Páginas vistas en total

lunes, 4 de abril de 2016

La herencia Valdemar.






:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:


Título original: La herencia Valdemar.
País:  España.
Año: 2010.
Duración: 110 minutos.


Dirección: José Luís Alemán.
Guión: José Luís Alemán; argumento de José Luís Alemán, inspirado en H.P. Lovecraft.
Dirección de Fotografía: David Azcano.
Música: Arnau Bataller.
Montaje: Frank Gutiérrez.
Director de arte: Luís 'Koldo' Vallés.
Técnico de sonido: Antonia Rodríguez  "Mármol"
Efectos especiales: Reyes Abades.
Supervisor efectos visuales: Luís Tinoco.


Diseño de Vestuario: Bina Daigeler.
Peluquería: Mara Collazo.
Maquillaje: Kaitlin Acheson.
Efectos especiales maquillaje: Plan 9 Fic.


Productor: José Luís Alemán.
Productor ejecutivo: Iñigo Marco.
Dirctor de producción: Miguel Ángel González.
Compañías. Productoras: Universal Pictures International Spain, S.L., La Cruzada Entertainment, S.L.



Intérpretes:


Daniele Liotti: Lázaro
Oscar Jaenada: Nicolás,
Laia Marull: Ñeonor,
Silvia Abascal: Luisa,
Rodolfo Sancho: Eduardo,
Ana Risueño: Dra. Cerviá
Ana Bullon: Beatriz,
Paco Maestre: Aleister Crowley,
Santi Prego: Santiago,
José Luís Torrijo: Dámaso,
Laura Toledo: Belle Gunnes,
José Torija: engendro.
Norma Ruíz: Ana,

Colaboración especial.


Paul Naschy: Jervás,
Eusebio Poncela: Maximiliam.



Sinopsis:

Luisa Llorente desaparece cuando visita la misteriosa mansión Valdemar. el Presidente de la compañía en la que trabaja contacta con  Ncolás Travel, un detective privado.


Comentario:



En la secuencia inicial José Luís Alemán comienza con la deconstrucción del género y la presentación de los elementos que lo caracterizan: gato blanco de angora, viento espontáneo  y sin explicación aparente que mueve las hojas de un álbum hasta llegar a la fotografía de la residencia gótica y tétrica de los Valdemar, una actitud que mantiene en la primera secuencia con la entrada de Luisa, (Silvia Abascal), en la mansión, sin luz, solitaria, con telarañas, como corresponde a un espacio que fue habitado por alguien que pereció de forma extraña, y otros sonidos y visiones extrañas de las que participa el espectador, pero no la protagonista, un recurso demasiado manido que ya no sorprende a casi nadie, hasta dar rápidamente, casi al inicio de la secuencia post-créditos, con una criatura (¿?) que nos introduce en el tren de la bruja.


Muchos cabos quedan sueltos al final de esta historia, cuyos espeluznantes créditos y algunas imágenes que se van diseminando a lo largo del film no tienen explicación e introducen cierta desorientación, provocado ex profeso, con muy mala pata, para servir de preámbulo a la segunda parte que se anuncia en la propia película con la fórmula antigua de 'Continuará', de forma burda, una estrategia equivocada que permite  decir a Javier Ocaña que 'La herencia Valdemar' es una película sin terminar, una película 'sin pies ni cabeza', que revela que, a pesar de la presuntuosa presentación, José Luís Alemán no domina el género, ni conoce la forma de generar tensión, a pesar de que parece tener todos los recursos en la mano, que maneja peor que un aficionado (que no sé lo que es exactamente). A Irene Crespo, (Cinemanía), parece, sin embargo, según afirma ella misma, que la deja demasiado expectante para la secuela. Lo peor es que no, ni siquiera,  es lo suficientemente mala como para formar parte de grupo de películas agrupadas bajo la etiqueta 'de culto'.


Estos días la podéis ver en el canal BUZZ y formar vuestra propia opinión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario