Páginas vistas en total

jueves, 7 de julio de 2016

Bone Tomahawk. S.Craig Zahler.














Ficha técnica:


Título original: Bone Tomahawk.
País Estados Unidos.
Año: 2015.
Duración.133 minutos.

Escrita y dirigida : S.Craig Zahler.
Casting: Matthew Maisto.
Director de Fotografía: Benji Bakshi.
Música: Jeff Herriott y S. Craihg Zahler.
Editores: Fred Raskin, a.c.e., Greg D'Auria.
Decorador del set: Laura Evans, Goar Galstyan.
Coordinador de especialistas: Chris Carnel, Darrell Craig Davis.

Diseño de Vestuario: Chantal Filson.
Responsable de maquillaje: Steve Costanza.
Estilistas de peluquería: Rachel Lee, Analyn Cruz.


Productores: Dallas Sonnier , p.g.a. & Jack Helle, p.g.a.,  Production.
Co-productores: Gregory Zuck y Amanda Mortimer.
Productores asociados: Jonathan Feuer, Lottie Abrahams.
Productores ejecutivos: Wayne Marc Godfrey, Robert James, David Gilbery, John D. Wagner, R.Scott Fort, Hengemeh Panahi, Peter Sherayko-
Diseño de producción: Fredrick Waff.
Compañías.Productoras: Galiber Media, asociada con The Fyzz Facility, The Joker Films, Realmbuilder Productions

Intérpretes:


Kurt Russell: Sheriff Hunt,
Patrick Wilson: Arthur,
Matthew Fox: Brooder,
Lili Simmons: Samantha,
Richard Jenkins: Chicory,
Evan Jonigkeit: Deputy Nick
David Arquette: Purvis
Fred Melamed: Clarence,
Kathryn Morris: Inma Hunt,
...

Sinopsis.

A la localidad de Bright Hope llega un forastero que rápidamente despierta las sospechas del sheriff (Kurt Russell), que termina por arrestarlo tras una disputa. Una mujer (Lili Simmons) decide cuidar del preso, pero una noche ambos desaparecen. Siguiendo la única pista que tiene, una flecha de una tribu caníbal, el sheriff buscará a la joven con la ayuda de algunos hombres, entre ellos un vaquero (Patrick Wilson) y un anciano (Richard Jenkins).

Comentario /Críticas:

La crítica del film dirigido por S.Craig Zahler, solista del grupo Realmbuilder, ha sido realmente positiva y supone un espaldarazo importante a la opera prima de este personaje, una especie de Juan Palomo que ha destacado como compositor, músico, guionista, director de fotografía y realizador. Un cineasta a tener muy en cuenta en adelante; un realizador que aproxima la historia al espectador, al que convierte en un voyeur que contempla a escasa distancia, desde el lugar de privilegio que supone su butaca, la historia, generalmente confeccionada con planos muy largos y cámaras estáticas, a ratos al modo de Ozu. Todo está milimétricamente dispuesto, hasta el extremo de que, en ciertos momentos nos llega un dejà-vu teatral y nos sentimos como el consumidor del espectáculo dramático en vivo. El guión es simple y los diálogos un tanto absurdos por la escasa importancia y la sencillez con que los plantea el personaje interpretado por Richard Jenkins, el ayudante del Sheriff  Hunt (Kurt Russell), en un contexto de gran riesgo en el que los personajes están sometidos a una fuerte tensión. Un cine de personajes dice algún que otro crítico.




S.Craig Zahler


El solista de un grupo de heavy metal opta por una puesta en escena clásica, minimalista, en ocasiones de un gran preciosismo y en otras de una mayor tosquedad, una opción que lo aproxima a las nuevas trendencias que sugieren escasez de recursos que deriva en una iluminación pobre, cámaras en mano, saltos de eje temblorosos, etc.;  una música que se distancia enormemente de la trayectoria del músico convertido en cineasta. Pero si algo es especialmente novedoso es la explicitud de imágenes de una violencia y crueldad que superan las del enfantt terrible en sus primeras películas, aunque sin regodearse en exceso en ellas. Nos referimos a Quentin Tarantino. La presencia de trogloditas que no se han bañado en su vida, desnudos y grasientos, un grupo de 12 o 13 hombres y dos mujeres, tullidas y medio ciegas que se encargan de que la especie no se extinga, (que sólo se ven en una imagen subliminal casi al final), puede ser interpretada como una metáfora que ironiza sobre la sociedad patriarcal y la función procreadora del sexo, quedando en una zona de oscuridad por qué no hay descendencia femenina. Mas con todo lo que ha tenido que soportar el espectador hasta llegar a  la cueva en la que habitan estos monstruos que emiten terribles sonidos, la película garantiza la satisfacción de los sectores del público más exigentes y que disfrutan con altas dosis de dureza sangrienta y  escatológica.

El tratamiento de los personajes, que caminan juntos pero no revueltos, y que mantienen las distancias que la clase social impone  hasta en las peores circunstancias , la camaradería de los agentes encargados de imponer la ley, y los galenos de los primeros poblados, es la base de más de una llamativa puesta en escena. Primero a caballo y después descabalgados y caminando, perdidos los jumentos, parece que lo único que une a estas cuatro personas es la contabilidad de los indios que ha matado cada uno de ellos. Un juego en el que no toma parte Arthur (Patrick Wilson), que se une al grupo en condiciones muy penosas y con el único objetivo de salvar a su mujer, la excusa de la marcha a través del desierto en busca de los indios trogloditas. La secuencia inicial es una buena crónica del complejo de culpa americano, por la forma en que se pisotearon y arrasaron los derechos y sentimientos de los pueblos aborígenes durante la marcha hacia el oeste y su colonización, incluidos los lugares sagrados y los cementerios. Muchos ven en el secuestro de la mujer de Arthur la influencia de John Ford y su obra maestra, 'Centauros del desierto'.



Para Jordi Costa "Bone Tomahawk no es una rama de ese influyente tronco en la revisión postmoderna del cine de géneros, sino una propuesta completamente distinta y sumamente singular " (...) Con gran economía de medios y generoso derroche de resonante violencia explícita, Bone Tomahawk hace brillar a sus personajes a través de su ingenioso guión, alérgico a fórmulas y sostenidamente insidioso con la herencia del género. Zahler también se desmarca de la tradición en el tratamiento del paisaje y la desarticulación anti-espectacular de situaciones tipo: de la bronca de saloon a la expedición… sin caballos." (1)




Francisco Marinero pone reparos a la película de S.Craig Zahler y rebaja el optimismo de sus colegas: " No obstante, el prólogo advierte de las intenciones de impactar con un pretendido realismo gráfico que sólo puede calificarse de efectista y truculento con diálogos a lo Tarantino, pero sin rastro de su humor, y sólo con inspiración de John Ford en algunos personajes. Ya el título, traducible como «hacha de hueso», rememora el arma más primitiva, la quijada de burro de la que se sirvió Caín para asesinar a Abel, y la acción y la dirección artística degeneran a propias de un cuento de terror con indígenas tan crueles como ogros." (2)




 Quim Casas  sostiene que : " Aunque mezcla wéstern con terror, 'Bone Tomahawk', ópera prima de S. Craig Zahler, recupera la identidad del cine del Oeste: el placer de filmar jinetes a caballo en un paisaje limpio y horizontal o las charlas nocturnas frente a una hoguera. Pese a la presencia física y sonora de unos seres atávicos, conocidos como trogloditas y hombres hambrientos, el filme presenta una tipología que no desentona de un wéstern clásico de Howard Hawks, con el sheriff curtido, el 'cowboy' tullido, el pistolero hierático y Richard Jenkins ejerciendo de Walter Brennan." (3)

(1) Frontera canibal. Diario 'El País', 11 de marzo de 2016.
(2)  Western Salvaje,  Diario 'El Mundo', 10 de marzo de 2016.
(3) Bone Tomahawk: una gran mezcla de western y terror. 'El Periódico',  10 de marzo de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario