Páginas vistas en total

miércoles, 16 de marzo de 2016

Mickey Ojos Azules. Comentario







Ficha técnica, sinopsis, cartel, fotografías, trailer. (Pinchad aquí)

 Comentario:

Han transcurrido casi diecisiete años desde que Kelly Makin hizo  esta película, una comedia muy divertida sobre un honrado y estirado empleado de una casa de subastas de arte en Manhattan, que se enamora de la hija de un gángster siciliano. Hasta aquí entramos en algo absolutamente normal y frecuente en las películas de la mafia italiana en Estados Unidos. Recordemos 'Una terapia peligrosa', dirigida por Harold Ramis en 1999. Pero lo que hoy dota de especial interés este film es la detallada descripción, en tono cómico e irónico, de cómo los delincuentes blanquean el dinero obtenido de forma criminal, que adopta diferentes formas: paraísos fiscales, compra-venta de obras de arte o el famoso pitufeo o  lavado que predomina en las  microfinanzas. La escasa calidad de los cuadros, por los que se pagan cantidades exageradas y la agresiva y violenta temática de los mismos dan pie a los gags más divertidos. 

A pesar de que Kelly Makin fuerza un happy end bastante poco creíble, aunque haya optado por el tono de comedia en el que se pueden aceptar mayores desvíos de la realidad, el realizador logró dejar constancia de un hecho que se estaba produciendo a la vista de todos y que se ha ido extendiendo como una mancha de aceite que ha acabado pringando a demasiados implicados en este tráfico ilegal, precisamente debido a la impunidad. Una razón que nos permite confirmar la ceguera de los jueces a que se refiere Noël Simsolo en su estudio de las crónicas negras, que, si hoy revisaran sus artículos, quizá sintieran un poco de vergüenza. Magnífico y tronchante Hugh Grant, cuyo aire de timidez y contención, que a algunos no les gusta, contrasta ferozmente con la falta de principios de los mafiosos, cuyo único objetivo es conseguir la mayor cuota de poder, que sólo se consigue acumulando enormes cantidades de dinero.

El personaje femenino es francamente ambiguo: teme confesar a su prometido la categoría humana de su padre, pero se desentiende de los problemas cuando mata accidentalmente a un hombre, dejando a los de su sexo que resuelvan sus problemas, aunque adopta un papel bastante secundario, descansando el film en los hombros de su padre y su novio, y algún que otro gángster de la familia, empeñados en el lema latino de 'do ut des' (te doy para que me des) que consiste en beneficiar al individuo que utilizan para blanquear su dinero negro, perjudicando, por supuesto, a la competencia.





No hay comentarios:

Publicar un comentario