Páginas vistas en total

lunes, 2 de mayo de 2016

Buscando a un amigo para el fin del mundo. Lorena Scafaria.





Ficha técnica:


Título original: Seeking a Fried For The End Of The World.
País: Estados Unidos.
Año: 2012.
Duración: 90 minutos.

Dirección: Lorena Scafaria.
Guión: Lorena Scafaria
Casting: Nicole Abellera, Jeanne McCarthy.
Dirección de Fotografía: Tim Orr.
Música: Jonathan Sadoff y Rob Simonsen.
Edición: Zene Baker.
Decoración del set: Kathy Lucas.

Diseño de Vestuario: Christin M.Burke.

Productores: Steve Goli, Mark Roybal. Joy Gorman Wettels.
Productores ejecutivos: Nicole Brown, Nathan Kahane.
Diseño de producción: Chris L.Spellman.
Compañías. Productoras: Focus Features, Mandate Pictures, Indian Paintbrush, presentan a Anobymous Content Production Distribuidora: Focus Features,


Intérpretes:

Brad Morris : Radio Announcer (voz),
Keira Knightley : Penny,
Steve Carell : Dodge,
Nancy Carell : Linda,
Mark Moses : Anchorman,
Roger Aaron Brown : Alfred,
Rob Huebel :  Jeremy,
Trisha Gorman : mujer llorando,   Penny
Adam Brody :  Owen,
Más créditos en Imdb.


Sinopsis:


(2012) Un hombre abandonado  la víspera de la caída de un meteorito que destruirá la Tierra decide buscar  a su novia de la adolescencia. Contará para ello  con la ayuda de su joven y guapa vecina.

Críticas:


Las críticas se dividen a partes iguales entre las muy positivas o las muy negativas, sin encontrar un punto intermedio para esta gran metáfora en torno al fin del mundo, al menos del mundo conocido.

Lorena Scafaria ha hecho una película que, o bien no se ha entendido muy bien cuando se la ha comparado con Melancolía de Lars Von Trier, que tiene mucha más mala leche y carga de misantropía, o se ha interpretado de forma mucho más naïf, respodiendo a la pregunta que muchos jóvenes inexpertor se hacen ante la posibilidad de que el fin del mundo se acerca y se plantean la distyuntva de esperar sentados o hacer todo aquello que prohibían las reglas morales, basadas en la costumbre o legales: ¿liberarte sexualmente? ¿pegar al jefe? ¿matar incluso?  Pablo O. Scholtz, tras presentar e interpretar a la protagonista no aporta datos significativos: " La opera prima de Lorene Scafaria, guionista de TV y de Nick y Norah, una noche de música y amor , parte de una premisa que atrae, y la va acicalando y renovando en cada escena. Cuando hace que Dodge deje la ciudad para ir a buscar al amor de su vida, el de la Secundaria, le adosa a su vecina (Keira Knightley, sí, con ese acento tan british)...." (1)

Lo más lamentable es la falta de gracia de todo el asunto, a tal punto que los mejores momentos (el conductor que ha contratado a un asesino profesional para acabar con todo antes de que todo acabe, la orgía en el local de comida rápida) son sepultados por la notable falta de chispa cómica del resto del metraje. Y si Carell atraviesa el recorrido con su habitual carisma, sorprende lo desabrido del personaje de Keira Knightley, reducido a una serie de muecas y monerías hipotéticamente simpáticas, producto de una más que desafortunada dirección actoral. Lo peor, de todas formas, viene después, cuando la película intenta ponerse seria y profunda." (2)

Rex Red valora positivamente el film de Lorena Scafaria, cuando afirma que: " Después de tantas películas apocalipticas infernales, Buscando un amigo para el fin del mundo es inteligente, digno y emocionalmente satisfactorio. El mensaje es simple. Si el final es inevitable, entonces es mejor hacerle frente rodeado por brazos de un ser querido que solo y triste en una cama vacía. Las decisiones que tome pueden conducir a algo extrañamente parecido al optimismo."  (3)

(1) "...que se acaba el mundo". Diario Clarin, Argentina, 20 de Septiembre de 2012).
(2) " Dos a quererse", Página 12.  20 de septiembre de 2012.
(3) "Buscando un amigo para el fin del mundo" ofrece una química inesperada entre Carrell y Knightley. The New Yoek Observer, 19  de junio de 2012).



Lorena Scafaria



Comentario:


Lorena Scafaria, guionista, actriz, cantante y directora, de Holmdel Township (New Jersey), conocida por el guión de Nick & Nora (2006), para su opera prima ha optado por el género indie que, efectivamente, traslada al público la impresión de que ante la posibilidad de que se produzca una tragedia que afecte profundamente a nuestras vidas, y aunque cada individuo reaccione de una manera, no resulta extraño que se busque a un ser querido para no estar sólo ante el infortunio. Dodge, al ser abandonado por su mujer, que huye presa de un ataque de histeria, busca a una antigua novia, pero encuentra a una vecina, de cuya presencia no se había percatado, con la que establecerá una especie de conexión muy parecida a la de un romance producto de un flechazo, una atracción no buscada. Su recorrido por las carreteras convierten este film en una especie de road movie un tanto disparatada y no contribuye de forma especial ni al fondo ni a la forma de la historia.

Pero hay algo que hace y que me ha sorprendido gratamente. En tan extrema situación nos presenta diferentes actitudes, unas más justificadas que otras, que un buen observador del mundo que lo rodea hace tiempo que debiera haber advertido en esta prolongada crisis que nos debilita: la de aquellos que, conscientes de la gravedad de la situación, buscan la forma menos dolorosa del tránsito desde el mundo conocido hacia la nada o al cielo particular que le ofrecen sus creencias e ide3ología, un grupo al que pertenecen los dos protagonistas; la de aquellos a los que Ernesto Savater define como perfectos imbéciles, capaces de pedirse una hamburguesa cuando el avión en el que viajan está cayendo, de los que son un magnífico ejemplo el culturista que sigue haciendo sus ejercicios para modelar su cuerpo a quince días vista de que se acabe el mundo (no es el único ejemplo), y, por último, la personas más desinformadas, de menor nivel cultural, que no aspiran al cielo desde su propio infierno, que  no escuchan las noticias y que se sienten atemorizadas, creyendo que están siendo despedidas, cuando aquellos para los que trabajan las envía a su casa para que se reúna con su familia. Falta el grupo que martillea para sacar provecho. Cualquiera puede ver cómo se llenan las carreteras en los periodos vacacionales de usuarios de estas infraestructuras que no parecen tener dificultades para pagarse un hotel o disponen de segunda vivienda en la playa, que luego engrosan las filas de los que se presentan como 'desfavorecidos de la fortuna', y sienten cierta extrañeza porque los que actúan de esta forma no son unos cuantos sino varios millones.

Un fenómeno que hace evidente Lorena Scafaria, a la que hay que agradecer que no haga populismo metiendo a todo el mundo en el mismo saco, distinguiendo formas de ver la vida y de actuar en consecuencia. No es lo mismo buscar una persona con la que realizar un tránsito doloroso que acabar la vida midiéndote la cintura, porque detrás de una acción y otra se esconde todo un mundo. Y, desde luego, dejando al margen el esteticismo publicitario  de que hace gala Lars Von Trier en Melancolía que se apoya en la magna obra de Richard Wagner, que puso en evidencia que se puede ser altamente sensible con la belleza y a la par un perfecto y pérfido canalla, para lanzar al mundo un mensaje misántropo que le produce la satisfacción de machacar al mundo entero, hay una gran diferencia.

Un film interesante que nos invita a reflexionar sobre el papel que desempeñan los diferentes grupos sociales en la génesis, el desarrollo y la resolución de las crisis...si, al fin, tienen remedio.





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario