Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

viernes, 24 de junio de 2016

La edad de la ignorancia. Denys Arcand.



REGRESO DEL FUTURO

HUYÓ DE LA RUTINA PARA VIVIR DE ACUERDO  CON SUS SUEÑOS.


Ficha técnica:


Título original: L'âge des ténèbres.
País: Francia.
Año: 2008.
Duración: 108 minutos.
Festival de Cannes.

Dirección: Denys Arcand.
Guión:  Denys Arcand.
Casting: Lucie Robitaille.
Dirección de Fotografía: Guy Dufaux.
Música: Philippe Miller.
Edición: Isabelle Dedieu.

Diseño de producción: François Seguin.

Productores: Daniel Louis, Denise Robert.
Compañías Productoras: Cinémaginaire Inc., Mon Voisin Productions; Didstribución: Alfa Films.

Intérpretes: 


Marc Labreche
Diane Kruger
Sylvie Leonard
Caroline Neron
Rufus Wainwright


Sinopsis:


En sus sueños, Jean Marc es un caballero con una brillante armadura, una estrella del escenario y de la pantalla y un novelista de éxito que tiene a las mujeres rendidas a sus pies. En realidad, es un don nadie, un chupatintas, un marido insignificante, un padre fracasado que fuma a escondidas. Pero Jean-Marc consigue resistir sin caer en la tentación de su mundo de sueños y decide darse una oportunidad en la vida real.

Críticas:


Para Julio Rodríguez Chico, Denys Arcand: " Su sarcasmo y cinismo no dan puntada sin hilo, y las historias reales e historietas fantásticas de Jean-Marc no dejan aspecto social o personal sin parodiar. La mirada de Arcand es distante e inteligente, hipertrofiada a propósito, dispuesta a llevar hasta el absurdo las paradojas del hombre moderno que ha buscado ser libre e independiente, huyendo de sí mismo y con una fe inquebrantable en el progreso. Su propuesta no deja de ser un encadenamiento de situaciones esperpénticas, simplonas y torpes en unos casos, surrealistas y futuristas en otros, exageradas y pesimistas siempre."  (1) No es la primera vez en la historia en la que el hombre, desorientado, se recluye en sí mismo, en su comunidad y su patria chica, y vuelve su mirada al campo, a las cosas sencillas, pero de nuevo se auto-engaña, y como los líderes del llamado 'brexit'  o salida de la Gran Bretaña de la Comunidad Europea, lo hace acompañado de todas las ventajas que le proporciona la globalización y se  adentra en el lado oscuro al defender la libre circulación de bienes y capitales, pero coartando el libre movimiento de los hombres, que como los estupefacientes se convierten en ilegales, con los que los desaprensivos trafican. Ni los más ingenuos ansían de verdad volver al campo, como soñó Gaugin, que volvió pronto a su avanzada Francia.








Javier Ocaña, como hace habitualmente, disocia la forma del discurso, para no entrar en el fondo de la cuestión que plantea el autor. En el fragmento que, en su día, extrajo Filmaffinity de su crítica en la que sostiene que : "Escenas de tono cómico, corte surrealista y poderío visual más bien pobre. (...) su desarrollo resulta más discursivo que analítico. (...) en las secuencias melancólicas y dramáticas la película adquiere una atmósfera narrativa más acorde" (2) Algo parecido a lo que hace Alberto Luchini, para quien: " En la primera mitad, Arcand apuesta por un vitalista sentido del humor, pero en la segunda se pone demasiado serio." (3)




Comentario:


Denys Arcand, un guionista, director, productor y actor canadiense de variado estilo y dilatada carrera (4) pone su última piedra al edificio que comenzó a construir, una trilogía sobre la posmodernidad, que inició con 'El declive del imperio americano' (1986), y continuó con 'Las invasiones bárbaras' . Consumado documentalista, muy crítico y ácido, Arcand es un cineasta comprometido e implicado con la realidad social de Quebec. El encargado de redactar la enciclopedia virtual ha señalado, con gran lucidez, las causas por las que se considera esta primera etapa de producción de documentales como la mejor de su obra: " Mediante delicados juegos de opuestos, la dialéctica (por ejemplo, Arcand llega a demostrar tanto las incoherencias de los obreros como las injusticias que sufren) consigue, sin recurrir nunca a la narración, presentar sabias síntesis sociales y políticas. El montaje de los filmes es, por esta razón menos transparente y naturalista que la de sus compañeros de la ONF." (National Film Board of Canada en inglés, o Office national du film du Canada en francés (conocida por National Film Board o por sus acrónimos correspondientes NFB o ONF). Curiosamente las clases menos formadas y con menos recursos, cuando pretenden castigar a los poderosos, se castigan a sí mismas, ya que su propio enfado las hace susceptibles de la manipulación de aquellos que pretenden derribar pero no saben identificar.

La decepción por el resultado del referendum para la independencia de Quebec de 1980 lo lleva a Estados Unidos, (una sentimiento que han hecho público un gran número de intelectuales ingleses, avergonzados por el egoísmo de que han hecho gala sus compatriotas), un desencanto que lo empuja hacia la autonomía y la emancipación  personal, busca el éxito personal y rueda en inglés en Hollywood, un actitud personal que influye en su estilo, como no podía ser de otra manera, y sus películas se hacen más luminosas y de formato televisivo, abandonando los planos largos. Hoy asistimos a un rechazo de esta forma de trabajar y se vuelve al empobrecimiento de la luz, hasta el extremo de dificultar la visibilidad de lo que ocurre en pantalla. De este modo comienza una carrera imparable con la trilogía citada, un trayecto en el que ha conseguido el reconocimiento internacional y premios importantes como el Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa para 'Las invasiones bárbaras' en 2003, el Premio a la Mejor Interpretación Femenina del Festival de Cannes  para Marie-Josée Croze y la Palma al mejor Guión  y el Premio César al mejor guión, director y película para Denys Arcand por este film.




(1) Las ruínas de la civilización según Arcand: "La Edad de la Ignorancia". La Butaca.net.
(2) Javier Ocaña, diario 'El País."
(3) Alberto Luchini, diario 'ABC'.
(4) Wikipedia.






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario