Páginas vistas en total

viernes, 8 de abril de 2016

Julieta. Pedro Almodóvar.






Cartel, fotografías, ficha técnica, sinopsis, trailer. (Pinchad aquí)


Comentario:


Lo cierto es que se siente cierta decepción en el ambiente a medida que avanza el film del realizador manchego, especialmente por las expectativas generadas por sus fans, como Luís Martínez (1) para quien el cineasta se reinventa y sorprende con un calculado, intenso y deslumbrante estudio sobre la pérdida, con el objetivo prioritario de no llorar ante la cámara. Y además algunos sentimos cierta vergüenza al haber vuelto a poner ciertas ilusiones de que Almodóvar hubiera sido capaz de tratar un tema como éste, sobre la pérdida o el resentimiento, de manera universal, y si en 'Tacones lejanos' españolizó el tema de 'la sonata de otoño' de Bergman,  que a todos más o menos nos espera al final de nuestras vidas, ahora se deja contagiar de la idiosincrasia canadiense para tratar el tema de la soledad y el abandono desde una perspectiva nada española, porque, diga lo que diga el que lo diga, la forma en que Julieta pierde a su hija tienen más de ciencia-ficción de la mala en nuestro país, ( lo es posible que se produzca alguna vez), que de relato trágico de unas vidas marcadas por el destino.



La vejez, la enfermedad y la muerte son en sí mismas una tragedia, aunque Julieta tiene algo más que muchas mujeres que, después de dedicar su vida entera a sus descendientes en solitario, ya sea a causa de la muerte de su compañero, o a su divorcio del mismo, se ven absolutamente solas y abandonadas por todos. Julieta tiene un amante que la quiere y que está dispuesta a compartir el final de su vida con ella, cuando todavía están en condiciones físicas aceptables para llevar una vida con normalidad. El final edificante y aleccionador, así como ciertas citas  presuntuosas a Patricia Haighsmith, o la similitud fonética entre Xoan y Swan, constituyen subrayados culturales muy fuera de lugar. Dice Jordi Costa que "la complejidad de las cosas (las cosas que hay dentro de las cosas) parece no tener fin" (2), y dice la verdad. Lo que sucede es que en la historia que nos cuenta Almodóvar (desconocemos el tratamiento que da a sus cuentos Alice Munro) no tiene nada de complejo y es, al contrario vulgarmente obvia. Afortunadamente el complejo de culpa no hace que se abandone con frecuencia a las personas que amamos, borrándolas de nuestras vidas, como si nunca hubieran existido, como afirma Jordi Costa, razón por la que el guionista y cineasta se ha de inventar un final  tan excepcional y extraño en nuestro país, como el que pone fin a su historia.




No se puede negar que, como afirma Oti Rodriguez Marchante "el «drama puro», «la contención», «las emociones» y toda esa novedad de su última película están más en la profunda interpretación y el rostro desolado de Emma Suárez, que en el propio argumento (3)  Julieta es uno de los filmes de Almodovar más minimalista y contenido, incluso en la música a cargo de Alberto Iglesias, un score triste y en ciertos momentos hasta fúnebre , una percepción que puede ser muy singular, con un última concesión a la emoción en los momentos finales de la película en la que suena la voz de Chabela Vargas.

La tragedia que narra Almodóvar es universal y está mucho más extendida de lo que puede parecer, porque la familia es el recinto sagrado en el que se ahogan todos los sentimientos y en el que abundan todas las complicidades, algo que hace posible que el amante de Julieta, un hombre culto y bien formado, no haya sido capaz de advertir el secreto que su amante esconde y la razón por la que no quiere abandonar Madrid, después de decidir instalarse definitivamente en Lisboa. El problema reside en la narración misma y en la puesta en escena, en la que el tratamiento onírico de la primera parte ahoga ese discreto encanto de la burguesía que tan bien supo tratar el gran Buñuel: la represión de las emociones, la contención de las lágrimas. A ello se suma la evaporación del rasgo más almodovariano, que abandona a la clase que lo hizo célebre: el humor.

La película dura 96 minutos, pero a muchos se les hace demasiado larga. Lo hemos observado.




(1) Pedro Almodóvar: El dolor exige discreción. Diario 'El Mundo', 4 de abril de 2016.
(2) Para conocer a la chica Almodóvar más compleja. Diario 'El País',
(3) Crítica de Julieta: la toalla y el tiempo. Diario ABC., 8 de abril de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario