Páginas vistas en total

viernes, 6 de mayo de 2016

Las colinas tienen ojos. Wes Craven.









Ficha técnica:


Título original: The Hills Have Eyes.
País: Estados Unidos
Año: 1977.
Duración: 86 minutos

Dirección:Wes Craven.
Guión: Wes Crav
Casting: Gus Schirmer.
Dirección de Fotografía:Erik Saarinen
Música: Don Peake.
Edición:Wes Craven,
Coordinador de especialistas: Ron Stein,
Efectos especiales: John Frazier, Greg Auer.
Director artístico: Robert Burns,

Diseño de Vestuario:: Joanne Jaffe.
Maquillaje: Donald Mulderick. Especial: Ken Horn, Dave Ayres.


Productor: Peter Locke
Compañías:

Intérpretes:


Susan Lanier : Brenda Carter,
Robert Houston: Hobby Carter,
Marin Speer: Doug Wood,
Dee Vallace: Lynne Wood,
John Steadman: Fred,
Janus Blythe: Ruby,
Arthur King: Mercurio,
Russ Griebe: Bob Carter,
James Whitworth: Jupiter,
Virginia Vincent: Eyhel Carter
Lance Gordon: Mara,
Michael Berryman: Pluto,
Cordy ClarkMamma,
Brenda Marinoff: Katy,
Flora: Beauty,


Sinopsis:


Una familia de clase media se dirige a California para pasar unas relajabtes vacaciones con su caravana. Las cosas se tuercen cuando una avería los obliga a dejar la carretera e internarse en el desierto para buscar ayuda. Sin saberlo acaban de entrar en una zona que años atrás...


Comentario:

'Las colinas tienen ojos' es la tercera película del finado Wes Craven , tras 'La última casa a la izquierda' (1975) y 'The Fireworks Woman  (1975)'; 'las colinas tienen ojos' es un film al que no pocos relacionan con la primera de sus películas, a pesar de que,tiene múltiples referentes en el cine de terror que lo precedió y d que acabó engrosando el grupo de películas de culto, que bebe del cine de terror que le precedió y fue seleccionado en el Festival de Sitges. Bebe del giallo italiano, al que evoca de manera especial en esos créditos inquietantes de color amarillo y a Deliverance de John Boorman (1972, en la forma en que se suceden los acontecimientos y el background de la historia, e incluso está inspirada en 'La matanza de Texas' (1974), que si bien aborda la historia de unos horribles crímenes cuyas víctimas se apartaron del camino, los psicópatas no muestran un perfil tan claro como los de Craven.

En todos los casos, el extranjero, el turista de ciudad que se adentra en terrenos desconocidos despreocupado, sin tomar ninguna precaución, se ve de pronto en un mundo ancestral, un reducto de la América más profunda, que choca con la desnudez de las jóvenes rubias y blancas que viajan con jóvenes de apariencia débil, como las víctimas propiciatorias del mundo feliz de Huxley, a pesar de llevar armas como la mayor parte de los norteamericanos. Lo que se encuentran, al desviarse, es una colonia de hombres y mujeres, dependientes de una mamma, que han nacido con deficiencias físicas y que, carentes de cualquier tipo de alimentos, en una zona arrasada por el ejército, que ha desolado todo al paso de sus aviones, se han vuelto caníbales, cuando tienen la ocasión, aunque no desprecian cualquier animal vivo que les salga a su encuentro, ya sean perros, conejos o cualquier alimaña del campo.

Una historia diferente a las que más tarde desarrollaría el propio Craven, de bajísimo presupuesto, por lo que muchos la asocian con 'La matanza de Texas de Tobe Hooper, en la que el joven Wes Craven, que a la sazón tenía 38 años, no sólo escribió el guión, sino que lo adaptó a la gran pantalla y lo editó, por lo que se puede considerar una de las obras más personales del autor, si seguimos el análisis académico de quien considera que el montaje, el hecho de cortar y pegar, es el verdadero sujeto de la enunciación. Como no podía ser de otra manera, recibió la influencia de quienes le precedieron en el género y la política de autor, pero, a pesar de que vivimos unos tiempos en los que muchos confían en el éxito precoz, aún le quedó el tiempo para ser considerado, junto a Carpenter y Cronenberg (las tres C) uno de los máximos representantes del género de terror, todavía sin llegar a ser una película slasher, bien definida, aunque ya aparece algana que otra arma cortante.

Un film que se disfruta bien y que anuncia al cineasta que hay detrás de ese 'pobre' (en el sentido de la financiación) que acudió a Sitges con poco dinero pero las ideas muy claras. Llama la atención los nombres con que se bautizan a sí mismos los parias abandonados desde niños en las inhóspitas montañas: Júpiter, Mercurio, Plutón, nombres de dioses que legitiman sus acciones contra los hombres que los han reducido al ghetto de tan terrible Olimpo, tan terrible como el lugar que los ha convertido en auténticos monstruos, discapacitados físicos y psíquicos dejados a su aire, con la esperanza de que la naturaleza  acabara con ellos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario