Páginas vistas en total

jueves, 12 de noviembre de 2015

La tardanza en la hora. The Twilight Zone.




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: The Lateness of the hour.
País: Estados Unidos.
Fecha de primera emisión: 2 de diciembre de 1960.
Duración:

Director  : Jack Smight.
Guión :Rod Serling.
Casting Ethel Winant.
Director de Fotografía : George T. Clemens.
Música : Marius Constant.
Montaje Bill Mosher, Leon Barsha, Jason H, Bernie.
Sonido : Franklin Milton y Charles Scheid, Bill Edmondson.
Dirección artística :  George W.Davis y Phil Barber, William Craig Smith, Robert Tyler Lee.
Decorados : Henry Grace y H.Web Arrowsmith, Arthur Jeph Parker...
Efectos especial : Virgil Beck.

Productor: Buck Houghton.
Productor  : Red Serling
Productor asociado : Del Reisman.
Responsable de producción  Ralph W, Nelson y DA¡arrell Hallenbeck.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Inger Stevens:  Jana,
John Hoyt: Doctor Loren,
Irene Tredow: Señora Loren,
Mary Gregory: Nelda,
Tom Palmer: Robert, el mayordomo,
Doris Karnes: Gretchen,
Valley Keene: Suzanne,
Jason Johnson: Jensen.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

El matrimonio formado por el doctor Loren y su esposa vive encerrado en su lujosa mansión rodeado de los robots que ha creado el primero, los cuales se encargan de todas las tareas domésticas. No obstante, Jana, la hija del matrimonio, no soporte más su reclusión y recrimina a sus padres el estilo de vida que han adoptado.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Desde antiguo los hombres han sentido una profunda atracción por dar forma a una criatura a su imagen y semejanza a la que poder manipular y dar órdenes, que ésta cumpla sin pestañear. Primero fueron los robots y más tarde, al avanzar la ciencia en el mapa genético, aparecieron los clones, que han entrado en el cine por la vía menos amable de la distopía futurista.

Lo más inquietante de la fantasía de Rod Serling, que suele aparecer en pantalla tras los anuncios, a mitad de capítulo, es que sus robots tienen no sólo forma, sino encarnación humana, y que en su afán de crearse una vida cómoda y sin complicaciones, un mundo placentero que termina en las puertas que protegen su hogar, arrastrado por su  arrogancia, ha fabricado incluso a su propia hija. El descubrimiento del hecho será trágico para todos, excepto para su complaciente esposa, que, resuelto el conflicto, volverá a su vida confortable, grata y deleitosa, con algunos ligeros cambios en su vida cotidiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario