Páginas vistas en total

Adsense




viernes, 5 de febrero de 2016

Trumbo ( La lista negra de Hollywood ). Jay Roach.



:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Ficha técnica:


Título original: Trumbo.
País: Estados Unidos.
Año: 2016.
Duración: 124 minutos.


Dirección::Jay Roach.
Guión: John McNamara, basado en el libro 'Dalton Trumbo' de Bruce Cook.
Casting: David Rubin.
Dirección de Fotografía: Jim Denault, ASC.
Música: Theodore Saphiro.
Edición: Alan Baumgarten, ACE.
Director artístico: Lisa Marinaccio, Jesse Rosenthal.
Decoración del set: Cindy Carr.
Coordinador de especialistas: Jonathan Arthur.

Diseño de Vestuario: Daniel Orlandi.
Peluquería: Lawrner Bell-Rattler.
Maquillaje:Robert Benavidez.

Productores: Michael London, p.g.a & Janice Williams, p.g.a,  Silvani Rawat, Monica Levinson, p.g.a., Nimit Mankad, John McNamara, p.g.a., Kevin Kelly Brown, Jay Roach.
Productor ejecutivo: Kelly Mullen.
Diseño de producción: Mark Ricker.
Compañías: Groundswell Productions/ Inimitable Pictures/ ShivHans Pictures; Bleecker Street. Distribución: eOne.


Intérpretes:


Bryan Cranston: Dalton Trumbo, (Breaking Bad)
Diane Lane: Cleo Trumbo,
Adewle Akinnuoye-Agbaje: Virgil Brooks.
Michael Stuhlbarg: Edward G.Robinson,
Alan Tudyk: Ian McLellan Hunter,
Elle Fanning: Niki Trumbo,
Louis CK: Arlen Hird.
Helen Mirren:  la columnista Hedda Hopper.
John Goodman: Frank Rey, productor de películas de serie B.
David James Elliot: el actor John Wayne,
James Dumont: J.Parnell Thomas, director del Comité de Actividades Antiamericanas.



Sinopsis:


Jay Roach aborda el biopic del novelista, guionista y director  Dalton Trumbo, responsable del guión, entre otros, de películas célebres como 'Vacaciones en Roma', dirigida por William Wyller, que formó parte de la famosa 'Lista de los 10 de Hollywood' y como consecuencia  fue perseguido y obligado a declara ante el Comité de Actividades Antiamericanas, negándose a testificar o denunciar a sus compañeros, (no ocurrió lo mismo con otros como Elia Kazan),  lo que le obligó a usar pseudónimos para seguir trabajando, e incluso a hacerlo sin crédito. Entre sus aportaciones al cine destaca 'Johnny cogió su fusil' como director, y Papillon (Franklyn J.Schaffner, 1973) y Espartaco (Stanley Kubrick, 1960)como guionista.



Premios (Filmaffinity) :



2015: Premios Oscar: Nominada a mejor actor (Bryan Cranston)
2015: Globos de Oro: Nominada a mejor actor (Cranston) y actriz de reparto (Mirren)
2015: Critics Choice Awards: 3 nominaciones incluyendo mejor actor (Cranston)
2015: Sindicato de Actores (SAG): 3 nominaciones incluyendo mejor reparto
2015: Premios BAFTA: Nominada a Mejor actor (Bryan Cranston)


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Críticas:



Si generalmente interesa la opinión de la crítica estadounidense en relación con las películas que se realizan en su país, cuya idiosincrasia conocen necesariamente mejor que nosotros y pueden interpretar con mayor lealtad al espíritu, la letra y la imagen del background que construyen el director y su guionista, en un film, Trumbo, que contempla la mayor represión cultural e ideológica que ha conocido la joven unión de estados de Norteamérica, la que inició el senador republicano Arthur McCarthy, su opinión es más que nunca necesaria para entender por qué razón uno de sus protagonistas ha sido nominado al premio Oscar para el Mejor Actor, (Bryan Cranston), y por qué no podemos verla en Europa hasta el mes de abril.

Jordan Mintzer introduce su artículo para The Hollywood Reporter haciendo una reflexión acerca de la trascendencia que tiene el hecho de que, si es difícil imaginar un momento en el que en Hollywood haya inquietudes por algo diferente a la cuenta de resultados y los ingresos por taquilla, una película biográfica, divertida e informativa  sobre el célebre escritor incluido en la lista negra, durante el llamada maccarthysmo,  junto a otros nueve compañeros y que fue a la cárcel por sus ideas y su honestidad inquebrantable (...) sirve como recordatorio decente de que no solo  la codicia, la arrogancia y la búsqueda de un Óscar rigen el mundo del cine. El crítico concluye afirmando que el uso abundante de imágenes de archivo,  un rodaje y montaje rápido y una música original empalagosa de Saphiro la hacen más apta para la televisión (...) En un mundo con fantasía, Trumbo era un rebelde con causa. (Reseña de 'Trumbo', The Hollywood Reporter, 9 de diciembre de 2015).

Dalton Trumbo fue uno de los escritores más populares de Hollywood en la década de  1930 y 1940. Su novela 'Johnny cogió su fusil, que él mismo adaptó a la pantalla en 1971, constituye uno de los más duros alegatos contra las guerras y obtuvo excelentes críticas. Miembro del Partido Comunista, compatibilizó estos trabajos de mayor peso con películas más ligeras como  'Espejismo', protagonizada por Ginger Rogers o el drama dirigido por Victor Fleming 'Un tipo llamado Joe' (1943). El film arranca en 1947, cuando el guionista fue castigado por sus convicciones, denunciado por dos patriotas abanderados: el actor John Wayne y la columnista Hedda Hopper, al que perversamente se acusaba de ser comunista paro aspiraba a hacerse rico. El escritor tenía firmado un contrato con MGM que lo convertía en el guionista mejor pagado del sector, pero J.Parnell Thomas, (interpretado en la ficción por James Dumont), Presidente del Comité de Actividades Antiamericanas, lo colocó en su punto de mira y lo coaccionó para denunciar a sus compañeros; al negarse a traicionarlos se le condenó por desacato al Congreso y fue encarcelado. En la prisión siguió escribiendo guiones sin cesar para películas de serie B para el productor Frank Rey, encarnado por John Goodman,  que firmaban otros compañeros. Entre estos guiones figura el de 'Vacaciones en Roma', que recibió un Oscar que fue recogido por otros. Otto Preminger y Stanley Kubrick le confiaron los guiones de Éxoco y Espartaco.

Manohla Dargis da un veredicto muy negativo del film, ya que, según su criterio, es una película mal cooncebida sobre uno de los diez de la lista negra, Dalton Trumbo, interpretado por Bryan Cranston, lo que le hizo concebir la idea de que actuaría como un Errol Flynn gallardo, ya que el verdadero Trumbo fue una pistola, un intelectual divertido, incisivo y muy prolífico, que legó guiones que van desde 'Espejismo' a Espartaco, mas fue a la vez un comunista, un traidor, un diablo y un terrorista para algunos. El resultado es un biopic brillante en la parte histórica, que crea un mosaico que mezcla noticias y un gran número de escenas sin ese brillo, visualmente planas y mal iluminadas. Una obra que prefiere centrarse en el drama familiar, concluyendo que es imposible saber si los realizadores no confían en la audiencia o simplemente no tienen las tripas o el corazón para hacer justicia a esta historia. Se pregunta si el propio Trumbo se reconocería en esta ficción. (Comentario: Bryan Cranston como guionista de un Hollywood bajo asedio. The New York Times)

En España también encontramos alguna crítica negativa, entre las muchas que alaban el film de Jay Roach, como la de Nando Salvá que comienza con una cita, al parecer del propio Trumbo que hace suya, una de esas expresiones desesperadas que guían al que padece una injusticia y no encuentra apoyos, pero que se convierte en ambigua cuando la expresa aquel a quien se supone en pleno dominio de su razón, y que suele responder a un discurso que se sitúa por encima del bien y del mal, un relativismo dificilmente asimilable: "«Fue un tiempo de maldad, y ninguno de quienes sobrevivimos salimos indemnes. No tiene sentido buscar heroes y villanos o santos y demonios porque no hubo. Solo víctimas», declaraba en 1971 el guionista Dalton Trumbo." Claro que es muy difícil imaginar víctimas sin verdugos excepto en aquel famoso gag de la película de Tom Shadyac, 'Mentiroso compulsivo' (1997), en la que Jim Carrey se da una paliza a sí mismo para autolesionarse e incapacitarse para defender a una mentirosa y odiosa cliente. Claro que la hilaridad la provoca lo absurdo de la situación, Y, aunque son quienes nos gobiernan los que protagonistas de estas cazas de brujas, afortunadamente no son tan frecuentes ni obligan a cientos de escritores, cineastas y actores a emigrar, esconderse o ser encarcelados si no denuncian a sus compañeros para salvar la piel. Si queremos generalizar parece que el enemigo era el cine empeñado en contar historias y abrir ventanas al mundo, una tarea didáctica que algunos consideran poco conveniente. Quien sugiere que, de haber conocido los excesos del stalinismo, el guionista quizás hubiera actuado de otra manera (¿hubiera denunciado a compañeros que estaban a miles de kilómetros de la Unión Soviética?), concluye dando un argumento para descalificar el film  muy similar  al que usa Manohla Dargis: " (...) desaprovecha la ocasión de satirizar la hipocresía y la paranoia de la época en pos de una narración encorsetada por la linealidad cronológica, y por una factura de telefilme, que aniquilan el drama. Es probable que Trumbo no estuviera contento con Trumbo, y en realidad de eso se trata. «Voltaire dijo: no estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo, y esa es la idea de la película», explica Cranston. «Habrá gente de derechas que nos criticará por haberla hecho, y estaré encantado de que lo haga." (Dalton Trumbo, el genio amordazado. Diario 'El Periódico', 14 de septiembre de 2015).

Pero que nadie se alarme: también hay críticas positivas ante unos acontecimientos históricos criticables. Luís Martínez hace una crítica positiva de una película que narra el hecho más vergonzoso de la historia de Hollywood que castigó a aquellos que intentaron dotar de contenido social a la  mayor fábrica de entretenimiento se la historia, el cine, y lo hace casi en clave de comedia, o casi. Pero en contra de lo que sus enemigos pretendían "su carrera, lejos de acabarse se multiplicó por mil. Pasó a ser una de las figuras más destacadas de la lista negra al más célebre negro de Hollywood. Su actividad se multiplicó hasta el agotamiento. Y siempre dentro de una bañera de agua caliente (a él se debe ese cliché mil veces parodiado) con la máquina de escribir humeando. Y no sólo por el vapor del agua. Entre 1947 y 1960, fecha en la que volvió para firmar con su nombre el guión de Exodus de Otto Preminger, sus trabajos de doble crecieron. Y cómo. Hollywood se había quedado sin quien le escribiera.Y en esa prolífica carrera en silencio, obtuvo dos Oscar. El primero por la imprescindible Vacaciones en Roma, de William Wyler, en 1953.(...) El segundo llegaría tres años después con El bravo, de Irving Rapper. En este caso, la firma corría a cargo de Robert Rich, que no era sino uno de los pseudónimos más célebres y celebrados de la historia del cine. (Dalton Trumbo: El inquilino comunista. Diario 'El Mundo', 15 de septiembre de 2015).




No hay comentarios:

Publicar un comentario