Páginas vistas en total

jueves, 14 de julio de 2016

Mi vida a los sesenta. Sigrid Hoerner.





ESTRENO 5 DE AGOSTO DE 2016


Ficha técnica:


Título original:  Miss Sixty.
País: Alemania.
Año: 2014.
Duración: 98 minutos.

Dirección: Sigrid Hoerner.
Guión: Jane Ainscough.
Dirección de fotografía: Matthias  Fleischer. Color.
Música: Max  Knoth.
Montaje: Mana Brâuer.

Productoras: Corinna Eich, Sigid Hoener y Helge Sasse.
Diseño de producción: Thorsten Sabel.
Compañías productoras: Moneypenny Filmproduktion GmbH, Bavaria Pictures, Senator Film Produktion.


Intérpretes:


Iris Berben: Luise Jansen,
Edgar Selge: : Frans Winther,
Carmen-Maja Antoni: Doris Jansen,
Björn von der Wellen: Max Winther,
Jördis-Richter:  Romy von Cram,
Christoph Franken: Jon Schmidt,
Götz Schubert: Bernhard Minsk.


Sinopsis:


Louise, de sesenta años, es obligada a jubilarse antes de tiempo y decide usar el tiempo libre del que ahora dispone en quedarse embarazada y tener un bebé. Mientras, Frans, también de sesenta años y dueño de una galería, decide reiniciar su carrera encontrando a la próxima promesa de la escena del arte contemporáneo. Mientras ambos luchan por redefinirse, corregir errores del pasado y recobrar el tiempo perdido, sus mundos colisionan.


Críticas y comentario:



'Mi vida a los 60' es una realización de Sigrid Hoerner, una cineasta nacida en Colonia que estudió Cine, Teatro y Gestión de Medios de Comunicación en la Universidad Libre de Berlín. En 1998 fundó Moneypenny Filmproduktion GmbH, una productora independiente con la que ha recibido numerosos premios y nominaciones por las películas realizadas. Hoerner es miembro de la Academia Alemana del Cine, la Academia Europea del Cine y, desde 2006, de la red de productores ACE. Miss Sixty es su debut como directora. (1)

Nicolár Ruíz se hace cargo de la crítica de este film en la revista Dirigido por..., en la sección 'En primer plano', y  como  siempre nos llena de alborozo con sus ideas tan peregrinas: "La vida siempre ofrece una plantilla que seguir a todos aquellos que no saben qué rumbo tomar en diferentes etapas de la vida, una serie de eventos marcados como útiles ya no en tanto nos hacen sentir menos raros sino por el propio valor que poseen por sí solos, sean causa o consecuencia. Dicho de otra manera, si no tienes idea para hacer una gran foto, siempre puedes plagiar alguna otra, aunque, con el tiempo, acabes por darte cuenta que dichas fotos carecen de alma. Pero todo eso carece de importancia mientras duran los fuegos artificiales, mientras las emociones pueden ser subcontratadas y la sensación de cabalgar existe, aunque carezca de rumbo; el estilo de vida Ikea."

El edadismo o discriminación en función de la edad es un mal que persigue al hombre casi desde la cuna, porque detrás de la imposibilidad de asir el presente y no malgastarlo, que los clásicos resumieron en la manida y romanticona idea del 'carpe diem', que tanto gusta a los más jóvenes, que sienten, como los demás, que el tiempo fluye y que jamás se volverán a bañar en las mismas aguas, (Heráclito, llamado 'El Oscuro') ,  está el temor a envejecer y morir, y dejar de existir. A ello se añade la pérdida de la lozanía, la frescura y la aparición de enfermedades que no desaparecen con un paracetamol; cuando al hecho existencial se añade uno material y tangible, la salida o expulsión de la vida activa y el paso a la terrible tercera edad, en la que el hombre se encuentra en un cruce de caminos en el que tiene que decidir cómo quiere que transcurra lo que le queda de vida más o menos aceptable, no le queda más remedio que aceptar su realidad y sacarle el mayor jugo posible a la vida que le queda. Algunos tienen proyectos que no pudieron realizar cuando tenían que sostener un hogar,:hacen masters, escriben, van a la Universidad de nuevo, pintan, o viajan. Otros ayudan a sus hijos y cuidan de sus nietos...




La situación que plantea el film es la más bizarra de las que cualquiera pueda imaginar: rescatar uno óvulos congelados, buscar un donante de esperma y tener hijos a los 60. No es una cuestión de discriminación sino de práctica imposibilidad, que nos evoca el deseo de ser madre de uno de los Monty Phyton en 'La vida de Brian', (1979), que deja perplejos a sus compañeros, uno de los mejores gags de la historia del cine. La aspiración de la mujer, que de haber sido madre antes conocería todo lo que el hecho conlleva, y su encuentro casual con Frans, colaborador accidental de su plan, es interpretada por Nicolás Ruíz como la reacción lógica de dos personas que "no quieren el menú del día, sino saborear la oportunidad perdida, retar al ridículo de las convenciones sociales por tal de superar el miedo a las miradas de quienes dejaron de ver un horizonte para simplemente abandonar la partida y decirle al resto cómo debe jugar. Si no tienes idea para hacer una gran foto..." (2)







El blog de cine alemán contempla la historia como si se tratara de un film de ciencia-ficción en el que " la directora Sigrid Hoerner, construye una comedia tan vitalista como chispeante, repleta de diálogos ingeniosos y personajes inusuales. El humor que destila Miss Sixty (Mi vida a los sesenta) se propone desafiar las leyes naturales, como lo haría una inseminación artificial en la vejez y de paso, mirar de frente con encanto y elegancia. Un tabú social que parece empeñado en arrebatar el factor de la belleza (de la vida) de la tercera edad. " (opus cit.) Cicerón escribió un canto a la vejez, pero lo enfocó en la dirección correcta: cuando uno ya no puede arruinarse la vida con un amor tóxico, cuando no debe luchar por abrirse un camino que le permita llegar por lo menos hasta los 60 años, ni competir con otros machos por una mujer, no hay cosa más placentera que una vida dedicada al estudio y la contemplación. Claro que eso exige una preparación ¿Por qué empeñarse en estropearlo con aspiraciones de la mediana edad, de la crisis de los 30, 40, 50...?






(1) Mi vida a los  sesenta (Miss Sixty) . cinealeman.com.
(2) Una razón. Dirigido por..., pág. 26.





No hay comentarios:

Publicar un comentario