Páginas vistas en total

martes, 1 de diciembre de 2015

La gran boda. Justin Zackham.










Ficha técnica, sinopsis, trailer. (Pinchad aquí)


Comentario:

Justin  Zackham, director de nacionalidad norteamericana e inglesa  y  guionista de películas como 'Ahora o nunca" (2007), dirigida por Rob Reiner, se formó en la Escuela de Cine, Tisch, (Centro de Estudios de las Artes Escénicas y los Medios de Comunicación) de la Universidad de New York, una institución de estudios privada que combina la formación técnica de una escuela profesional con  los recursos académicos de una importante universidad de investigación, en la que se reúnen empresarios, estudiosos de las artes y aspirantes a cineastas. Lo que un centro de estas características proporciona es un curriculum rimbombante para impactar en la competición  por un buen trabajo en el business area, pero no garantiza la genialidad y capacidad creativa de sus estudiantes.

Según parece, Zackham, al terminar sus estudios, se trasladó a Los Ángeles y elaboró una lista de cosas que "debía hacer antes de estirar la pata". El primer objetivo de su lista era conseguir que una importante compañía de Hollywood financiara una de sus películas, un pretensión que no es nueva entre los estudiantes de estos centros privados de que tanto habla Owen Jones, y que han llegado a formular incluso algunos músicos que pretenden desprenderse de la competencia que ejercen los descamisados, que están dispuestos a comerse el mundo para salir de su cueva. La lista se acabó convirtiendo en un guión que fue rechazado por casi todos los productores por cuyas manos pasó, hasta que llegó a las de Rob Reiner y se convirtió en el guión de The Bucket List (Ahora o nunca), producida por la Warner Bros.


Justin Zackham.


A pesar de ser tachado de absurdo y ridículo el primer guión del pretendiente a cineasta de lujo que era aceptado por una gran compañía, siguió adelante con sus propósitos y logró que Lionsgate y Millenium Films financiaran este film y que The Weinstein Company  hayan confiado en su guión 'Una probabilidad' , de cuya dirección se encarga David Frankel. Todas ellas películas ejecutadas con profesionalidad, pero carentes de genialidad,  sin interés ni riesgos, y muy enredadas con un montón de personajes que se entrecruzan sin profundizar en ninguno; el argumento, sin un bacground digno de ser tenido en cuenta, a no ser que nos hable de las pequeñas picardías de las personas de bien, incluso las más beatas, que han llegado a una edad avanzada, que guardan en su interior como pecadillos de juventud, y como dice Todd MacCarthy (The Hollywood Reporter) dan lugar a un producto que funciona como un juguete sexual  para público de Viagra. . Sorprendente desnudo, sin justificación de Ana Ayora en el papel de 'pareja' de Topher Grace, que no viene a cuento.

Ahora que ya todos somos clase media según el mantra generalizado entre otros por Simon Heffer, prominente periodista inglés, excepto unos pocos recalcitrantes e irresponsables de la vieja clase obrera, que vive del estado del bienestar derivando en una especie de 'subclase salvaje', ha llegado el momento de hacer visible a grupos, cada vez más amplios que viven en el campo, llevan a sus hijos a colegios privados, celebran los eventos más importantes en los jardines de sus casas (subliminalmente se ve un jardinero con mono azul, un chav que ha envejecido sin prosperar por su falta de ambiciones), y se ven involucrados en líos de parejas, jóvenes y sexagenarias, padres adoptivos y legítimos, parejas que se enredan y se desenredan y que acaban agotando al público de puro aburrimiento. Esto ya pasaba antes, se me dirá, y es cierto, pero como revela la última entrega de la saga de Poltergeist, realizada por Gil Kenan en 2015, que pasa al otro lado del espejo incluso los parados se trasladan a estos barrios suburbanos, aunque los protagonistas del film, a causa del descenso de su nivel de vida por un desempleo prolongado, acaban en una urbanización construida sobre un cementerio, del que se había quitado las lápidas y con total desprecio por todo y por todos se han dejado los restos humanos, frente a un bosque de torres de conducción eléctrica.






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario