Páginas vistas en total

jueves, 10 de diciembre de 2015

La serie divergente. Insurgente




Ficha técnica, sinopsis, críticas, trailer . (Pinchad aquí).

Comentario:


Inscribiéndose en una tradición que inicia la saga de 'Los juegos del hambre', Neil Burger realiza una película plumbea, cansina que da vueltas y más vueltas en torno a la protagonista, Beatrice 'Tris' Prior, interpretada por Shailene Woodley, de nombre Cuatro (Theo James), que forman parte de una sociedad dividida en facciones, tantas que dificultan la lucha contra un enemigo común; los divergentes, que reúnen las cualidades de todas las facciones, sin que predomine ninguna y corren el riesgo de ingresar en el grupo de los 'sin ficción', los inadaptados sociales, o ser asesinados por el hecho de que si no se encaja en una categoría determinada no son fáciles de controlar. Un enigma sin solución. Los actores que desempeñan el papel protagonista carecen totalmente de carisma, -Shailene Woodley, con imagen de niña muy pija, no puede competir con Jennifer Lawrence, ni Theo James, a pesar de su gran atractivo físico y con la espalda decorada con unos espectaculares tatuajes que representan a las facciones, hace sombra a Josh Hutsherson -, y lo cierto es que, además tienen muy difícil dotar de fuerza a unos personajes que no pueden arraigar en un contexto sin cohesión, sin enemigos claros enfrentados, como ocurría con los distritos que reunían elementos de la tradición literaria clásica en la que los pueblos sometidos ofrecían víctimas, jóvenes doncellas, a los vencedores. 

La confusión formal y discursiva lleva a algunos críticos a contraponer el conformismo a la diversidad, (¿?), en un film en el que el relativismo llega a tal extremo que la sociedad está dividida en cinco grupos diferentes, en función de sus cualidades, más uno de inadaptados, no bien diseñados y peor representados, y los divergentes, que pueden acabar en el grupo de los 'sin ficción', porque poseen libre albedrío 'de verdad', lo que los hace peligrosos para el establishment. ¿Donde reside la diferencia, dentro o fuera de la división oficial de la sociedad? Los protagonistas son, especialmente, los abnegados, que podrían equipararse a los políticos, grupo al que pertenecen los padres de Beatrice, que han tenido dos hijos díscolos, y los osados, policías y militares que persiguen a los políticos. Una empanada que no se entiende pero que se enrosca más que una ensaimada, hasta que aburre a los espectadores durante más de 140 minutos. 

Los adolescentes no son tan tontos como algunos creen. La saga 'Crepúsculo' les dio lo que buscaban; chicos guapos, chicas guapas y mucho sexo, en ocasiones ridículamente desmadrado, que tanto les llama la atención cuando tienen las hormonas tan alborotadas; no se entendía bien la asistencia masiva de cuarentonas a las salas de proyección, más entusiasmadas que las niñas con Justin Bieber; 'Los juegos del hambre' sorprendió, no sólo a los adolescentes, por la calidad de su discurso visual y la fuerza de sus actores, principales y secundarios. 'Divergente' nos deja absolutamente perplejos y sin poder explicarnos bien qué hemos visto. José Arce (La Butaca.net) le mete un 'buen meneo' (se lo merece) : " El futuro… Lo que queda de la humanidad vive dividida en facciones que forman un todo armónico. Beatrice (Shailene Woodley) no se siente cómoda con los Abnegados. Ella quiere ir con los Osados. Normal, con lo súper cuqui que es, y no le dejan usar espejos. Ya les vale. Resulta verdaderamente desalentador ver cómo Hollywood sigue lanzando al público adolescente productos de prácticamente nula capacidad artística en busca de una franquicia que reporte pingües beneficios a los mandamases de las compañías sin más ánimo ni impulso."

Esto es lo que opinábamos cuando vimos el film por primera vez. La salida al mercado de el DVD y el blue-ray da una segunda oportunidad, en la que, una reflexión más sosegada permite encontrar algunos valores.

La voz de Jeanine (Kate Winslet)en off, presente puntualmente en un holograma, se dirige a la población: "Paz. Hace mucho tiempo.antes de que los fundadores se establecieran en esta gran ciudad esa palabra no significaba prácticamente nada, sólo era un noble ideal tan esquivo como un sueño. Ahora, 200 años después, todos nosotros somos la prueba viviente de que se puede alcanzar la paz. La razón de ello, cómo no, es nuestro sistema de facciones: Erudición, Osadía, Cordialidad, Verdad, Abnegación. Al dividir a la gente dependiendo de su personalidad y aptitud, hemos creado una sociedad en la que cada facción tiene un papel para mantener el orden social .Esta armonía se ve amenazada por un grupo muy pequeños a los que llamamos 'Divergentes'- Son en esencia lo peor que tenía antes la humanidad.. Rebeldes, desafiantes e incontrolables. Hace cinco días,  un grupo rebelde de divergentes, haciéndose pasar por Osadía, invadió brutalmente abnegación en un intento de destruir el sistema de facciones, atacando a sus miembros más vulnerables; los rumores que me acusan de estar detrás del ataque, no son más que propaganda divergente y me he propuesto llevar a estos individuos ante la justicia., ejerciendo mi derecho como líder del Consejo. La muralla nos protege de nuestro entorno tóxico, pero quien debe protegernos dentro somos nosotros mismos.La paz no es simplemente un ideal es un obligación..."

Este discurso de la líder funciona a modo de planteamiento de prólogo de un film, la segunda parte de una franquicia, que sitúa a los protagonistas en Cordialidad, un grupo que vive fuera de las fronteras y que practica la paz y el amor a la manera de una comunidad hippie. Cuatro (Theo James) y Tris (Shailene Woodley), acompañados de otros divergentes se instalan en esta comunidad, aunque su posición vital es  claramente combativa contra el sistema, la dictadura impuesta por una mujer, una lideresa que tiene enfrente de ella a otras mujeres que dirigen la lucha contra la tirana, desde fuera de las fronteras hasta dentro de ellas, desde la facción dominante, Abnegación, que no sólo dirige la madre de Tris, sino que custodia en su casa el secreto más bien guardado de los padres fundadores de la comunidad, que conceden la máxima importancia a la divergencia, que no sólo no es el problema, tal y como señala Jeanine, sino la solución. Este es el mensaje verbal directo, pero la narración visual contiene otros no menos importantes.

La primera entrega, Divergente, presentaba una sociedad orwelliana dividida en facciones de acuerdo con las capacidades y cierto margen de elección de los individuos, (abnegación, osadía, erudición, cordialidad...). El film se centra en cómo funciona la facción de Osadía, que es aquella por la que opta la protagonista; esta comunidad está constituida por un número igual de hombres y mujeres, que realizan las mismas funciones e incluso pelean brutalmente entre sí, no sólo en las circunstancias en las que esto se exige, sino en los propios entrenamientos, que incluyen un ring en el que los contrincantes se golpean sin compasión. ¿Ha logrado la mujer una auténtica igualdad con el hombre, no sólo en su posición económica y social, e incluso en entrenamiento físico? Eso parece querer decir una película en la que la sociedad adopta un carácter matriarcal y está gobernada por mujeres, a las que los hombres se someten sin problema.

La película ha sido calificada de sosa, y lo cierto es que es la actriz principal la que transmite esta sensación. En la propia ficción sus compañeros la llaman 'estirada'; el juicio del espectador coincide con el de los personajes de la historia. Por mucho que golpee fuerte y bien, no pierde la apariencia de niña mimada que tenía en 'Los descendientes' de Alexander Payne (2011), que contrasta con la fuerza interpretativa de su contrincante masculino y diluye drásticamente el posible mensaje de una fémina fuerte y decidida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario