Los algoritmos, ni imparciales ni inocentes.






Fotografía de Tomás Palacios Santiago.


Detrás de los algoritmos hay personas que piensan y a las que no se les puede presuponer una total objetividad, en un mundo dominado por los intereses económicos (como siempre) de los grupos financieros más fuertes.






Comentarios