Páginas vistas en total

domingo, 17 de enero de 2016

El destino de Júpiter. Hermanos Wachowski




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Jupiter ascending.
País: Estados Unidos.
Año: 2014.
Duración:

Dirección: The Wachowskis
Guión: Hermanos Wachowski,
Casting: Lora Kennedy.
Dirección de fotografía. Jhn Toll, a.s.c.
Música:Michael Giacchino.
Edición: Alexander Berner.
Supervisor efectos visuales: Dan Glass.
Coordinadores de especialistas: R.A.Rondell y Christopher O'Hara,
Directores artísticos: Peter Russell, David Allday, Susa Whitaker, Mark Scruton, Dominic Hyman, Peter James.

Diseño de Vestuario: Kym Barret, apoyada en diseñadores cnceptuales.
Diseño de maquillaje y peluquería: Jeremy Woddhead.

Productores: Grant Hill, p.g.a, Lana Wachowski, p.g.a., Andy Wachowski, p.g.a.
Productores ejecutivos: Roberto Malerba, Steven Mnuchin y Bruce Berman.
Diseño de producción: Hugh Bateup, a.p.d.g.
Compañías: Warner Bros. Pictures, asociada con Village Roadshow Pictures y Ratpac-Dune Entertainment asociada con Anarchos Productions.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Channing Tatum: Caine Wise,
Mila Kunis: Jupiter Jones,
Sean Bean: Stinger Apini, mitad abeja.mitad humano.
Eddie Redmayne: Balem Abrasax
Douglas Booth: Titus Abrasax,
Edward Hogg: Chicanery Night,
Maria Doyle Kennedy: Aleksa,
Tuppence Middleton: Kalique Abrasax,
Nikki Amuka-Bird: Diomika Tsing,
Vanessa Kirby
Jeremy Swift: Vassily Bolotnikov,
Christina Cole: Gemma Chatterjee,
Doona Bae: Razo,
James D'Arcy: Maximilian Jones,
Kick Gurry: Vñadie,
Tim Pigott-Smith: Malidictes,
Gugu Mbatha-Raw: Famulus,
Ramon Tikaram: Phylo Percadium,


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Jupiter Jones nació bajo el cielo de la noche y las señalen apuntaban a que estaba llamada a  grandes cosas. Aunque sigue soñando con las estrella su vida se reduce a la dura realidad de su trabajo como limpiadora de casas y a un sinfín de rupturas problemáticas, Y no es consciente del destino que le está esperando hasta que Caine, un ex-militar genéticamente modificado, llega a la Tierra para encontrarla. La razón es que Júpiter forma parte de una cadena genética extraordinaria que podría alterar el equilibrio de todo el Universo.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

El cine, casi desde sus inicios, presentó dos vertientes muy claras: la documental, con vocación de reproducir la realidad, representada por los fabricantes de artilugios mecánicos, los Hermanos Lumière, y la fantástica y mágica, cuya figura más destacada fue Mèliès, un ilusionista, director y actor, muy interesado en los efectos especiales, que pudieran mejorar la calidad de sus representaciones. Ambas orientaciones están igual de cualificadas para abordar temas que afectan al hombre en su vida cotidiana, derivados no sólo de contactos directos, sino del poder que ejerce sobre los individuos la superestructura social  y  cultural, como demuestran las producciones de unos y otros desde el nacimiento del cinematógrafo.

El film de los Hermanos Wachowski no sólo disfruta de un guión rico y original, sino que todo el equipo se ha embarcado en la empresa de buscar una nueva forma de expresión, algo que pocos han conseguido desde que Lucas creara un imaginario revolucionario mediante la combinación de todas las técnicas a su alcance en 1976 , -hace cuarenta años -, y del que, sin ninguna duda han bebido Andy y Lana, que disponen de medios mucho más poderosos para generar ilusión, que incluyen los cromas ,la performance capture o el tratamiento con efectos especiales en posproducción, lo que no les impide, según quienes han trabajado con ellos ser profundos y trascendentales, tener ideas originales y gozar de cierta cualidad surrealista. Como ocurre en cualquier manifestación artística pocos parten de cero, y los creadores de Matrix dejan traslucir su interés por la estética formal de Lynch en películas como Dune o de Terry Gilliams en sus decorados sobrecargados y barrocos que evocan 'Las aventuras del Barón Munchausen' (1989),   'El imaginario del Doctor Parnassus' (2009), pero también nos dejan un dejà vu de algunas puestas en escena de los episodios I,II y III de Star Wars, en los paisajes entre clásicos y futuristas que sugieren un futuro en el que los anillos de Jípiter estarán superpoblados, pero los ricos vivirán en lugares que evocan a la antigua Babilonia, capaces de fomentar la imaginación del más recalcitrante que es, en definitiva, lo que le hace humano. Terry Gilliam jugará un estrambótico papel muy secundario en la película, el de un funcionario extravagente con pinta de loco.

En este film el realizador bicéfalo nos presentan un Universo en el que los múltiples planetas se han especializado en función de una división del trabajo que imponen los grandes industriales, capitaneados por la familia Abrasax, un núcleo constituido por tres hermanos supervivientes: Balem, interpretado por Eddie Redmayne, Titus, representado por Douglas Booth Kalique , que encarna Tuppence Middleton. La madre había muerto asesinada y había mejorado en su testamento a Balem, al que había dejado como herencia la Tierra, un planeta que tenía más valor que todas las propiedades de sus dos hermanos juntas. Nuestro planeta estaba habitado por los terricos, que en su extrema ignorancia creían que eran los únicos habitantes inteligentes de la galaxia, cuando en realidad eran cultivados para hacer con ellos un serum rejuvenecedor para los ricos tras ser cosechados. Mientras los humanos seguían peleándose por las fuentes energéticas y las materias primas, las clases dominantes del sistema de Júpiter y en especial la familia Abrasax que controlaba el negocio, habían aprendido que la gente no quiere morir , y habían convertido el tiempo en la mercancía más apreciada,  cuya prolongación la había hecho posible la investigación del genoma de los habitantes de los diferentes planetas, mientras desarrollaba en paralelo una cultura en la que los genes adquirían una importancia espiritual y eran considerados la semilla de la inmortalidad, y si, por azar aparecían  algunos de estos genes exactos en el mismo orden entre una persona muerta y otra viva se hablaba de reencarnación. Así pues la ciencia había derivado en religión. Lo que diferencia a los antiguos habitantes del núcleo primitivo en el que apareció la vida, el planeta Arous,  es el conocimiento y la tecnología; Balem reside en un enorme espacio industrial lleno de tuberías y chorros de gas que reproducen el efecto visual de los remolinos observados en el gran planeta.

El film arranca en un contexto que sugiere la transición de la URSS a la actual Rusia, en el que el hijo de un diplomático, profesor de Universidad y su esposa ,compañera de trabajo, son asaltados en su casa por las bandas surgidas con la desintegración del régimen, que no sólo roban al hombre, el padre de Júpiter,  su apreciado telescopio, sino que le quitan la vida. La familia, reducida, huye y aparece ubicada en Chicago, víctima de un proceso de degradación profesional que les hace descender desde un trabajo intelectual en instituciones educativas superiores, a labores de limpieza de las casas de los burgueses. La protagonista, a la que le asignan el nombre del planeta al que su padre amaba, se convierte en una cenicienta que salta de la fregona a la corona, cuando se descubre que sus genes coinciden con los de la realeza. Las nuevas circunstancias la ponen en contacto con su príncipe, un humano genomingenierizado, un fusionado que dió como resultado, tras la mezcla de su ADN con el de un lobo a un licánido, destinado en principio al ejército, donde resultó un fracaso y le arrancaron unas inmensas y bellas alas de plumas.

Es muy difícil de entender por quienes, habiendo alcanzado cierta edad se aferran desesperadamente a sus lecturas infantiles,  que los cuentos de Verne hoy son más increíbles para los niños que estas historias y los personajes variopintos que las habitan, muy familiares para millones de jugadores que comparten estrategias en juegos como Warcraft, al que se ha dedicado una película dirigida por Dundan Jones, hijo de David Bowie, que pronto verá la luz, que les hablan de un mundo que ya es el suyo. A aquellos que nacieron y crecieron cuando el universo creado por  Star Wars, Cristal Oscuro, El Señor de los Anillos, Blade Runner, Terminator y tantas otras estaba firmemente asentado les cuesta más entender las historias de Julio Verne, a quien los Hermanos Wachowski rinden un homenaje,  convirtiendo la nave de Titus en un Nautilus barroco y recargado, un homenaje claro a 'Veinte mil leguas de viaje submarino". A crear estos ambientes fantásticos ha contribuido de forma más decisiva de lo que parece la arquitectura moderna, ya sea el conjunto de la 'Ciudad de las Ciencias' de Valencia, que ha servido de escenario a Tomorrowland de Brad Bird (2015) o a Guardianes de la Galaxia de James Gunn (2014); en 'El destino de Jupiter' es la Fundación Guggenheim de Bilbao la que presta su imagen para representar al planeta futurista y cosechador de Zalintyre.

Todo ello contribuye al propósito de los dos hermanos de crear un universo mágico que evoque la idea de vuelta al hogar que inspira a los personajes de 'El Mago de Oz', que a la vez resulte alucinante, espectacular, con tramas, acción y personajes brillantes, que  sean capaces de denunciar que la vida es un acto de consumo, que los hombres son un simple recurso que va a ser convertido en capital por la industria a la que la evolución ha conformado y diseñado para generar beneficio y que reconoce definitivamente que la sociedad está organizada en forma de pirámide y que algunas vidas siempre serán más importantes que otras, mediante metáforas fáciles y en el caso de 'El destino de Júpiter' muy reconocibles, como la anécdota en casa de Stinger Apini, (Sean Bean) mitad abeja-mitad humano,en la que  las obreras reconocen a su reina por lo que es, no por lo que hace (limpiar casas) y vuelan a su alrededor.

De forma anecdótica cabe señalar que la historia señala a los funcionarios como seres mecánicos, sin iniciativa, y adormecidos por la corrupción, y algo mucho más coyuntural como la incidencia de los recortes en las armas y accesorios defensivos de los guerreros.Denuncia de la deshumanización que conlleva el capitalismo liberal y de la asociación que conlleva de ciertas inclinaciones espiritualistas que no tienen por qué coincidir con las viejas religiones, sus creencias y sus ritos.










No hay comentarios:

Publicar un comentario