Páginas vistas en total

Adsense




sábado, 5 de diciembre de 2015

El puente de los espías. Steven Spielberg.




Ficha técnica, sinopsis, notas de producción,. críticas. trailer. (Pinchad aquí)

Comentario:

Produce una profunda alegría ir al cine y ver como un día tras otro la gente se va animando y vuelve a las salas a revivir las historias que los cineastas le cuentan desde sus pantallas y que como a la protagonista de 'La rosa púrpura de El Cario' de Woody Allen le ayudan a sobrellevar sus miserias cotidianas, porque no sólo le entretienen con aventuras fantásticas, sino que le dan a conocer una realidad que la prensa cotidiana, sometida a todo tipo de intereses le niegan. Este mes aparecen en las carteleras los dos miembros más sobresalientes de un grupo de jóvenes realizadores que algunos denominaron 'Wonder Boys': Stevern Spielberg, con su película' El puente de los espías' y George Lucas a través de su legado, en una nueva entrega que dirige J.J.Abrams de la saga más célebre de la modernidad: Star Wars, que ha levantado una gran expectación mundial. Desde el propio cartel que anuncia el film, Spielberg nos advierte de que no vamos a experimentar una aventura espacial o de ciencia ficción, ni nos vamos a enfrentar a monstruos marinos, sino que nos va a contar una histórica árida sobre el intercambio de espías en la época más dura de la guerra fría, de la división del mundo en bloques, la de la persecución de los comunistas en la era del macarthismo  en Estados Unidos, que llevó a la ejecución del matrimonio Rosenberg en Estados Unidos, (1953), acusados de espías al servicio de los soviets, la llegada al poder de Nikita Jruschov en la Unión Soviética, (1953) o el levantamiento del muro de Berlín, el llamado telón de acero en la República Democrática de Alemania (1961).

Pero hay algo que dice Carlos Boyero, el enfant terrible de la crítica española que nos conmueve y que, una vez sentados en nuestra butaca del cine, comprobamos que es del todo cierto: "El arranque y el final de esta película son un ejercicio de gran cine, de saber contar, de crear clima, por parte de un director que domina cualquier género. ¿Y quién podría otorgar veracidad y humanidad absolutas a ese señor tan normal? Pues Tom Hanks. Y en el viejo cine, hubiera sido James Stewart. Tal vez el metraje de El puente de los espías esté ligeramente alargado, pero es una buena película. Y que el ya anciano Spielberg no renuncie a su amada vocación. El cine todavía le necesita." (La Guerra Fría sin histeria, 4 de diciembre de 2015). Desde el primer minuto el film opta por una iluminación empobrecida, un filtro azul cuya frialdad no contrarrestan los paisajes helados y las calles nevadas de Berlín Oriental. Palacios de justicia, cárceles, despachos de abogados y de jueces, cortes supremas, controles de carretera fuertemente vigilados, etc. no son ubicaciones que contribuyan a generar optimismo. Por otro lado Spielberg no presenta un héroe dotado de todas las virtudes que adornan a un hombre bueno; es un individuo corriente, un ciudadano de orden que no tiene nada que objetar al ajusticiamiento de los Rosenberg, pero que, nacido en el seno de una familia de origen irlandés, es consciente de que lo que une a todos los norteamericanos, procedan de donde procedan, es su constitución, muy mejorada con las sucesivas enmiendas que han ido garantizando los derechos individuales de sus compatriotas, a pesar de que cada uno de los estados goce de total libertad para adecuar sus leyes a su propia idiosincrasia.

La historia se organiza en torno a la amistad entre el abogado interpretado por Tom Hanks y el espía soviético Rudolf Abel, interpretado por Mark Reliance, y los diferentes actores que intervienen en la defensa del agente ruso primero y en el canje después, ya pertenezcan al  colegio de abogados, la CIA o la KGB. Para ir tejiendo la red de alanzas y negociaciones Spielberg evita en todo momento un punto de vista único, recurriendo a frecuentes saltos de eje, picados y contrapicados acentuados en mayor o menor medida dependiendo del momento y de lo que quiere subrayar, travellings e incluso distorsiones focales realizadas con la mayor elegancia y discreción que dan lugar a un discurso fluido gracias a una edición propia de quien domina como pocos la gramática audiovisual. Con la habilidad que lo caracteriza consigue llevar a su público al famoso puente Glienicke, el lugar en el que se intercambiaban los agentes los países que giraban en torno a la órbita de ambos bloques, sin que apenas se haya percatado de que han transcurrido casi los 135 minutos de duración de su ficción. Sólo queda la vuelta a casa en la que no olvidará emocionar al espectador para que salga del cine 'bien content' tras asistir a la representación de una de las tantas tragedias que se produjeron en estos tristes escenarios; unos niños saltando unas vallas en Norteamércia le traerán a la memoria los tristes muros que había dejado atrás. El realizador y sus guionistas, los Hermanos Coen, han conseguido hacer una película que nadie dudará en situar entre las mejores de las que ha realizado Spielberg, el llamado 'Rey Midas', porque haga lo que haga, siempre recibe como recompensa el reconocimiento de los espectadores.

Casi cuarenta años después de que la Fox confiara en George Lucas y financiara su primera entrega de Star Wars, la misma compañía, asociada con la productora del cineasta, Amblit Entertainment, Touchstone Pictures y DreamWorks, vuelve con un film de Steven Spielberg, unos días antes de que J.J.Abrams abra de nuevo el melón de la aventura galáctica, y los cines y su público comiencen a sentir que las palabras de Boyero son ciertas: el cine todavía los necesita.




No hay comentarios:

Publicar un comentario