Páginas vistas en total

domingo, 3 de abril de 2016

Transporter Legacy.






Ficha técnica, sinopsis, carteles, críticas, breve comentario, trailer. (Pinchad aquí)

Comentario.

Camille Delamarre, de la mano de sus guionistas, y en especial de Luc Besson, un francés que ha logrado igualarse y en algunos casos superar a sus colegas norteamericanos, en films de acción tan sobresalientes como El Profesional, (León),  en el que hace su aparición una adorable adolescente, Natalie Portman, en uno de los mejores papeles de su vida profesional, o la reciente Lucy, una lección de lo que hay que hacer para cambiar el modo de representación de la mujer en el cine, recoge el legado  de la  película  dirigida por Louis Leterrier  y Corey Youen y producida también por Luc Besson. La película se basa en una serie de films de BMW, 'The Hire', y estaba protagonizada por Jason Statham. 

Delamarre divide su película en los clásicos tres actos reparadores, (terapéutico, curativo o reconstituyente ) , y en cierta medida consigue que el público salga feliz y satisfecho del cine, con la conciencia tranquila, bien content...(1)  En el primer acto, el planteamiento,  las cámaras nos sitúan un pueblecito en la Costa Azul en 1995,, en la que abundan comercios que giran en torno al  negocio carnal, como los Sex Shop,  cuyas calles son tomadas por una nueva mafia de la prostitución. Una joven baja del coche, dispuesta a ejercer como trabajadora del sexo, mientras las lágrimas discurren por sus mejillas,.Una gran elipsis nos sitúa "Quince años después" y el público entra en el segundo acto, el de la confrontación con el tema que se le plantea, el nudo de la historia, en el que Fran Martín Jr., (interpretado por Ed Skrain, ya no es un espía a la antigua usanza, como su padre, Frank Senior, (Ray Stevenson), sino que en el inicio de la era tecnológica-digital, en la que las gentes han decidido decantarse por los liberales en la dirección de los gobiernos, adelgazando los estados, se ha convertido en una especie de man in black, un hombre de negro al servicio del mejor postor, cuya única arma son sus puños de acero, un Hércules posmoderno; ahora el coche que usa ya no es un Aston Martin, como los agentes al servicio de Su Majestad Británica, ni un BMW, como los de la serie, sino un. Audi, al que cambia la matrícula de acuerdo con sus necesidades. La diferencia con su padre es que a éste, tras muchos años de servicio como funcionario, le ha quedado una pensión de jubilación rala, que no llega a los 800 euros, por lo que se queja de que  ha pasado un montón de años ganando dinero sin tener tiempo para gastarlo y ahora que tiene tiempo, no tiene  dinero, aunque si hábitos caros, como beber vino que puede llegar a valer 900 euros la botella, gracias a trabajitos que hace para su hijo, aunque, en el fondo, es una especie de criptonita para su vástago, ya que es secuestrado cada vez que se le quiere debilitar. La conclusión es más o menos feliz, según como se mire.

Como ocurre con las películas de Besson, las mujeres desempeñan un papel muy importante y se convierten en el motor de la acción, a pesar de que el film pertenece a un género muy masculino, aunque su presencia aumente el atractivo para los hombres que disfrutan con la acción y la presencia de féminas bellas, que en algún momento evocan a la 'femme fatale' de Brian de Palma. Dos hechos más son destacables: la multiculturalidad y la diferencia racial en el grupo de mujeres que se identifican con los personajes de Alexandre Dumas, (D'Artagnan, Athos, Porthos y Aramis, cuyo juramento repiten en cada ocasión en la que se van a jugar la vida: 'Todas para una y una para todas') . Como buenos franceses, recurren a sus referentes culturales. Sin embargo, como mucho cine polar, al que parecen querer volver estilísticamente, al menos en la contextualización de los personajes y en los paisajes que se abren y dejan al espectador ver más de lo que sugieren los rostros de los personajes, se deja influir por el héroe del western, que, con independencia de que se enamore o no, debe seguir su camino, una vez resuelto el conflicto que favoreció la relación con una o más mujeres, y se ha restablecido el equilibrio roto por cualquier circunstancia.  La partner de Frank, Anna, encarnada por Loan Chabanol, la prostituta, procedente de un país pobre, lo que no justifica el hecho de que su propia madre la vendiera por 500 euros a los mafiosos, que se dedicaban a la trata de blancas y que la obligaron a prostituirse en las calles, se mueve por el deseo de venganza, en el que le acompañan tres colegas a cuyas familias recompensará económicamente, en un acto de suprema justicia.

Lluís Bonet Mogica nos introduce en el film, confrmando en gran parte nuestra visión del film, con algún información adicional de los títulos precedentes, de la célula de la que surge la franquicia cinematográfica: " Nueva secuela de la taquillera serie, fílmica y televisiva, Transporter. El joven londinense Ed Skrein asume el personaje protagonista, sustituyendo a Jason Statham. Es un tipo silencioso, imprevisible y tremendamente al volante. El francés Camille Delamarre transforma en imágenes un guión repleto de tópicos, pero lo hace con un ritmo electrizante y que no da respiro al espectador. Sin duda entusiasmará a los amantes del subgénero. (Transporter Legacy: Acción desenfrenada. 'La Vanguardia', 4 de septiembre de 2015).



(1) El guión del siglo XXI. El Futuro de la narrativa en el mundo digital,  Daniel Tubaut.  Colección Fuera de campo. Edit.ALBa, pág. 27)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario