Páginas vistas en total

Adsense




martes, 14 de junio de 2016

Sexo en New York








Ficha técnica:


Título original: Sex and the City.
País: Estados Unidos.
Año: 2008.
Duración: 145 minutos.

Dirección: Michael Patrick King.
Guión: Michael  Patrick King, Candace Bushnell.
Casting: Tiffany Little, Bernard Telsey.
Dirección de Fotografía: John Thomas.
Música: Dean London, Aaron  Zigman.
Edición: Michael Berenhaum.
Director artístico: Ed Check.
Decoración del set: Lydia Marks.

Diseño de Vestuario: Patricia Field.
Maquillaje: Anita Brabec.
Peluquería: Mis Hudson.

Productores: Michael Patrick King, Sarah Jessica Parker.
Productores ejecutivos: Richard Brenner, Kathy Busby, Toby Emmerich, Jonathan  Filley.
Diseño de producción: Jeremy Conway.
Compañías: New Line Cinema, HBO



Intérpretes:


Sarah Jessica Parker: Carrie Bradshaw,
Kim Cattrall: Samantha  Jones,
Kristin Davis: Charlotte York,
Cynthia Nixon: Miranda Hobres,
Chris Noth: Mr. Big,
Candice Bergen: Enid Frick,
Jennifer Hudson: Louise,
David Eigenberg: Steve Brady,
Evan Handler: Harry Goldenblatt,


Sinopsis:


Adaptación de la popular serie de televisión 'Sexo en Nueva York'. La película basada en la popular serie de la cadena HBO. Carrie Bradshaw (Parker), columnista del "New York Star", nos cuenta su propia historia. Por su parte, las demás siguen viviendo al límite, compaginando trabajo e intensas relaciones, mientras descubren los secretos de la maternidad, el matrimonio y los lujos de Manhattan. Miranda es sarcástica y arisca, Charlotte es dulce, pija y la más tradicional de todas. Samantha es la más y ambiciosa y la más activa sexualmente. (Filmaffinity).

Críticas:


Un film sobre el que muchos han escrito pero es difícil entender qué nos han querido decir. Aplicar el concepto de posmodernas a un grupo de chicas  cuyo único objetivo en la vida era comprar ropa en las mejores tiendas de la city, acudir a desfiles y buscar novios ricos, no son  situaciones que estén al alcance del ciudadano medio. Lo que si se puede decir de este film, todo lo romántico que permiten las premisas de que hemos hablado, es que, visto en 2016, es claramente un producto pre-crisis para fomentar la experiencia vicaria y alienar a miles y miles de mujeres y epatarlas con el glamour de la ciudad de los rascacielos.

Todo lo demás es tan superficial como la actitud de estas mujeres que rondan la cincuentena y no están dispuestas a dejar pasar un día sin disfrutar de los placeres de la vida, desde que se acuestan con pijamas de diseño, hasta que desayunan en las cafeterías más cool de New York.  El color rosa que identifica al sexo femenino, aparece, resaltado con lentejuelas, en los mismos títulos de crédito y recorre como una amenaza, más o menos presente, toda la película. Pocos osarían, hoy, hacer un film parecido, por múltiples razones.





No hay comentarios:

Publicar un comentario