Páginas vistas en total

sábado, 21 de noviembre de 2015

Ocho apellidos catalanes.





Ficha técnica:

Título original: Ocho apellidos catalanes.
País : España.
Año: 2015.
Duración:  99 minutos.

Dirección: Emilio Martínez Lázaro.
Guión: Borja Cobeaga, Diego San José.
Casting: Eva Leira.
Director de Fotografía: Gonzalo F.Berridi.
Música: Fernando Velázquez. Roque Baños.
Montaje: Ángel Hernández Zoido.

Productor: Gonzalo Salazar-Simpson.
Productor ejecutivo: David Naranjo.
Productor en línea: Paloma Molina.
Compañías. Productoras: Lazonafilms, Kowalski  Films, Telecinco Cinema.


Intérpretes:

Dani Rovira: Rafa,
Clara Lago : Amaia,
Carmen Machi : Merche,
Karra Elejalde : Koldo,
Agustín Jiménez : Anselmo,
Alberto López :Joaquín,
Berto Romero :Pau,
Belén Cuesta : Judit,
Rosa María Sardá: Roser,
Alfonso Sánchez : Curro,
Esperanza Pedreño :




Sinopsis:


Regresan a los cines Dani Rovira, Clara Lago, Karra Elejalde y Carmen Machi en la secuela de 'Ocho apellidos vascos', titulada 'Ocho apellidos catalanes'. En esta ocasión, de País Vasco y Andalucía saltamos a Cataluña, donde se ha ido Amaia (Clara Lago) por amor. Cuando se entera su padre, Koldo (Elejalde), sale corriendo a buscar a Rafa (Dani Rovira) para pedirle un amuleto familiar que necesita para su nuevo yerno. Pero, Rafa decidirá acompañarle para intentar impedir la boda de su amada vasca y "rescatarla" de las garras de un catalán (Berto Romero). Allí les esperan Pau, su abuela Roser (Rosa Maria Sardà) y Judit (Belén Cuesta), la wedding planner, que nos ofrecerán un nuevo choque cultural que acabó convirtiendo a 'Ocho apellidos vascos' en la película española más taquillera de la historia. 'Ocho apellidos catalanes' vuelve a contar con Emilio Martínez Lázaro en la dirección y con Borja Cobeaga y Diego San José firmando el guion, al igual que en la primera entrega. Alfonso Sánchez y Alberto López también regresan como Curro y Joaquín.



Críticas:


La amenaza se ha cumplido: ya están aquí los 'Ocho apellidos catalanes', una película que es como 'El Club de la Comedia' con un ligero argumento de tintes nacionalistas, que tiene en común con 'Sálvame DeLuxe' (naranja), que reúne a su alrededor el mismo perfil de espectador, que acude entusiasmado a los cines, adora a sus protagonistas y, según donde se desenvuelven, dicen que no les gusta pero van porque hay que verlo todo. Y con este argumento copan el 75 % de la taquilla de un viernes, al tiempo que la cartelera lanza la advertencia velada de que piensan continuar al añadir una palabra terrible: saga. ¿Van a pasearse por el resto de las Comunidades autónomos? Descubierto el filón, todo es posible, y no es impensable que se recorran todas las comunidades autónomas para dar marcha a los amantes de la risa fácil.

Carlos Boyero escribe su crónica para 'El País' a la que titula ¿Y por qué no le pillo yo la gracia? Como es fácilmente predecible el tono irónico se mantiene a lo largo del artículos, en el que deja caer algunas perlas como éstas: " Gente perteneciente a todo tipo de estratos sociales, simple o ilustrada, joven y vieja, progresistas y conservadores, contaban que pocas veces se habían reído tanto con una película (...)  Es inevitable que me sintiera como un marciano al constatar que algo tan lúdico, gracioso, satírico y romántico a mí solo me hiciera reír sin demasiado estrépito en un par de ocasiones, que me pareciera una comedia vacua, mediocre e inmediatamente olvidable, que lo único que me pareciera excelente e hilarante en ella fuera la memorable interpretación de ese actor versátil y poderoso llamado Karra Elejalde. (Diario 'El País' , 20 de Noviembre de 2011).

