Páginas vistas en total

sábado, 12 de marzo de 2016

Vidas Furtivas. Sally Potter








::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Ficha técnica:

Título original: The Man Who Cried.
País: Estados Unidos.
Año:2003.
Duración:97 minutos.

Dirección: Sally Potter
Guión; Sally Potter.
Casting: Irene Lamb; US: May Colquhoun. Casting director: Frederique Moidon.
Director de Fotografía: Sacha Vierny.
Música original: Osvaldo Golijov.Interpretado por Kronos Quartet. Close your eyes de Oswldo Golijov;Je crois entendreencore de Georges Bizet; Di Quella Pira de Guseppe Verdi...
Editor: Herve Schneid, a.c.e.
Directores artísticos: Laurent Ott, Ben Scott.
Decoradores del set: Philippe Turlure, Maggie Gray.
Coordinadores de especialistas: Joelle Balland, Pascal 'Chino' Madura, Andy Bradford.

Diseño de Vestuario: Lindy Hemming.
Diseño de maquillaje:Kevin  Trehy.
Diseño de peluquería: Jan Archibald.

Productor: Christopher Sheppard.
Productores ejecutivos: Tim Bevan, Eric Fellner.
Co-productor: Simona Benzakein.
Diseño de producción: Carlos Conti.
Compañías. Productoras: Universal Pictures & , StudioCanal, presentan a Working Tittle Production, asociado con Asvenure Pictures. Distribución de video: Lauren Filma.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Christina Ricci :Suzie,
Oleg YanKovsky: Padre.
Claudia Lander-Duke: joven Suzie
Cate Blanchett: Lola,
John Turturro: Dante Dominio,
Johnny Depp: César,
Harry Dean Stanton: Felix Perlman



Sally Potter.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

'Vidas furtivas' muestra el dolor de un grupo de hombres vistos a través de los ojos de Suzie, una joven apartada de su lugar, cultura y lenguaje, que busca recuperar su identidad y reencontrar a su padre. A través de su mirada somos testigos de la devastación que padecen los hombres a causa de la miseria y las guerras separados de los suyos y de sí mismos.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario del blog y críticas: 

Hoy que el fenómeno de la emigración de multitudes que buscan refugio en diferentes países de Europa, cobra especial importancia el film de Sally Potter, una realizadora que ha recibido premios importantes a lo largo de su carrera, desde que realizó su opera prima para la gran pantalla y  obtuvo el Premio del Público, 'Zitty', del Festival de Berlín para 'Los buscadores de oro' (1983); después llegó Orlando, que recibió el reconocimiento de los mejores festivales del mundo (Venecia, Cine en Femenino, Varenne de Dinard, Tesalónica, San Francisco, Agrigento, San Petersburgo, Durban, Sitges, Círculo de Críticos de Londres, Error de oro, Premios Independientes Spirit). Una circunstancia que se ha repetido casi en cada una de sus películas ,( La lección de tango, 1997, Vidas futivas y Si ). 

Vidas Furtivas consiguió  el Premio FFCC de Críticos de La Florida, el World Soundtrack Awards, nominada al premio mundial para la BSO o el National Board of Review para la mejor actriz de reparto, Cate Blanchett. Por esta razón sorprende que en su momento dijera Javier Ocaña, ('El País) que 'Vidas furtivas' es quizá la mejor película de la directora lo que tampoco es mucho; que Francisco Marinero, (diario 'El Mundo') se subiera al mismo carro y osara calificarla de folletín decimonónico o que Elvis Mitchell, (The New York Times), al que se le pagaba para que entendiera, afirmara que es difícil meterse en una película que no sabes de que va y que lo único seguro es que dura cine minutos.
En el comienzo del siglo XXI parece que muchos, subidos en el carro del progreso y el enriquecimiento rápido, al menos intelectualmente, parecían no entender el mundo que los rodeaba y olvidaban, como se encarga de recordar Javier Gómez Tarín, que la mirada del espectador está siendo dirigida (siempre y en cualquier género) por un discurso y, por su propia esencia, todo discurso responde a su voluntad de persuasión. Así pues, el disfrute deviene en vehículo transmisor de un imaginario que penetra con la mayor de las suavidades en las mentes desarmadas." (1)

El mismo  autor, un experto en la teoría de los lenguajes de la Universidad de Valencia, advierte que la construcción definitiva del discurso depende de la confluencia de la experiencia personal de los espectadores y el espectáculo ficcional, e incluso del momento en que se construye el discurso final, que en la actualidad es a todas luces  muy diferente al momento en que estos críticos construyeron el suyo, haciendo buena la sentencia de Noël Simsolo que habla de la ceguera de los jueces. "Vidas furtivas" es la crónica del desarraigo, del judío ruso que abandona su país en 1927, en vísperas del crack de la Bolsa de New York de 1929, que desembocó en la primera gran depresión que provocó la Segunda Guerra Mundial en el solar europeo.

Suzie (Christine Ricci), tiene que sufrir, siendo una niña, ver cómo su padre marcha a tierras extrañas y muy lejanas acuciado por la necesidad de sobrevivir y sacar adelante a su breve familia, en los peores momentos de la historia de Occidente. Cuando la niña, que no tiene noticias de su padre, se pone en marcha para seguir sus pasos, no consigue llegar al 'Dorado', Estados Unidos, donde se supone que se encuentra su padre, llegando a Inglaterra, un país en el que recibe una educación británica olvidando su propia lengua, y, ya adulta, se traslada a París en vísperas de la gran conflagración, cuando muchos, desde diferentes posiciones, tanto económicas como ideológicas, no eran capaces de entender lo que les venía encima, tanto la casera de Suzie y su compañera Lola, que se siente segura en París y no prevé la invasión de las tropas nazis, o el cantante de opera Dante Dominio, interpretado por John Turturro, que defiende una especie de sueño europeo que descansa en el esfuerzo individual, una postura que la lleva a la delación y la lucha armada, sin percatarse de que, quien se involucra en el genocidio y la traición, si pierde la batalla, se convierte simplemente en un asesino.

Sally Potter dirige su cámara hacia el padecimiento de las masas que provocan las guerras, como estamos viendo en estos momentos con los movimientos migratorios de los sirios que buscan refugio, que entonces huían de su tierra y de su casa por ser judíos, negros, comunistas o ...gitanos. Para ello opta por un lenguaje que, en determinados momentos, se aproxima al realismo mágico, en especial cuando contempla con grandes dosis de fascinación y de romanticismo la imagen del gitano, Cesar, interpretado por Johnny Depp, un joven que pertenece al colectivo que funciona como una inmensa familia. Todo el mundo conoce la idiosincrasia del pueblo gitano, que se rige por sus propias reglas y opta por un nomadismo que asume voluntariamente, sin que nadie se lo imponga, lo que convierte a este joven en un ser  fantástico, que monta en un bello caballo blanco, un símbolo que adopta Aharon Keshales en Big Bad Wolves (2013), al caracterizar al árabe desalojado de sus tierras, un elemento que funciona como una cuña mágica en un film no solo realista, sino un terrible y sangriento thriller. Suzie queda embelesada ante el hombre arrogante que hace por propia voluntad lo que ella realiza forzada por las circunstancias, y que resulta tan molesto al  hombre sedentario y que es capaz de matar por trepar, como las cagadas de su caballo en el escenario en el que Dante, el italiano fascista, interpreta su papel de estrella del bel canto. Un film que definitivamente demuestra que toda la población, sin excepciones, pueden estar sometidas a estos vaivenes, o puede perder la vida mientras sueña en una piscina o canta en  un palacio, mientras todavía quedan pueblos que han elegido errar cargados con sus escasas pertenencias y no someterse a nada ni a nadie, lo que no les exime de las represalias de los poderosos, como sucede con el resto de los que huyen de los conflictos armados por los caminos.

Un film esencialmente triste, que incide en las consecuencias sobre la población de las decisiones de los que rigen los destinos de los demás, coincidiendo, de alguna manera con películas tan pesimistas como 'El huevo de la serpiente' de Igmar Bergman, que se estaba incubando sin que la población se percatara de ello, aunque la miseria había llegado a tal punto, que el marco había perdido todo su valor y acudía a coger su ración de carne cuando un animal caía muerto en la vía pública.
(1)  El espectador frente a la pantalla: percepción, identificación y mirada.
<

No hay comentarios:

Publicar un comentario