Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

viernes, 5 de agosto de 2016

Escuadrón suicida. David Ayer. Comentario




Ficha técnica, sinopsis, críticas, trailer. (Pinchad aquí)

Críticas (Pinchad aquí)

Comentario del blog:


Hacia ya tiempo que en nuestras consultas cotidianas de la prensa especializada veníamos observando un divorcio que estaba abriendo una auténtica falla entre la prensa y el público, con el enfado consecuente de los espectadores, especialmente los del sector más joven, cada vez que se desacreditaba una de sus películas de culto con la terrible etiqueta de blockbuster o mainstream, cuando se pasa por alto que el objetivo de todos los creadores es jugar y ganar, llegar a la fama y obtener la recompensa de un esfuerzo en un trabajo que apenas tiene otra recompensa que esa. Conocidas las causas del  desencuentro sólo hacía falta un detonante, y este ha venido de la mano de la arrogancia y la soberbia de unos críticos que ayer podían hundir una película o una obra de teatro del mismo Broadway y hoy tienen que admitir que un film maltratado por ellos se convierte en el más taquillero del mes de agosto, a nivel internacional, desde que se hacen estas estadísticas, a la vez que ha batido todos los records de preventa, especialmente en 'Fandango' , lo que supera todas las expectativas incluso antes de su estreno mundial. Un buen tomatazo virtual en la cara de los críticos, que no sólo no se han amilanado, sino que han bajado más aún la nota de aceptación de la crítica, mientras que la del público va en ascenso. Y se equivocan, porque este no es un debate académico, sino que su trabajo es asesorar al público y no convertirlo en su enemigo, en una momento en el que es fácil  encontrar miles de opiniones, unas más autorizadas que otras, en medios de comunicación (blogs, webs y otros medios en la red), muchos de los cuales no pueden gozar del privilegio de asistir a los pases de prensa por escasez de recursos. Alejandro González Iñárritu ya mostraba cierto cansancio ante el poder que ejercían sobre los creadores quienes tenían a su disposición una página de un periódico de relevancia.







Mucho más interesante que reunirse con los amigos es asistir a la primera sesión, la de las cuatro de la tarde, en un día de agosto, aquella a la que van los que quieren ser los primeros y que nadie se lo cuente, y ver la reacción de los jóvenes a los que nadie tiene que explicarles cómo es y cómo piensa un colega amante de lo estridente, los colores fosforescentes sobre fondo negro que les dotan de un aspecto gótico, los tatuajes que cubren la mayor parte de su cuerpo, los piercings y aros en nariz y orejas, y lo que les diferencia de las jóvenes del anuncio que precede al film y que publicita un 'master class' de peluquería y estética. Signos que consideran suficientes, de forma justa o injustificada, para descodificar los signos que caracterizan a las diferentes tribus urbanas y entender los perfiles psicológicos que definen a cada personaje. Los supervillanos tienen conciencia de que son los malos y se expresan en una jerga juvenil muy extendida, como  la manida expresión de putos amos que ya usaba Deadpool.






Si a ello añadimos la exigua indumentaria de Margot Robbie, que interpreta a Harley, que deja al descubierto una parte importante de su exuberante y sensual anatomía, en el que quizá sea el papel más estimulante de su carrera que desluce incluso el brillo que pudiera tener el trabajo de Will Smith, la diversión está garantizada y se hace patente en risas y comentarios. Se quejaban los críticos de la falta de sutileza de James DeMonaco en la sarga de 'La purga', y ahora de la escasa profundidad de la historia que subyace a una acción colorista, sucia, pobre y desenfrenada, con escasos apuntes sobre los excesos del poder, su manipulación de las masas para obligarlas a actuar contra sus propios intereses, y el recurso a las cloacas del estado para enfrentarse a quienes se han corrompido y todavía conservan en sus cuerpos repugnantes relojes de gran valor. Se ha dicho que Ayer no ha creado un villano a la altura de sus contrincantes, cazados por un Batman, interpretado por Ben Affleck que, aunque ya fondón, caza a varios de los peligrosos integrantes del futuro batallón suicida. Aunque al final triunfe el amor paternofilial y romántico, Ayer evita un happy end convencional huyendo de la voracidad de una crítica que ni aún  así le ha dado  tregua.




A pesar del éxito de  'Escuadrón suicida' es posible que no sea una obra maestra, aunque si una firme candidata a formar parte  del grupo de películas de culto, gracias a la actitud de los críticos y a que sea la primera, realizada con grandes recursos y un buen reparto. en la que se habla de los superhéroes antiguos como si fueran la peste y se prefiere sustituirlos por delincuentes tan peligrosos como Hannibal Lecter, en especial Harley, custodiada en una jaula similar a la del célebre psiquiatra. Pero es absolutamente injusto calificarla con un 3,4, primero,  rebajar la nota cuando se desata la guerra a un 2,4 y ahora elevarla ligeramente a 2,7, tras la humillación de los críticos 'profesionales', los cuales proceden de carreras de lo más variopintas, y se han formado, como todos, metiendo la pata en sus interpretaciones, primero, y queriendo imponer su gusto a los demás, después, basándose en una pretendida autoridad, que deja bastante que desear en los nuevos fichajes. Ha sido esta la razón y no otra, de que, siendo mucho más sangrantes  ataques precedentes que arruinaron estrenos como los de 'Toro Salvaje' de Escorsese (1981),, la saga de 'La Guerra de las Galaxias' de George Lucas (1977) o más recientemente con 'Regresión' de Amenabar (2015) haya estallado con un film, si no brillante, nada tonto, que ha molestado a quienes estaban ya quemados.De nuevo ha sido y está siendo el boca a boca el que llena los cines



No hay comentarios:

Publicar un comentario