Los únicos aprobados le vienen de los diario 'El Mundo' y 'La Razón', que aprueban con matices la cinta, y ABC que le pone un notable alto . Luís Martínez hace un artículo mucho más político osando meterse en el jardín que ha montado Emilio Martínez Lázaro y tras repasar la filmografía española (las españoladas recurrentes) sobre las 'autonosuyas', se torna muy incisivo en ciertos momentos y denuncia la previsibilidad de un film en el que no faltan las puyas a los 'mossos d'esquadra', la racanería catalana, el apoyo a creadores de moda de la 'terreta', la ridiculización de tradiciones como los 'castellets', etc: "El diálogo de dos guardias civiles camino del pueblo que 'finge' la independencia de eso que unos llaman Estado; otros, país; los más viejos, unidad de destino, y los que se visten en El Ganso, España, resume a su modo el irrefutable y enigmático encanto de '8 apellidos catalanes'. En efecto, a España siempre le pasa España. Si por algo se nota que el nacionalismo catalán (sea del signo que sea) es español es porque si les quitas España se quedan sin tema de conversación. No es un problema tanto de unidad como un asunto, como decía el personaje de 'Huevos de oro', de mala leche. Un español para que se note que es español, tiene que estar indignado." (Nacionalismo sin apellidos. Diario 'El Mundo', 17 de Noviembre de 2015).

Carmen Lobo ha tenido la misma intuición que yo, que se refleja en el propio título de su crítica: "Ocho apellidos catalanes": temblad gallegos ": "Apuesten lo que quieran, porque incluso hay una pista en la aquí presente segunda entrega de la factoría: un personaje que parece haber nacido en las mismas Ramblas por el acento tan rotundo resulta ser al final gallego, ya les he avisado (...) En realidad, buena parte del éxito de «Ocho apellidos...» recae en los guionistas de la misma, Borja Cobeaga y Diego San José, quienes han sabido sacar provecho de tópicos, clichés, arquetipos, medias verdades y verdades de cuerpo entero en cada zona patria que van pisando...(Diario 'La Razón', 21 de Noviembre de 2015).

Aunque a Oti Rodríguez marchante parece haberle gustado el film, cree que la cosa debe terminar aquí: "En concepto, en tratamiento, en estructura, en personajes y en situaciones, esta película comparte una absoluta fraternidad con la anterior: donde ponía vascos, ahora pone catalanes. ¿Igual de graciosa?, ¿más?, ¿menos?... El añadido de los dos personajes nuevos a la «pandilla», el novio catalán y su catalanísima abuela son el hallazgo de esta secuela que quizá ya no debería viajar a otras Comunidades Autónomas. (...) A pesar de mostrar cierto agrado, entiende que " las críticas no le sean favorables (no lo fueron en la primera), pues uno pide sorpresa en las segundas partes, como en «El Padrino». Igual de graciosa: ¿acaso tienen menos gracia los catalanes que los vascos? ( Crítica de "Ocho apellidos catalanes": Reírse de la crema catalana y no de los Pujol. Diario 'ABC', 20 de Noviembre de 2015).

 Los periódicos catalanes han mostrado opiniones muy similares. Lluís Bonte Mojica manifiesta cierta molestia en el título de su crítica, "Ocho apellidos catalanes": sin independencia del tópico" . "La comedia ya no es lo que era y Berlanga, aquel genio de El verdugo, Bienvenido Mr. Marshall o La escopeta nacional, falleció el 13 de noviembre de 2010. Apresurada secuela de 8 apellidos vascos, esta nueva incursión en el cine español más chusco parece recuperar la vetusta hilaridad de aquellas viejas comedias habitadas por Tony Leblanc o los Ozores. Aquí la función sigue más o menos igual, pero aparecen nuevos rostros y si todo no se desmorona es gracias a los actores (...) Un plagio palmario de la película de Wolfgang Becker Good Bye, Lenin! (2003), donde Daniel Brühl aislaba a su madre haciéndole creer que el muro de Berlín no había caído. (Diario 'La Vanguardia', 20 de Noviembre de 2015).

Jordi Batlle Caminal, que también establece ciertas conexiones con Good bye Lenin, incide en la oportunidad de Martínez Lázaro y sus promotores para conseguir un taquillazo: "Antes del estreno de 'Ocho apellidos vascos' los ejecutivos de Mediaset, oliendo el filón (lo olían, sí, pero jamás soñaron con un taquillazo tan descomunal: 9,5 millones de espectadores) ya tenían en mente una segunda parte. Y también el marco: Catalunya. Ahora, en mitad del órdago soberanista, llega a los cines 'Ocho apellidos catalanes'. Ni la mejor campaña de 'marketing' hubiera puesto en bandeja una situación tan propicia. La mala noticia es que prima el (previsible) enredo romántico sobre la sátira de los nacionalismos." (Ocho apellidos catalanes": pérdida de frescura. Diario 'El periódico', 18 de Noviembre de 2015).


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario