Páginas vistas en total

miércoles, 20 de enero de 2016

Depredador.



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Ficha técnica:

Título original: Predator.
País: Estados Unidos.
Año: 1987.
Duración aprox.: 101 minutos.

Dirección: John McTierman.
Guión: Jim Thomas & John Thomas.
Casting: Jackie Burch.
Dirección de Fotografía: D ASConald McAlpine,
Música: Alan Silvestri.
Edición:John F.Link y Mark Helfrich.
Efectos visuales especiales: R/Greenberg.
Diseño criaturas: Stan Winston.
Directores artísticos: Frank Richwood y Jorge Seanz.
Decorador del set: Enrique Estevez,
Diseñador del set: Macedonio Ramos.
Coordinador de especialistas: Craig R.Baxley.

Diseño de maquillaje: Scott Eddo; maquillaje adicional artistas: John Rizzo, James S,Scribner, Elvira Oropeza.
Estilistas de peluquería: Berta Chiu, Carlos Horcasitas.
Diseño de Vestuario: Marilyn Vance Straker.

Productores: Lawrence Gordon, Joel Silver y John Davis.
Productores ejecutivos: Laurence Pereira y Jim Thomas.
Productores asociados: Beau E.L.Marks, John Vallone.
Diseño de producción: John Vallone.
Compañías. Productoras: 20th Century Fox, Gordon.Silver.Davis Production.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Arnold Schwarzeneger: Dutch,
Carl Weathers: Dillon,
Bill Duke : Mac,
Jesse Ventura: Blain,
Sonny Landham: Billy,
Richard Chaves: Poncho,
Shane Black: Hawkins,
Elpidia Carrillo: Anna,
R.G. Armstrong: General Phillips,
Kevin Peter Hall: el depredador.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Dutch Schaefer  (Arnold Schwarzenegger) es el jefe de una unidad de rescate que busca a un grupo de rehenes que han sido capturados por unos guerrilleros en las selvas latinoamericanas. Al principio todo parece como cualquier otra misión: Schaefer y su grupo de expertos descubren el campamento de la guerrilla y, tras encontrar ejecutados a los hombres que habían ido a rescatar, lo destruyen. Pero cuando Schaefer intenta alejar de allí a su unidad, llevando consigo una guerrillera prisionera, algo horrible sucede: uno a uno, los miembros del comando son asesinados por un misterioso adversario.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

John McTiernan y sus guionistas, Jim y John Thomson realizaron un film con pocos recursos pero que logró despertar el entusiasmo de las jóvenes generaciones de su tiempo, ocupar un lugar destacado de la historia del cine y llegar a ser una película de culto, una digna aspirante a ser lanzada en la transición de 2015 a 2016 por un periódico en el intento continuado de la prensa de acercar el cine  sul público lector. El film se sigue con interés y sorpresa no sólo por la voluptuosidad exagerada de los cuerpos masculinos, sino por la aparente incongruencia de la aparición de un alienígena en un contexto bélico, una presencia que se va haciendo patente de forma progresiva y que culmina en el momento climático en el que el enfrentamiento  va a quedar reducido a la lucha cuerpo a cuerpo entre dos seres bípedos;  el resultado de la batalla se decidirá entre la fuerza física y el dominio de la estrategia de combate, que exige el adiestramiento del sujeto. MacTiernan y Jim y John Thomson buscan ante todo la sorpresa y el divertimento de su público, apoyados por Stan Winston que creó para ellos un emblemático personaje de latex. Y es obvio que lo consiguieron, a pesar de su falta de experiencia en el mundo del cine.

Depredador (Predator) vuelve a la actualidad gracias a la prensa, que ha seleccionado una serie de películas protagonizadas por Arnold Schwarzenegger, un actor que consiguió, en la década de los 80, convertirse a sí mismo en un auténtico espectáculo, cincelando sus pectorales y su cuerpo entero hasta darle una apariencia ciclópea  poderosa, un paradigma del machoman, un modelo a seguir por el hombre-hombre, en definitiva un cuerpo de plástico conseguido con pesas y hormonas del que hace una exhibición hortera a los pocos segundos de iniciarse el film. Su primera aparición fumando un inmenso puro, cubierto con una gorra americana en actitud relajada y una pose que destila autoridad sobre su grupo constituye la marca del cine de acción, aunque las primeras imágenes ya nos hablan de un eclecticismo, una mezcla de géneros en la que la 'fisicidad', la relevancia del cuerpo humano  se combina con la irrupción de elementos propios de la ciencia ficción con un objetivo oscuro y difícil de interpretar más allá de la pura literalidad.





Las primeras imágenes que hemos citado son las de una cápsula que se desprende de una nave de un diseño algo chapucero que va a parar a un punto indeterminado de la Tierra, un vehículo espacial un tanto primitivo, sobre todo si tenemos en cuenta que la película está realizada a finales de la década de los ochenta, cuando el cine ya había dado pasos de gigante en el diseño de seres procedentes de otros mundos y del universo generado en torno a ellos, ya sean planetas, armas o vehículos espaciales. Pero, además, el director, un publicista que tan sólo había hecho una película y había pasado desapercibida, (Nómadas, 1985), y sus guionistas, Jim Thomas y John Thomas, no tuvieron el más mínimo interés en desarrollar una explicación racional del desembarco de un ser de otro planeta en la selva de Guatemala, ni la razón de que entre los rehenes secuestrados por un grupo guerrillero se encontrara una mujer, Anna, interpretada por Elpidia Carrillo,al parecer autóctona, que no sólo tiene información sobre el extraño ser, sino que existe en un mundo de hombres sin una razón que lo justifique.




En el combate bizarro que se mantiene entre los humanos y el extraterrestre la única forma de sobrevivir es logran la invisibilidad para el contrario, pero no con las prácticas habituales de camuflaje consistentes en pintarse alguna raya del color de color en el rostro carentes de toda efectividad, sino asimilándose a la tierra, adoptando la forma de la vegetación o sepultando el cuerpo bajo una capa de lodo que impida que los rayos láser del invitado inesperado penetren en el interior del cuerpo humano y radiografíen sus movimientos merced al calor que emiten los cuerpos. Con frecuencia predomina el punto de vista del alienigena, de cuya presencia es consciente en todo momento el espectador, que ve a través de sus ojos, que funcionan como las máquinas de resonancia magnética nuclear, mostrando las siluetas coloreadas del grupo de rescatadores mientras camina por la selva. La tensión va in crescendo ante un riesgo cuya naturaleza desconocen los protagonistas de esta odisea cuya amenaza se materializa para el grupo que asiste asombrado a un espectáculo que no entiende por la crueldad del depredador que extrae los cráneos y las columnas vertebrales de las víctimas y cuelga sus cuerpos cuerpos tras esparcir sus vísceras que se desangran despellejados..





Es, en definitiva, una película concebida para un público masculino, en la que sus protagonistas hacen chistes de mal gusto sobre las mujeres, mascan tabaco, escupen, oyen música a todo volumen en aparatos de transistores cutres y se lanzan deslizándose por cuerdas desde los blackhawks, que han protagonizado tanta película de acción bélica, mientras muestran su añoranza de tiempos pasados, cuando participaron en duras contiendas que desangraron el centro de Europa y el lejano oriente. Si bien al comienzo del film Dutch (Arnold Schwarzenegger) le advierte al General Phillips (R.G.Armstrong) que su grupo se dedica a rescatar rehenes pero no a cometer asesinatos, su actuación in situ es de tal calibre que lo verdaderamente extraño hubiera sido que hubiera quedado un rehén vivo. Esta acción, no obstante, está dominada por el humor y la ironía, pudiéndose oír decir a los que mueren o caen heridos cosas como : ¡Ay, me muero!, o 'Estás sangrando!, que merece una respuesta a la altura del comentario: No tengo tiempo de sangrar.

El gran acierto de John McTiernan fue integrar en su equipo al hombre imaginativo, el gran creador y pionero en la utilización de efectos especiales, que dio a luz a las criaturas más icónicas y emblemáticas del cine de ficción, Stan Winston, quien fundó junto a James Cameron Digital Domain donde se pergeñó una parte importante de la imaginería de nuestro tiempo, en la que ocupó un lugar muy destacado Predator, un bípedo cubierto con una armadura que llevaba adosada un arma muy efectiva de rayos láser y un casco que escondía un horrible cabeza que emulaba la de la Medusa clásica que adornaba el escudo de Palas Atenea; su sangre era de un verde fluorescente. Un 'bicho' muy apreciado por los amantes de las representaciones de seres fantásticos.











No hay comentarios:

Publicar un comentario