sus incursiones descubre la tumba de Rowan Morrison en el cementerio y descubre algo importante a través del lider de la comunidad, el Señor Summerisle, un científico victoriano distinguido, que desarrolló diferentes variedades de fruta que él creía que podía prosperar en el clima de Escocia, gracias a su suelo volcánico y las aguas locales, calientes gracias a las corrientes del Golfo; para lograr sus objetivos convenció a los lugareños de que los dioses paganos eran reales y de que rendirles culto les garantizaría una salida próspera de la economía de subsistencia. Las malas cosechas, sin embargo, exigen un sacrificio humano para calmar a los dioses el día 1 de mayo, para asegurar una cosecha abundante el próximo año. (Sinopsis abreviada a partir de la extensa que se encuentra en Imdb).


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

La extensa sinopsis que ofrece Imdb orienta al espectador sobre la complejidad del film que protagonizan Edward Woodward, en el papel del Sargento Howie, y  Christopher Lee en el del Señor Summerisle, que fue objeto de un remake en 2006, en el que Neil Labute, un misántropo integrante de la Iglesia de Jesucristo de los últimos días, de la que fue expulsado, recibió muy duras críticas, ya que se ensaña con una sociedad matriarcal en la que se enseña a las niñas, desde muy pequeñas  a odiar al hombre, símbolo fálico y Quijote que realiza acciones sin fines prácticos. Todas ellas guardan un silencio sectario, que recuerda a los niños de El pueblo de los malditos y forman una masa indiferenciada e impenetrable. El día del sacrificio, el policía se confunde con las mujeres, disfrazado de oso, y realiza el peor de sus descubrimientos: la víctima es él, y el lugar de la inmolación es un enorme muñeco de mimbre, sin falo, hueco por donde lo van a introducir para cometer su ginocidio. La llama la enciende su propia y monstruosa hija y mientras el hombre se quema las mujeres y niñas gritan a coro: "Muerte al zángano" (...) Cuando hicimos el post de esta película, recién estrenado este blog, el 10 de noviembre de 2010, ya dijimos que :" Acusar a las mujeres que defienden la igualdad de abortistas criminales, sectarias, locas y retorcidas es muy maniqueo." No obstante aconsejábamos que se viera.

El film que dirige Robin Hardy es más clásico y abunda en la explotación  clásica de la mayoría de los hombres por unos pocos, que comienza con la hominización y continúa en la era tecnológica, en la que millones de hombres y mujeres trabajan gratis en la red, en beneficio de los nuevos dioses, ya se llamen   Mark Zuckerberg, Bill Gates, Steve Jobs o Sean Parker. El Señor Summerisle consigue doblegar a los vecinos de la pequeña isla por medio de la religión, eliminando de los ritos los aspectos menos placenteros y apocalípticos y buscando en el sexo la compensación de todos los esfuerzos. Aquí sigue vigente la sociedad patriarcal y el guión de Anthony Shaffer, si coincide en aspectos muy importantes del argumento con su sucesora, difiere completamente en el background de la historia y en el mensaje que de él se deduce: aquí se cuestiona una sociedad patriarcal y primitiva dominada por la ignorancia; en la versión de Labute lo que se denuncian son los abusos de una sociedad matriarcal, dirigida por mujeres cultas, sectarias y retorcidas, que añaden a los abusos del poder la perversión del resentimiento. La segunda versión, al ser absolutamente irreal, (no existe ni ha existido una sociedad matriarcal),  y producto de la imaginación del director y guionista, no se puede demostrar empíricamente. Sólo es posible cuestionarla discursivamente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario