Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

domingo, 28 de febrero de 2016

13 Horas: Los soldados secretos de Bengasi. Michael Bay.



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: 13 Hours: The Secret Soldiers of Benghazi.
País: Estados Unidos.
Año: 2016.
Duración: 144 minutos.
Estreno en España:  26 de febrero de 2016.

Dirección: Michael Bay.
Guión: Chuck Hogan, basado en el libro 13 Hours de Mitchell Zuckoff y  miembros del Annex Security Team.
Casting: Denise Chamise, Edward Said.
Dirección de Fotografía: Dion Beebe.
Música: Lorne Balfe.
Edición: Pietro Scalia, Calvin Wimmer.
Dirección artístico: Charlo Dalli.

Diseño de Vestuario: Deborah Lynn Scott.
Departamento de maquillaje: Chantal Busuttil.

Productores: Matthew Cohan, Erwin Stoff , p.g.a. y Michael Bay, p.g.a.
Productores ejecutivos: Richard Abate, Matthew Cohan, Scott Gardenhour.
Diseño de producción: Jeffrey Beecroft.
Compañías: Productoras y distribuidora: Paramount Pictures. 3 Arts Entertainment, Dune Films, Latina Pictures,.


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

John Krasinski: Jack,
Max Martini : Oz,
Toby Stephens : Glen 'Bub' Doherty,
Pablo Schreiber : Tanto
Freddie Stroma:  Brit Vaynor,
James Badge Dale :  Rone,
David Costabile : El jefe,
David Dennam : Boon,
Ivy George : Emily,
Dominic Fumusa :  John 'Tig' Tiegen,
Alexia Barlier : Sona Jillani,
Andrei Claude :  Militiaman at Roadblock.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Michael Bay adapta en '13 Horas: Los soldados secretos de Bengasi' el libro de Mitchell Zucker que narra los hechos acontecidos el 11 de septiembre de 2012 en Libia, 11 años después del gran ataque terrorista contra las Torres Gemelas de Nueva York. Un ataque al consulado americano en la ciudad de Bengasi acabó con la muerte del embajador de Estados Unidos, John Christopher Stevens, el primer embajador estadounidense en morir desde 1979 en servicio. A su vez, murieron tres estadounidenses más: el especialista en tecnología Sean Smith y los SEAL Glen Doherty y Tyrone Woods. La película se centra en el equipo de seguridad que acudió al rescate. Un equipo formado por seis miembros que lucharon por defender a los ciudadanos que se encontraban en el lugar de los hechos, todos sumidos en el caos y la confusión por el ataque. John Krasinski, James Badge Dale, Pablo Schreiber, Toby Stephens, David Denman y Max Martini son algunos de los protagonistas de '13 Horas: Los soldados secretos de Bengasi', basada en hechos reales.


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Críticas:

Uno de los realizadores más machacado por los críticos, dentro y fuera de los Estados Unidos, el republicano Michael Bay, vuelve con un film de nuevo controvertido.  13 Horas. Los soldados secretos de Bengasi, y la tradición continúa. El director más despreciado por la prensa parece que goza del aplauso del público amante del cine de acción, un hecho que recoge la página norteamericana Rotten Tomatoes, que le da una aceptación de la crítica del 53%, frente a un 87 % del público, que casi dobla la nota de los creadores de opinión. Con frecuencia también se confunde la aplicación de nuevas tecnologías y la incorporación de profesionales procedentes del universo informático es rechazada por sectores que defienden un estilo artístico más conservador, olvidando que existe un background, una intención en el discurso y que no sólo los creativos se modernizan y se ponen a la cabeza de valores universales. no todos impulsores del progreso de la humanidad. La acción, los deportes de masas mueven multitudes y Bai pone, de forma más explícita o `por el contrario encubierta, sus producciones al servicio de la propaganda y la publicidad. En este caso  su propuesta no admite duda: la defensa del expansionismo  militar americano, previo a los atentados del 11-S.




Una de las claves la da Javier Ocaña en su crítica: "13 horas es puro Michael Bay. Adrenalina, hermandad, honorabilidad, patriotismo, familia. De trazo grueso en el retrato de caracteres. (...). Una apoteosis del asedio y del americanismo, filmada con descomunal potencia y verosimilitud. Una película que parece criticar, o al menos cuestionar, decisiones exteriores como la ayuda a la formación de ejércitos locales, que a la postre se revelan como poco profesionales o directamente inservibles, y ensalzar la labor de antiguos integrantes de la maquinaria militar estatal, ahora auspiciados por contratos privados (...) Que la película llegue en plena tormenta preelectoral, con Donald Trump ensalzando a Bay y con Clinton luchando esta vez por ser candidata a la presidencia, tampoco parece casual..." (La bandera se hunde. Diario 'El País'. 25 de febrero de 2016).



José Manuel Cuéllar lo ve de idéntica forma, algo que se advierte en el propio título de su crítica." Lo que no está tan bien es que nos repitan el credo nuestro de cada día. Americanos buenísimos, moros canallísimos y cero argumentaciones para lo uno y para lo otro. Y que además, esta ya la hemos visto porque «Black Hawk derribado» no es que fuera más de lo mismo, es que era lo mismo. En realidad, todo esto es como Rambo disfrazado. (...)  No se cuestiona pues la forma, que ya se sabe que esta gente derrocha millones en filmes que más parecen publicidad que cine en sí, pero sí que el fondo sea tan descarado y poco ecuánime, que al menos haya un intento de ver qué hay más allá." (Crítica de 13 horas: los soldados secretos de  Bengasi: Publicidad encubierta a dos mil por hora. Diario ABC, 26 de febrero de 2016). Claro que, como observamos cada día, para mucho críticos la forma es la función, un criterio que en ocasiones llevan demasiado lejos y de forma indiscriminada.

Salvador Llopart, con frecuencia más constructivo, da caña al director de Transformers, pero con un poco más de contención: " El autor de los Transformers se pone serio para narrar un episodio verídico de resistencia, épico y heroico, acaecido en Bengasi tras la caída de Gadafi y vivido por un grupo de bravos soldados yanquis. Es una película larga y ruidosa, tensa y muy física, de acción constante resuelta con tanta eficacia y profesionalidad como ausencia de –ahora pensamos en George Miller– auténtico cine-cine. ('13 horas: los soldados secretos de Bengasi': El álamo libio'. diario 'La Vanguardia', 26 de febrero de 2016).



Frente a estas críticas también hay especialistas que, de acuerdo con criterios más ideológicos que estéticos, se posicionan en los dos extremos de la campana de Gaus:

Fausto Fernández  lo ve de forma bastante más positiva y diferente a sus compañeros del resto de periódicos de tirada nacional:"Sam Fuller también ahondaba en la despersonalización del soldado como máquina de matar y cumplir órdenes, pero seguía mostrando a personas. Los marines asediados por una masa amorfa, letal y anónima de esta reconstrucción barroca del asalto a la embajada USA en Bengasi en 2012, no pretenden nunca transmitir un interés humano sino personalizar, corporeizar el miedo. La guerra es el Infierno, y Michael Bay sabe hacerlo tangible, visible, meternos de cabeza en él. Cine de terror antes que propagandístico." (12 Horas. Los soldados secretos de Bengasi, Fotogramas)

Quien se aleja completamente de sus compañeros de profesión desde el lado opuesto de la campana de Gaus, en relación con Fausto Fernández, es Nando Salvá, para quien: " Michael Bay insiste en que su película sobre los ataques del 2012 contra el consulado estadounidense en Bengasi no es cine político, y eso en parte es falso porque, aunque no menciona a Obama o Hillary Clinton, al poner el foco en sus seis mercenarios protagonistas y convertirlos en sobrehumanos garantes de la perfecta moralidad crea una visión sesgada no solo de la causalidad de la guerra y el terrorismo, sino también de los seres humanos en su centro." ('13 horas: Soldados secretos de Bengasi :Americanos valientes, burócratas cobardes."  El periódico. Ocio y Cultura, 25 de febrero de 2016). No obstante no se entiende qué quiere decir al hablar de Obama y Hillary Clinton, si está a favor de soldados mercenarios o ejércitos nacionales, que parece que es el planteamiento más discutible de un film, cuyo último plano consiste en una fotografía de la bandera americana, arruinada y medio hundida en el agua, una imagen con una gran carga simbólica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario