Páginas vistas en total

sábado, 21 de noviembre de 2015

Salvador.Oliver Stone.





:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Salvador.
País: Estados Unidos.
Año: 1986.
Duración: 135 minutos.

Dirección: Oliver Stones.
Guión: Oliver Stone, Richard Boyle, basado en una historia de Richard Boyle.
Casting: Bon 'Blackie' Morones, c.s.a.
Director de Fotografía: Robert Richardson.
Música: Georges Delerue; Budd Carr; editor: Joan Biel.
Editor: Claire Simpson.
Director artístico: Melo Hinojosa.
Coordinador de especialistas: Bill Catching.

Diseño de Vestuario: Kathryn Greko Morrison.
Maquillaje: Elvira Oropeza,
Peluquería: Humberto Escamilla y Bertha Chiu.

Productores: Gerald Green & Oliver Stone.
Productores asociados: Bob Morones y Brad H.Aronson.
Productor ejecutivo: John Daly & Derek Gibson.
Productor en línea_ Brad H. Aronson.
Supervisión Post Producción: Michael Bennett.
Diseño de producción: Bruno Rubeo.
Metro Goldwin Mayer, Hemdale Film Corporation


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

James Woods: Richard Boyle,
John Savage: John Cassidy,
Jim Belushi: Dr. Rock,
Michael Murphy: Embajador Thomas Kelly,
Elpidia Carrillo: María.
Tony Plana: Mayor Max,
Colby Chester: Jack Morgan,
Cindy Gibb: Cathy Moore.
Will MacMillan: Coronel Hyde,
José Carlos Ruíz.: Arzobispo Romero,
Valerie Wildman: Pauline Axelrod,
Juan Fernández: teniente del ejército de los Estados Unidos.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Tragedia sobre las guerras civiles de Centroamérica en los años ochenta, Richard Boyle fue un reportero norteamericano que trabajó en El Salvador en este periodo. La conmoción que experimentó al descubrir por sí mismo ciertos aspectos de la realidad que ignoraba lo impulsó a comprometerse y a tomar partido.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Oliver Stone, reputado documentalista y realizador de películas importantes es un realizador que ha probado suerte en todos los géneros y ha dejado testimonios importantes en cada incursión, obras que han gozado de la consideración internacional, como la película bélica Platoon,1986, las dos cintas que analizan el funcionamiento del capitalismo financiero (fase superior del capitalismo, según Karl Marx )  y la especulación bursátil que ha sido la causante de las dos crisis económicas que han conducido a grandes depresiones a comienzos del siglo XX, -1929-, y del siglo XXI, -2008-, (Wall Street, 1987, Wall Street, el dinero nunca duerme, 2010), Asesinos natos, 1994, o Alejandro Mago, 2004 . Ahira se implica en una historia muy comprometida, que ubica en los años críticos que vivió Latinoamérica y en concreto la República de El Salvador, durante los años 1980 y 1981, en los que se produjeron hechos históricos tan importantes como el asesinato de Monseñor Romero mientras celebraba una misa en la capilla del hospital de la Divina Providencia en San Salvador, en la que, como de costumbre, daba todo su apoyo a los insurrectos contra el régimen militar y  se erigía como el único defensor posible de los derechos humanos.

El cineasta neoyorquino realiza el guión en colaboración con Richard Boyle, un reportero gráfico en cuya experiencia se basa la historia en la que el propio fotógrafo y co-guuionista  juega el papel protagonista, representado por James Wood. Richard llega a El Salvador con los bolsillos vacíos y acompañado de un pinchadiscos que ha sido despedido de la empresa para la que trabajaba, el Doctor Rock (Jim Belushi), un hombre que había trabajado en la Guerra de Vietnam como fotoperiodista y que había caído en la indiferencia y la degradación del alcohol, el paro y la desorientación. Abandonado por su esposa y su hijo se dirige con su amigo hacia el Sur en busca de trabajo como freelancer, mujeres y alienación. No tarda mucho desde que pisa suelo salvadoreño, un lugar que no era nuevo para él,  en entender la suerte que le espera en este país. A partir de este momento Oliver Stone obliga al espectador a enfrentarse a dos hechos de capital importancia para entender los movimientos revolucionarios, el uso de la violencia y el valor de los derechos humanos, algo que irá interiorizando poco a poco, tras su reencuentro con María y un fotógrafo, John Cassidy (John Savage): la transformación que se opera en los hombres y mujeres que se comprometen en las diferentes luchas en pro de los más débiles, que convierte a un escapista de apariencia alienada en un hombre que arriesga su vida por los seres que quiere y los valores que representan. Junto a él John es el profesional involucrado en la búsqueda de la verdad que mueve a los hombres a arriesgar su vida, cuyo faro es el célebre Capa, que sabía captar no sólo una imagen sino aquello que la inspiraba. Por otra parte sitúa en el centro del relato la teoría del caos que propician los terroristas que se mueven mejor en un mundo desordenado, que será resucitada, casi veinte años después, en los momentos convulsos que vive ahora la humanidad en los análisis de los expertos en la lucha contra el terror o en películas como 'Sicario' (2015) de Denis Villeneuve, ubicada en Méjico y en la lucha contra los narcotraficantes.

Salvador emprende una camino, tras un planteamiento que permitirá conocer la evolución posterior del protagonista, en el que se presenta a un cuarentón apartado de la vida activa, hacinado con su mujer y su hijo en un casa de la que es incapaz de pagar el alquiler, que se desliza entre el documental, el relato autorreferencial, la metaficción en la que la cámara que dirige el cineasta funciona como testigo de unos acontecimientos del mismo modo que lo hace John,  en busca del film bélico que haga explícito el carácter del enfrentamiento entre las masas insurrectas y el régimen militar, con una imagen poética que dota de romanticismo a las masas que se alzan contra la opresión y los excesos que cometen unos y otros frente a los que se rebelará, al fin, Richard Boyle. Oliver Stone dota de la mayor significación posible cada encuadre, y buscando la representación de la realidad, en la que incluye célebres canciones subversivas de la época, se decanta por una edición tranquila evitando cualquier distorsión derivada de inconvenientes desvíos de la cámara en cualquier dirección. En el background subyace el deseo de buscar un espacio exento de violencia de cualquier signo, de la frialdad que mata a un hombre que implora, entre los extremismos de cualquier signo. Un espacio muy difícil de encontrar.

Un film que ha lanzado al mercado el periódico diario 'El Mundo' y que se puede encontrar en los quioscos  a muy bajo precio. Un título muy interesante cuyo protagonista declara que hace mucho tiempo que perdió la fe en los hombres, que dejó de hablar de política porque en definitiva fracasó en su lucha contra el azar ¿Para qué molestarse si la naturaleza toma sus propias decisiones?




No hay comentarios:

Publicar un comentario