Páginas vistas en total

sábado, 21 de mayo de 2016

Las 10:30 de una noche de verano. Jules Dassin







Ficha técnica:


Título original: 10:30 P.M.Summer.
País: USA.
Año: 1966.
Duración: 81 minutos.

Dirección: Jules Dassin.
Guión: Jules Dassin y Margherite Duras,  basado en la novela "10:30 on a Summer Night de Marguerite Duras.
Director de Fotografía: Gabor Pogany.
Música: Cristobal Halffter; adicional: Dimitri Shostakovich y Salvador Bacarisse.
Director artístico: Enrique Alarcón.
Editor: Roger Dwyre, asistido por Michèle Nèny.
Editor de sonido: JohnnY Dwyre.

Diseño de Vestuario: Dimitri Kritzas.
Maquillaje: Julian Ruíz.

Productor manager: Luis Marquina, asistido por Francisco Romero y Fernando Navarro.
Productor asociado: Roger Dwyre.
Estudios Roma (Madrid); localizaciones en Segovia y Madrid.
Compañías. Productoras: Jorilie and Argus Productions.


Intérpretes:


Melina Mercouri: María,
Romy Schneider: Claire,
Peter Finch: Paul.
Julián Mateos: Rodrigo Palestra, el asesino.

Otros:

Isabel María Pérez
Juan Esterlich
Beatriz Savon
Tupe
Cuatro
Tota Alba
Rafael
Luis RiveraTereza.

Sinopsis:


María (Melina Mercouri), una mujer madura de unos cuarenta años, insegura y adicta al alcohol, hace un viaje a España con su marido Paul (Peter Finch), su hija y Claire (Romy Schneider), una amiga de la pareja mucho más joven que María. De camino a Madrid se detienen en un pequeño pueblo en el que la policía les advierte que un hombre que ha matado a su esposa y al amante de ésta anda suelto. Debido a una tormenta el grupo se aloja junto a otros viajeros en el único hotel del pueblo, María no tardará en descubrir que su marido y Claire son amantes, pero también descubrirá el escondite del asesino, ayudándole a escapar.

Comentario:


Jules Dassin, judío de origen ruso, se refugió, en la gran crisis que siguió al crac de la Bolsa de New York de 1929,  en el teatro y dirigió obras yiddish, adoptando, junto con otros cineastas, una postura comprometida desde la Gran Depresión y el New Deal. Desde Europa le llegaban ofertas de trabajo, que se diluían ante las presiones de los republicanos de Norteamérica. Tras realizar Night and the city, (1950), película en la que denuncia la delación, se agravó aún más su situación.  A la vuelta a Estados Unidos: fue incluido en la lista negra y no volvió a trabajar en el cine, ni en su país ni en Europa. Cinco años más tarde fue contratado en Francia para dirigir Du Rififi chez les hommes (1955). Noël Simsolo defiende que el mayor mérito de este film, su belleza, no reside en la historia, mediocre, o en la reconstrucción, brillante, del atraco a una joyería, sino en la parte documental urbana, que será fuente de inspiración para Jean Pierre Melville y los cineastas de la Nouvelle Vague, y en la creación de personajes y su forma de denunciar la práctica de la delación en su país, como la expresión del deseo masoquista de catarsis, pues aunque él no denunció a nadie, muestra a un delator que no resistió la tortura. Esta actitud generosa fue practicada por otros cineastas perseguidos.

Hay dos aspectos en Las 10:30 de una noche de verano, realizado en España (Segovia y Madrid), pero jamás estrenado en nuestro país,  que son profundamente peculiares: las pinceladas impresionistas, goyescas, que parecen inspiradas en las pinturas negras de la Quinta del Sordo, de una población carpetovetónica sometida por la tiranía y la forma avanzada de crear un lenguaje cinematográfico, precursor de estilos imperantes en la actualidad, que parten de la Nouvelle Vague (cámaras temblorosas al hombro, travellings realizados desde los capós de los coches, luz empobrecida, primeros planos discursivos o de penetración psicológica...). La protagonista, María, ve en  el asesino la materialización del amor perdido que le hace exclamar que si se  encontrara con ese asesino lo abrazaría muy fuerte. Y es lo que hace, aunque cree que Palestra es un idiota, porque cualquiera que no entienda que el amor puede cambiar, transferirse o abandonarse lo es. El marido es a su vez consciente de que su esposa muestra un cansancio que viene de lejos, una mezcla de todo y que será precisamente su actitud la que desencadene la tragedia, ya que, en un país como España, en el que en la década de los 60, el asesinato de una mujer por su marido, era considerados un ajuste de cuentas basado en el honor, y  no estaba castigado; .si la policía hubiera detenido a este hombre, estaría vivo;. Era algo que repetía todo el pueblo, consciente de que su crimen sería calificado como pasional, motivado por el amor y el honor traicionados.

Desde las manos que se mueven palmeando en la oscuridad en la secuencia que incluyen los créditos, hasta el final en el que Claire y Paul buscan desesperadamente a María, Dassin da una imagen de España como un país que sale de su aislamiento e intenta entrar en la modernidad, aunque todavía muy lastrado por creencias atávicas, cuyas carreteras reciben a los turistas con anuncios de productos como Soberano, Michelin o Pegaso, inscritos en grandes vallas con formas de animal (toros, caballos con sus melenas al viento u hombres formados por neumáticos); la imagen del pueblo formando un amasijo goyesco, representante de la España más negra, sirven de fondo a esta dramática historia de celos, amor, alcohol e infidelidad, en un país que descarga todas las culpas en la mujer. Un film magnífico que se puede buscar en las secciones de cine de autor.




No hay comentarios:

Publicar un comentario