Páginas vistas en total

jueves, 23 de junio de 2016

El Santo. Phillip Noyce.






Ficha técnica:


Título original: The Saint.
País: Estados Unidos.
Año: 1997.
Duración: 120 minutos.

Dirección: Phillip Noyce.
Guión: Jonathan Hensleigh y Wesley Strick,  basado en una historia de Jonathan Hensleigh.
Casting: Patsy Pollock, Elisabeth Leustig, C.S.A.
Dirección de Fotografía: Phil Meheux, B.S.C.
Música: Graeme Revell.
Edición: Terry Rawlings, A.C.E.

Diseño de Vestuario: Marlene Stewart

Productor: David Brown, Robert Evans, William J.MacDonald, Mace Neufeld.
Productor ejecutivo: Robert S.Baker.
Productor asociado: Lis Kern.
Productor ejecutivo: Paul Hitchcock.
Diseño de producción: Joseph Nemec III.
Compañías productoras: Paramount Pictures en asociación con Rysher Entertainment

Intérpretes:


Val Kilmer: Simon Templan, 'El Santo'.
Elisabeth Shue
Rade Serbedzija
Valery Nikolaev
Henry Goodman
Alun Armstrong
Michael Byrne
Eugeny Lazarev
Irina Apeximova
Lev Prigunov
Charlotte Cornwell


Sinopsis:



Simon Templar, alias 'El Santo', , es un elegante ladrón de guante blanco que se ha hecho famoso por su ingenio a la hora de cambiar de identidad. Un empresario ruso, al que había robado un valioso microchip,  lo contrata para robar a una bella científica el secreto de la fusión nuclear.


Comentario:


En su momento, Fernando Morales calificó el trabajo de Val Kilmer en la representación del famoso antihéroe televisivo, como el  de un santo sin corona, pero efectivo. Phillip Noyce practica un estilo clásico, así canónico, respetuoso con el MIR o Modo de Representación Institucional, como denomina Noël Burch a la puesta en escena propia de los documentos audiovisuales que producen las instituciones, en el que generalmente se filma a los actores a la altura de  los ojos, evitando distraer al espectador del discurso con imágenes aberrantes, virtuosas, distorsionadas, o que buscan provocar sensaciones y  emociones  con continuos picados, travellings, zooms o músicas estridentes,y ello  a pesar de tratarse de un film de acción, estilo que no abandona ni en los momentos de máxima tensión, con la excepción de breves persecuciones de coches, tan emblemáticas del thriller norteamericano. Comienza con una secuencia que funciona a modo de preámbulo, de presentación del personaje que nuclea la historia, Simon Templer, alias 'El Santo', de alto contenido dramático y decisiva  para la comprensión del perfil psicológico del personaje, en la que se informa al público de la impronta, la huella que dejó en él una enseñanza religiosa disciplinada y orwelliana, basada en el control de las mentes, estricta, cruel y despectiva, que puede tener diferentes consecuencias: la dureza de corazón del niño 'nacido de noble estirpe', según la definición clásica de Salustio, hijo del poderoso,  que controla hasta tal punto sus sentimiento que no llora ni en el entierro de su madre, lo que le capacita para ejercer el poder sin dudas ni contemplaciones,  o  el tránsito al lado oscuro de los pobres huérfanos que han crecido sometidos a sus torturas, a la humillación continuada mediante el recuerdo permanente de su humilde condición, a los que, como consecuencia,  tampoco les tiembla la mano a la hora de estafar y engañar.







Simon Templar, el nombre de un embaucador cuyas siglas  constituyen un alias religioso 'El Santo', capaz de adquirir más caras que un prisma y más colores que el arco iris, utiliza las capacidades adquiridas de forma muy violenta en el orfanato religioso,  para conseguir sus propósitos, generalmente espurios, un papel que representa con dignidad Val Kilmer, (sin corona como el televisivo Roger Moore), capaz de adquirir la apariencia de un hombre  adulto, provisto de un bigote poblado, la de un joven inofensivo de cabellos ensortijados o un poeta bohemio de larga melena, según el objetivo que se propone alcanzar. Cuando quiere enamorar a la bella científica, Emma, echará mano de un recurso que le enseñaron los curas, adoptar nombres de santos cristianos, y elegirá el de Thomas Moro, un joven poeta  de larga cabellera, que emula 'descuidadamente' la postura erótica y displicente de un joven efebo de mármol blanco que admira la mujer. Aunque la película está realizada tras la caída del muro de Berlín, el comienzo del fin del régimen de los soviets, recoge el ambiente de guerra fría, las luchas por el poder en ambos bloques y lasmanifestaciones ante las embajadas de los Estados Unidos en Moscú.

Podéis disfrutar de este film, nada complaciente con la ideología de los diferentes bandos, sin llegar a la ironía ridiculizante, en uno de los canales de pago que incluyen las diferentes plataformas digitales.










No hay comentarios:

Publicar un comentario