Páginas vistas en total

miércoles, 20 de julio de 2016

Sunset Song.Terence Davies.



Estreno 22 de julio de 2016

Ficha técnica:


Título original: Sunset Song.
País: GB / Luxemburgo..
Año: 2015.
Duración: 135 minutos.

Dirección: Terence Davies.
Guión:  Terence Davis, basado en la novela de  de Lewis Grassic Gibbon.
Casting:
Dirección de Fotografía: Michael McDonough. Color.
Música: Gas Waltzing.
Edición: David Charap y Ruy Díaz.

Productores: Roy Boultier, Sol Papadopoulos y Nicolas Stell.
Compañías Productoras: Hurricane Films, SellOut Pictur4es, Iris Productions.


Intérpretes:


Agyness Deyn: Chris Guthrie,
Peter Mullan: John Guthrie,
Kevin Guthrie: Ewan Tavendale,
Jack Greenlees: Will Guthries,
Daniela Nardini: Jean Guthrie,
Jamie Michie: Sr. Kinloch,
Ian  Pirie: Chae Strahan,
Hugh Ross: Inspector,
Nial Greig Fulton: John Brigson,
Douglas  Rankine. Rob.


Sinopsis:


Ambientada en la Escocia de principios del siglo XX hasta la Primera Guerra Mundial, Sunset Song vuelve a ofrecer algunos de los temas y métodos de representación habituales del cine de Terence Davies, autor inclasificable en el concierto cinematográfico y por supuesto en el panorama del cine británico de las tres últimas décadas. El rito, las canciones, las elipsis, la condensación del drama y el fluir natural de los acontecimientos íntimos o colectivos, felices o desesperados, vuelven a condensar las miradas de este cineasta único. (No hay canciones para la puesta de sol. Quim Casas, Dirigido por...julio agosto, 2016).


Críticas:


La película ha concitado buenas críticas y algunas reacciones adversas como la de Carlos Boyero: "Y reconozco que Sunset Song, dirigida por Terence Davies, señor al que los de siempre denominan como director de culto (¿qué culto? ¿luterano, católico, islámico, budista?) es bonita visualmente, aunque se empeñe en hacer planos interminables y que las canciones que entonan los personajes duren de principio a fin, pero su argumento y su ritmo me resultan fatigosos. Me agota el monólogo interior y las consideraciones espirituales de esa mujer joven y con tan mala suerte en sus amores. Desde el sadismo del animal de su padre a que su antes modélico marido se convierta en un violador y un hijo de puta sin matices a causa de una guerra. Al parecer, la vocación lírica tiene permiso para cometer dislates." (1)


Luís Martínez parece integrarse en lo que Carlos Boyero denomina  los de siempre que veneran a quienes bautizan como directores de culto."De nuevo, como es ley en uno de los cines mejor compuestos y que mejor suenan, Davies deja que la banda sonora casi 'a capela' empape la historia de una familia que avanza desde la brutalidad (siempre la figura del padre dominante) a la esperanza (siempre la imagen de la madre como posibilidad de liberación y refugio). Ajeno al trámite de la narración, la película se organiza por cuadros vivientes con la evidente virtud de la vibración. Todo en 'Sunset song' resuena." (2)

Para Carlos Riviriego: " Lamentablemente, Sunset Song se resiente de un grave error de reparto (el actor Kevin Guthrie) y de una narración épica y tradicional que impide en gran medida que florezca el pulso poético y el carácter esencialmente moderno del cine de Davies. La inventiva formal con la que ha convocado tantas emociones devastadoras en filmes como Voces distantes, La casa de la alegría o The Deep Blue Sea es aquí tímida y no termina de entrar en verdadero contacto con la médula de la historia (...) En esta crónica a lo largo de varios años, en la que el paisaje se convierte en un personaje más, Davies despliega múltiples obsesiones de su filmografía -la resistencia femenina, el amor maternal, la sublimación romántica, etc.-, poniendo el foco tanto en la tragedia personal como en el contexto histórico de principios de siglo, especialmente el estallido de la Primera Guerra Mundial y el. embrutecimiento de los hombres que regresaron de ella." (3)

Beatriz Martínez muestra también su entusiasmo y lo hace  de forma más comprometida y explícita: " Sunset song, del británico Terence Davis, que adapta la novela de Lewis Grassic Gibbon y le sirve para seguir ahondando en algunos de los temas recurrentes en su filmografía, como el destino de un pueblo, las heridas de la guerra, las raíces y la identidad. Su elegancia a la hora de rodar es exquisita, su aura crepuscular y elegíaca, de una delicadeza extraordinaria. Sus imágenes parecen cuadros. Y su sonido es el de canciones populares de destinos inciertos y resignación. El de las mujeres que lloran solas en casa tras perder a sus maridos." (4)


(1) Definitiva y memorable despedida. Diario 'El País', 20 de septiembre de 2015.
(2) Metáforas que ladran. 'Diario 'El Mundo', 19 de septiembre de 2015.
(3)Expectativas británicas en Toronto.  www.elcultural.com., 15 de septiembre de 2015.
(4) El Periódico, 'Ocio y Cultura, 20 de septiembre de 2015.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario