Páginas vistas en total

sábado, 13 de agosto de 2016

Al final del túnel. Rodrigo Grande.




BLOCKBUSTER HISPANO-ARGENTINO. 'CIEN AÑOS DE PERDÓN II'

Ficha técnica:


Título original: Al final del túnel.
País: España/Argentina.
Año: 2016.
Duración: 126 minutos.

Guión y dirección: Rodrigo Grande.
Dirección de Fotografía: Felix Monti.
Música: Lucio Godoy
Montaje:  Leire Alonso, Manuel Bauer, Irene Blecua.
Dirección artística: Mariola Ripodas.


Productores: Mariela Besuyevsky, Pablo Echarri, Martin Seefeld.Gerardo Herrero, Vanessa Ragone, Axel Kuschewatsky.
Productores ejecutivos: Mariela Besuyevsky, Julia de Veroli, Pablo Echarri, Javier López Blanco.
Dirección de producción:  Felix Monti.
Compañías productoras: Haddock Films, Televisión Española, Telefe, Tornasol Films,, Arbol Contenidos.


Intérpretes:


Leonardo Sbaraglia:  Joaquín,
Clara Lago : Berta,
Pablo Echarri : Galeret,
Javier Godino : Zurdo,
Walter Donado :Canario,
Federico Luppi : Guttman,
Ariel Nuñez Di Croce : El Muñeco,
Laura Faienza : René .


Sinopsis:



Joaquín está en silla de ruedas. Su casa, que conoció tiempos mejores, ahora es lúgubre y oscura. Berta, bailarina de striptease, y su hija Betty, llaman a su puerta respondiendo a un anuncio que puso Joaquín para alquilar una habitación. Su presencia alegra la casa y anima la vida de Joaquín. Una noche, mientras trabaja en su sótano, Joaquín escucha un ruido casi imperceptible. Se da cuenta entonces que una banda de delincuentes está construyendo un túnel que pasa bajo su casa con la intención de robar un banco cercano.


Críticas:


Apenas ha saltado a la cartelera este título, y tras comprobar la colaboración hispano-argentina, un sudor frío, basado en un reciente dejà vu, ha recorrido mi espalda: un blockbuster en lengua hispana ataca de nuevo (¿Cien años de perdón II?). Tras este sobresalto me he dirigido, como es habitual, a Filmaffinity, una página que aporta pocos datos pero muy fiables y las críticas de algunos medios y lectores, y he confirmado mis peores sospechas. La crítica española le estampa un círculo verde (Roma locuta, causa finita), mientras los críticos sudamericanos se muestran más cautos. Para muestra dos botones (o más):

Jordi Costa escribe para el diario 'El País' ('cerrado por vacaciones') : "En Al final del túnel, por debajo de la casa de este descendiente indirecto de Roderick Usher, se abre camino, con la firmeza de un grupo de obreros especializados en sofisticada ingeniería narrativa. Esa proverbial habilidad porteña para seguir sacando petróleo de la gran tradición del cine negro, entendida no como mera textura, sino como herramienta para desvelar el bajo vientre de un presente corrupto y amoral. Por buscar una imagen quizá simplificadora, pero bastante ilustrativa, en Al final del túnel, La jungla del asfalto (1950) abre un pasadizo secreto bajo los sótanos de la Casa Usher. La capacidad de Rodrigo Grande para mantener la tensión (y la atención) en alto compensa sobradamente los excesos, a un paso de lo inverosímil, de la confrontación final. (1)

Pablo O.Scholz, el crítico argentino del diario 'Clarín', lo ve de forma bien diferente: "Ya parece que se está transformando es un género dentro del cine argentino. Es el thriller, pero protagonizado por ladrones. Con 100 años de perdón aún en cartel, Al final del túnel también es una coproducción con España, también tiene algún personaje español, y también tratan de robar cajas de seguridad de una entidad bancaria. Los ladrones también lo hacen por órdenes ajenas -y corruptas- que le indican cuál deben violentar (...)Pero antes que los ladrones, banda que comanda Pablo Echarri, está Joaquín. Leonardo Sbaraglia se la pasa toda la proyección en una silla de ruedas, o arrastrándose por distintos suelos. Ha tenido un accidente automovilístico, y no sale de su casa. Va yendo de la cama al living, y del living al sótano. Desde allí escucha ruidos, y descubre que Galeretto (Echarri) y los suyos están construyendo el túnel del título para llegar a la bóveda de un banco(...)Rodrigo Grande contó con una producción importante, que se nota más allá de que las acciones transcurran prácticamente en pocos ambientes y cerrados -la casa de Joaquín, la construcción de al lado donde excavan el túnel- y se nota en la iluminación del Chango Monti. Y, claro, en la contratación el elenco. (2)

Juan Pablo Cinelli, tras denunciar algunos excesos y poner en relieve algunas virtudes, afirma que"Una de las fuentes de inspiración más habituales del cine actual es la realidad, al punto de que la repetida leyenda que avisa que lo que está por verse se encuentra “basado en hechos reales” se ha convertido en un lugar común. Si bien Al final del túnel no lo dice en ningún momento, la base policial de su historia retoma desde la ficción (y de manera muy libre) el ya mítico caso de los boqueteros que robaron una sucursal del Banco Provincia en el barrio de Belgrano, durante el fin de semana de Año Nuevo en 2011 (...) En la piel del protagonista, Leonardo Sbaraglia revalida su lugar como uno de los actores preferidos por los productores de este tipo de películas de “alta gama” del cine argentino. Junto a Echarri, el aporte del eterno Federico Luppi y la española Clara Lago, encabezan un elenco que logra hacer que este cuento en donde las fatalidades son la clave, consiga ser verosímil.(3)

Diego Batlle se mantiene en este tono cuando afirma que: "En la línea de dos recientes thrillers psicológicos nacionales como 100 años de perdón y Kóblic, este tercer largometraje del guionista y director Rodrigo Grande combina diferentes géneros y elementos. Como en aquel film con Rodrigo de la Serna hay un intento de robo a un banco y accesos por túneles; como en la película con Ricardo Darín hay un astro como malvado (antes Oscar Martínez y aquí Pablo Echarri), un triángulo romántico y hasta perros que se recuperan de las peores situaciones." Aunque reconoce ciertas influencias literarias, como Jordi Costa,de un film que "que en su estética y su descripción de la dinámica de la casa remite a los climas literarios de Edgar Allan Poe-, que tiene más hallazgos que lugares comunes." (4)





(1) Bajo el mausoleo.  Diario 'El País,  12 de agosto de 2016
(2)"Al final del túnel": Una entre ladrones. Diario 'Clarín', 21 de abril de 2016.
(3) Una luz del otro lado del boquete. página12.com
(4) 'Al final del túnel' : Un robo y tres personajes en acción. Diario 'La Nación, 21 de abrilde 2016.




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario