Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

sábado, 16 de abril de 2016

Badlands . Terrence Malik






Cartel, Ficha técnica, sinopsis, críticas ...(Pinchad aquí)

Comentario:


En este film de 1973, su primer largometraje, ya estaban presentes algunas características que marcarían el estilo del realizador como el panteismo que domina la naturaleza, la poesía en el tratamiento de la imagen y la deconstrucción en el desarrollo de los personajes, que permite que el espectador vaya accediendo intelectualmente a unos arquetipos individuales que generan las crisis económicas, seres inadaptados como Kit, diez años mayor que Holly, una joven que todavía acude a la escuela, sin formación ni capacitación para incorporarse a la vida adulta en momentos de máximas dificultades. 

El lenguaje visual es todavía clásico, contenido, esteticista, filmado con cámaras tranquilas, minimalista y muy eficiente. La música dota de misticismo a la imagen, y la combinación de ambas formas de expresión alcanza un climax religioso en el incendio de la casa del padre de Holly, en la que no sólo se destruye su cadáver, sino todos los objetos que acumuló en su vida y que debieran quedar testimonio de su paso por ella. Nada queda de él, excepto las noticias de la prensa que lo relacionan con el hecho luctuoso de su muerte.

La hija asiste impasible a la destrucción de su pasado. Pero, a diferencia de otras realizaciones de la década de los 90, como Tony Scott y Oliver Stone, que abordaron el tema de una pareja de jóvenes delincuentes, en el caso de Kit todavía existe un intento de justificación ética o moral, por débil que sea, y un reconocimiento final de que en algún momento sintió satisfacción al matar. El joven es un psicópata sin formación, que no sabe ni leer, que ha desempeñado las tareas más sórdidas de la sociedad, trabajando como basurero, lo que le provoca el desprecio de los vecinos. Pero no es un personaje afectado por el resentimiento, sino un absoluto 'descerebrado' que se mueve por impulsos irrefrenables y que busca la notoriedad por cualquier procedimiento, algo que en efecto consigue. 

Los policías y militares que lo detienen lo saludan como a un héroe, un experto criminal que les regala recuerdos personales, como el mechero con el que quemó la casa del padre de Holly, su peine o algún que otro pequeño objeto personal. El miedo de la sociedad a este tipo de criminales se materializa en el encadenamiento de que es objeto, una vez detenido; años más tarde, en la década de los 90, los mecanismos de inmovilización se sofisticarán con Hanibal Lecter, un sociópata más refinado y sanguinario. El personaje que interpreta Martin Sheen, cuya imagen se asocia constantemente en el film con la de James Dean, es inculto, torpe de movimientos, y sólo tiene a su favor la belleza de su juventud y la intrepidez de sus acciones, que lo convertirán en un héroe romántico para el diestro en el manejo de las armas, aunque actúe como un ángel exterminador cada vez que se encuentra con un ciudadano indefenso, por mucho dinero que tenga.







No hay comentarios:

Publicar un comentario