Páginas vistas en total

sábado, 30 de julio de 2016

Malas madres. Jon Lucas, Scott Moore.





Ficha técnica:


Título original: Bad Moms.
País: Estados Unidos.
Año: 2016.
Duración: 101 minutos.

Dirección: Jon Lucas, Scott Moore.
Guión: Scorr Moore, Jon Lucas.
Dirección de Fotografía: Jim Denault.
Música: Christopher Lennerz.

Diseño de Vestuario:

Productores:Suzanne Todd.
Compañías: Block Productions, Diamond Films, Merced Media Partners, Palm Star Media, STX Entertainment.

Intérpretes:


Mila Kunis:  Amy,
Kristen Bell : Kik,
Christina Applegate: Gwendolyn,
Kathryn Hahn : Carla,
Clark Duke : Dale Kipler,
David Walton : Mike,
Jay Hernandez : Jessie Harkness,
Jada Pinkett Smith : Stacy,
Emjay Anthony : Dylan,
Chase Savoie : Patrón,
Oona Laurence : Jane,
Annie Mumolo : Vicky Kesha.


Sinopsis:


Jon Lucas y Scott Moore ('Resacón en las vegas') escriben y dirigen este film protagonizado por Mila Kunis ('El destino de Júpiter', 'El cisne negro'), Christina Applegate ('El libro de la vida', 'Vacaciones') y Kristen Bell ('Frozen', 'Veronica Mars'), en el que tres madres estresadas, cansadas de las obligaciones de su vida aparentemente perfecta, deciden dejar atrás su responsabilidades del día a día y embarcarse en un viaje de autoindulgencia que se verá interrumpido por la intervención de un equipo de madres perfectas. STX Entertainment, el estudio creado por Robert Simonds en 2014 que se lanzó a la palestra con 'El regalo', se ha hecho con los derechos de esta comedia después de que Paramount Pictures perdiese interés por el proyecto tras la marcha del productor Judd Apatow.


Críticas:


Jordi Costa comienza su artículo con gran ampulosidad, aunque no carente de razón, ya que más de una estamos hasta el moño de ser las madres controladoras y perfectas, una dura carga que nos hemos auto-impuesto tras la supuesta liberación y que ns ha atado no sólo física sino psíquicamente, metiéndonos en un atolladero difícil de salvar: " En 1987, la periodista francesa Michèle Fitoussi debutó con un libro que llevaba por título un grito hastiado —y liberador— del que podrían apropiarse fácilmente las protagonistas de Malas madres: ¡Hasta el moño! (de ser superwoman). Fitoussi diseccionaba esa zona de presión irrespirable que las mujeres habían pasado a ocupar tras rebelarse contra su objetificación en una cultura patriarcal y luchar por una liberación que desembocó en una defectuosa formulación de la igualdad: aquella que permitía (dentro de un orden) el acceso a la esfera profesional… pero no matizaba, ni reformulaba los roles femeninos en el espacio doméstico y familiar. La autora arremetía contra el arquetipo de la superwoman, esa suerte de ideal (patriarcal) que combinaba seducción, alta competencia profesional e implacable y titánica gestión de labores maternales y conyugales. MALAS MADRES ." (1) Habría que añadir que todas las mujeres no han sido ni son objetos de objetificación, algunas son peor y han sido tratadas peor que el búfalo de Pietro Marcello en 'Bella y perdida' (2016), denigradas de la condición de florero a la de vacasburra, un proceso que se acrecienta con la edad y en el que intervienen algunas mujeres como las que hacen pasteles en el film.



Cuando muchas leal la reseña de Quim Casas dirán: "Me lo temía": "Como buena parte de la nueva comedia americana, más salvaje o más acomodada, 'Malas madres' plantea una visión inconformista del mundo para terminar siendo bastante conservadora. Las gamberradas no sirven para nada. Al final, de un modo u otro, los personajes vuelven al redil. Aquí es una joven con dos hijos, separada de su inepto marido, agobiada en el trabajo... hasta que decide romper con todo y disfrutar de ser mala madre para, tras peripecias varias, ganarse el cariño de los hijos, amigas, comunidad y hasta del ex. Eso sí, la forma de reírse del AMPA escolar es notable." (2)  [Y en especial de las madres]



La crítica norteamericana es, en general, más positiva, con alguna excepción como la de Mick Lasalle, lo que nos hace platearnos cuestiones como la idiosincrasia de los pueblos, los tics de clase y el diferente grado de evolución, para entender bien de qué se habla: " Después de ver "Bad madres", la conclusión es que no se puede hacer una comedia provocativa y un canto sentimental a la maternidad, al mismo tiempo. Usted tiene que elegir entre uno u otro. Vulgaridad, grosería o sinceridad. Trate de hacer ambas cosas, y se termina mezclando una ruina sin gracia de impulsos contradictorios y contraproducentes que encontramos aquí.Esta es una película tan vulgar que una película en apariencia más tosca, como "Mike y Dave necesitamos las fechas de boda", extrañamente no lo es. Lo que hace "Bad Moms" es tan vulgar en la forma, que su aspereza casi parece forzada en el trabajo de los personajes, que parecen estar maldiciéndolo." (3) Una crítica muy dura, que suponemos que se pone del lado de las madres responsables del AMPA. Comoocurre siempre, la película en apariencia más tonta tiene una profunda carga ideológica que le provoca admiradores entusiastas y detractores profundos.


(1) Bajo el imperio del AMPA. Diario 'El País', 29 de julio de 2016.
(2) Malas madres: gamberradas conservadoras. Diario 'El Periódico', Jueves 28 de julio de 2016.
(3) Malas madres se mezcla con el sentimiento vulgar y termina vulgar. San Francisco Chronicle, 28 de julio de 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario