Páginas vistas en total

Adsense




viernes, 19 de febrero de 2016

¡Ave, César! Críticas



:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::











Ficha técnica:

Título original: Hail, Caesar!
País: Estados Unidos.
Año: 2016.
Duración:

Dirección: Ethan y Joel Coen.
Guión: Joel Cohen & Ethan Coen.
Casting: Ellen Chenoweth.
Dirección de Fotografía: Roger Deakins.
Música: Carter Burwell.
Edición: Ethan Coen y Joel Coen.
Dirección artística: Cara Brower; supervisor: Dawn Swiderski.
Decoración del set: Nancy High.

Diseño de Vestuario: Mary Zophres.
Estilista de peluquería: Donna J.Anderson, Kristin Arrigo.
Maquillaje: Aurora Bergere.

Productores: Tim Bevam, Ethan Coen, Eric Fellner.
Productor asociado: Catherine Farrell,
Productor ejecutivo: Robert Graf.
Diseño de producción: Jess Gonchor.
Compañías. Productoras: Mike Zoos Productions, Working Title Films, Touchstone Pictures; distribuidoras: Universal Pictures, Barracuda Movie, CinemArt.


  Intérpretes: 

Scarlett Johansson
Channing Tatum : Burt,
Ralph Fiennes : Laurence Lorenz:
Laurence Lorenz,
Tilda Swinton : Hedda Hopper,
Josh Brolin : Eddie Mannix,
George Clooney : Baird Whitlock ,
Jonah Hill: Joseph Silverman,
Dolph Lundgren : Comandante del submarino.
Emily Beecham :Dierdre,


Sinopsis: 

Joel Coen y Ethan Coen escriben y dirigen la comedia '¡Ave, César!' con George Clooney, Channing Tatum, Scarlett Johansson, Tilda Swinton, Jonah Hill, Ralph Fiennes, Josh Brolin y Frances McDormand. '¡Ave, César!' narra las desventuras de un especialista en arreglar escándalos centrándose en el caos que se desata en tan sólo un único día de rodaje. El deber de Eddie Mannix (Josh Brolin), este solucionador encargado de mantener a raya a las estrellas de los grandes estudios del Hollywood dorado, se complica sustancialmente cuando Baird Whitlock (George Clooney) el protagonista de la superproducción de año desaparece sin dejar rastro alguno salvo una nota de rescate en la que los secuestradores solicitan 100 mil dólares a cambio del actor. Estos chantajistas que firman como "el futuro" ponen así en peligro, no sólo a la película del año, sino a todos los actores de un estudio desesperado por recuperar a su estrella sin que el asunto salga en los medios y sin perder demasiado dinero. Hedda Hopper (Tilda Swinton) será la plumilla encargada de hacer la vida imposible a Mannix con su búsqueda de la verdad, mientras el personaje interpretado por Johansson desata todo su encanto para evitar que las cosas empeoren.




Críticas y comentario:

Aunque siempre hay que restar ante críticas excesivamente positivas del sobrevalorado director bicéfalo, hay que destacar que la película ha sido muy bien recibida por la prensa especializada: 

En la nueva reflexión que hacen los Coen  sobre el cine dentro del propio cine parecen dispuestos a quemar todos los cartuchos. Si en Barton Fink imaginaban el apocalipsis desde la perspectiva del guionista, ahora encabeza  su  metadiscurso " el productor el encargado de arreglar todos los malentendidos en un universo caótico de divas embarazadas (Scarlett Johansson), estrellas secuestradas (George Clooney), comunistas conspiradores y periodistas insaciables (Tilda Swinton). Josh Brolin en la piel de Eddie Mannix es una especie de figura entre el Cielo y la Tierra dispuesto a correr con la factura de todos los pecados del mundo por la salvación de, en efecto, el cine (...) el viaje del protagonista se podría colocar en paralelo a cualquier personaje de, por qué no, Kafka; un Josef K místico empeñado en dar sentido a lo que no lo tiene. Y hacerlo cuando todos a su alrededor le niegan la virtud de la inocencia. Somos culpables por el hecho mismo de existir y sólo el cine nos salva. Amén. ('Ave, César!': Apología y refutación del cine. Diario 'El Mundo'. 19 de febrero de 2012).

Carlos Boyero, en su introducción a la crítica, hace un retrato bastante exacto de los Hermanos Coen, que captarán sin problemas sus fans, que los tienen y muchos:  "Siempre fueron los más originales, los más listos, los más destroyers, dos hermanos sin señas físicas que aseguren que son gemelos, aunque inseparables en cuerpo y alma, pero que funcionan artísticamente como si fueran siameses. ¿Qué le pertenece al uno y al otro? No se sabe, nunca revelarán lo que le debe el uno al otro, pero siempre estarán de moda, con su pinta casual de avispados niños judíos que jamás se muestran enfáticos, hijos involuntarios y guasones de Minnesota, como Dylan, como Prince, filmando desde sus comienzos lo que les da la gana, sin servidumbres hacia el Hollywood convencional, indies de espíritu (aunque nunca han descuidado que los grandes tiburones les financien proyectos muy caros, ni trabajar con las estrellas más caras del mercado con las que además puedes coleguear) que gustan a un público masivo aunque ellos sean tan gamberros como exquisitos." En relación con la película que hoy estrenan y lo que dice en el cuerpo de su artículo, se muestra igual de irónico que en el encabezamiento del mismo: "De acuerdo, me río a veces. Pero hay gags que se alargan, gracietas evitables, la sensación de que los creadores se han divertido muchísimo rodando esta disparatada y esperpéntica historia. Pero tal vez el entusiasmo hacia su criatura no sea contagioso para la mayoría de los espectadores." (Graciosos Coen, pero sólo a ratos.' Diario 'El País', 19 de febrero de 2016).

En Estados Unidos se observa el mismo entusiasmo , al menos entre los críticos. Rotten Tomatoes recoge una acepación del 80 % en el sector, mientras que para el público está muy lejos del aprobado (46 %)..Todd MaCarthy se sitúa en una línea intermedia: "Como una comedia sobre la década de 1950 en Hollywood, de los hermanos Coen,  ¡Ave, César! Tiene problemas para lograr el despegue,(...), pero al mismo tiempo el subtexto de la película es muy muy diferente, la historia real de un productor de un estudio notorio, Eddie Mannix, una simbiosis de un santo laico que no hace nada, pero que es bueno para las muchas y diversas personas a las que debe atender en el desarrollo de un trabajo exigente. En resumen, los Coen trabajan de manera misteriosa en esta pieza rara, que ofrece placeres intermitentes y puede ser considerada la más fructífera de las creaciones más resonantes de los hermanos, Un tipo serio,  un retrato de un hombre justo en una zona de moral franca (...) La reinvención de un tipo duro real de Hollywood  de los Coen es interesante para los iniciados, pero no resulta convincente en su  intento de hacer una comedia conmovedora sobre el Hollywood de hace 65 años (...) y, a pesar de sus valores artesanales, el grado de entretenimiento está por debajo de su nivel habitual, cuando se trata de las películas que se dirigen a un público masivo, como ocurre con ¡Ave, César!. ( Reseña de la película ¡Ave César!. The Hollywood Reporter, 3 de febrero de 2016)..



No hay comentarios:

Publicar un comentario