Páginas vistas en total

jueves, 31 de marzo de 2016

Abraham Lincoln:Cazador de Vampiros.








Ficha técnica, carteles, sinopsis, trailer (Pinchad aquí).

Comentario:



Hay dos citas en el texto cinematográfico dirigido por Timur Bekmambetov. basado en un guión de Seth Grahame Smith &  Simon Kinberg, basado en la novela de Seth Grahame Smith: un escritor de best-sellers. ('Orgullo y prejuicio y zombies y Abraham Lincoln, Cazador de Vampiros),  actor. guionista y productor de cine y televisión, con el apoyo de Tim Burton : un texto bíblico que reza:"Tu nombre será Abraham, porque te he constituido padre de una multitud de pueblos." Génesis 17:5 , que alude a la unificación de los 52 Estados Americanos  sometidos por la fuerza de las armas, gentes de orígenes distintos (ingleses, franceses, españoles) con idiosincrasia e ideología diferente, cuyas secuelas perduran hasta los momentos actuales, en los que la Corte Suprema de los Estados Unidos ha suprimido la bandera confederada de las matrículas de los coches; la segunda es un afirmación del único vampiro que está del lado de los vivos, Henry Sturgess, interpretado por Dominic Cooper: " El auténtico poder no viene del odio sino de la verdad." Soy consciente de que cada uno de nosotros se cree poseedor de la verdad más absoluta, y que  las creencias son hijas de la ideología, que preside todos y cada uno de los discursos que pronunciamos, con más o menos sabiduría y capacidad de transmitir a los demás.

Timur Bekmambetov está muy condicionado por el gusto de su mentor, Tim Burton,  por los no-muertos, fiel a la literatura mashup, que invade textos o historias clásicas con estas criaturas, ya sean vampiros, licántropos, zombis antropófagos, basándose en el precedente que creó  "Orgullo y Prejuicio y Zombis (2009), al que siguieron gamberradas como Android Karénina (2010) de Ben H. Winters , Incluso  Peter Medak  (Al final de la escalera) convirtió a los washingtonianos en caníbales y a Lincoln en un caza-vampiros, parodiando la fe del americano medio en las mentiras  que les contó Bush para invadir Irak, que los hace vulnerables y sensibles a cualquier patraña. O sea que la historia que cuentan director y guionistas tiene un sustrato en otras obras. obedezcan a o no a leyendas urbanas.

Según Fernando Navarro, realizado un examen clarividente del film, que usa metáforas que pueden dotar de interés a una película que aparentemente camina por otros derroteros, los de la simple evasión o entretenimiento sin más, y sin pasar por alto la creencia del director de que el público busca, y en eso tiene razón, productos provocadores, anti-sistema y contraculturales, como ha ocurrido otras veces en la Historia, defendiendo el derecho de las masas a luchar por la imposición  de  su propia cultura, la expresión viva de sus sentimientos acerca de lo creativo, lo estético o lo lúdico, tiene un efecto bumerang al convertir al desacralizado representante de los poderes fácticos, al Gran Emancipador, en un superhéroe que lucha contra la decadencia de  nuestra civilización de las 'luces', racionalista y científica, y especialmente contra sus fantasmas personales.

Tras colocar cada cosa en su sitio, (que no es poco) Antonio José Navarro no duda en sumarse al resto de la crítica y admitir que estamos ante una mala película divertida, sin llegar a la inelegancia de Peter Travers (Rolling Stone), al que le resulta chistoso afirmar que la película merece una estaca en el corazón. Timur Bekmambetov se mueve entre el más atroz de los ridículos (Antonio José Navarro) y cierta sofisticación visual, que era de esperar en una producción de Tim Burton, y ésta es la razón de que resulte divertida pues convierte la basura naïf en oro modernista.

Una comedia de verano divertida, sin más pretensiones, pero que goza de la experiencia de alguno de los  miembros del equipo de realización. La lectura dependerá de la experiencia extradiegética del espectador y de su capacidad de  sacar jugo a un film, de momento no muy bien considerado. Aceptando, pues, que puede haber molestado convertir al padre de la patria en un vulgar cazador de vampiros, que no son otra cosa que los señores hacendados y esclavistas del Sur, que poco a poco van ganando adeptos entre los capitalistas del mundo, 'compi yogis' con los que es imposible luchar, ya que cada vez son más y más.  Necesitan ante todo cantidad de 'plata', como llaman los sudamericanos al dinero,

De nuevo la leyenda se mezcla con la realidad. Los relatos fabulosos parten del origen mismo del cristianismo, cuando Judas, el invitado número 13 a la última cena', vendió a su maestro por 30 monedas de este metal precioso. Desde entonces, recordemos que a Adán se le mató, porque él lo pidió cuando tenía 900 años, con una estaca de madera clavada en el corazón, procedente de un árbol del huerto de Getsemani, (Retablo de San Bonifacio Ferrer. Museo San Pío V de Valencia ) se destruye (no se puede matar una materia que ya está muerta) con balas de plata, el símbolo de la entrega de Jesús a sus verdugos, lo que convirtió a este metal en maldito. Esto explica por qué los vampiros (gente aristocrática) no llevan jamás algo de plata, ni se reflejan en los espejos, porque están hechos, como todo el mundo sabe, con nitrato puro de plata. Fue lo único que Dios dejó fuera del alcance de los vampiros, lo único que jamás podrían poseer y los incapacita para el poder legítimo, porque simboliza su traición.

Escritores, realizadores y productores siguen insistiendo en el valor de la leyenda, de los hechos heroicos de unos pocos a costa de la sangre de la mayoría, y de la distinción entre la venganza, por un hecho que afecta a un solo hombre, frente a la defensa de la justicia en beneficio de toda la humanidad. Esta disyuntiva las salda el estadista en su testamento vital : "Les corresponde a unos pocos impedir que esta siga siendo una nación de hombres no de monstruos., y no lo hacemos por un solo hombre, sino por el bien de la humanidad." Hay que evitar a la gente con buenos modales puede ser uno de ellos; pero si alguno tenía duda a quién se estaban refiriendo los responsables del guión y la dirección, la batalla de  Gettysburg elimina todas las dudas: Los unionistas disparan balas y bombas de plata a los confederados del Sur, portadores de poderosos colmillos.

La conclusión, panfletaria para algunos, no puede ser más clara: "Hace ocho décadas y siete años nuestros padres fundaron en este continente una nueva nación concebida en libertad consagrada a la premisa de que todos los hombres fueron creados iguales y que el gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo no desaparecerá de la tierra. Los enemigos han emprendido la huida: unos a Europa, otro a América del Sur y otros a Oriente. porque han comprendido que EE.UU. será siempre una nación de hombres vivos, de hombres libres." ¿Qué es pues lo que se critica? ¿El discurso o la forma? ¿o acaso el introducir elementos de la literatura mashup en la leyenda del héroe de los héroes?





No hay comentarios:

Publicar un comentario