Páginas vistas en total

domingo, 28 de agosto de 2016

Las uvas de la ira. Comentario.







Ficha técnica, cartel, sinopsis, fotografías, comentario, trailer.(Pinchad aquí)




Comentario:



Viene al caso recordar lo que decíamos el 11 de abril de 2013 acerca de una de las películas más emblemáticas de John Ford: The grapes of wrath/Las uvas de la ira (1940), basada en la novela homónima de John Steinbeck.



EL HOMBRE Y LOS CICLOS ECONÓMICOS





"El 'conservador' John Ford, que puso la cara para que se la rompieran en defensa de sus compañeros durante la Caza de Brujas, impulsada por el Senador McCarthy, realizó el film más revulsivo de la Historia del cine, basado en la novela homónima de un escritor maldito, John Steinbeck, por la que recibió el Premio Pulitzer en 1942, Vicente Molina Foix afirma que , aunque se ha hecho numerosas películas sobre el macartismo, la que mejor refleja el modo de ver el ambiente de terror desencadenado y las circunstancias que lo permitieron es 'Buenas noches y buena suerte' de George Clooney ( El cine de las sábanas húmedas. Espejo de Tinta).

Es el último western o la primera road movie, ubicada temporalmente en la Gran Depresión de los años treinta que expulsó a millones de hombres y mujeres de sus tierras y puestos de trabajo, formando auténticos ejércitos de parados, desarraigados y pasto fácil de la avaricia de los hombres sin corazón. La crisis les arrebató todo aquello que habían cultivado como esencias permanentes: el amor a su tierra y a su familia, que se descompone en sus manos, como las hierbas que arranca el abuelo en el momento de morir. No hay nada más desestructurador de la familia, tan querida por el cineasta, como la miseria que quita a los hombres la dignidad y les priva del sustento necesario para la vida, mientras millones de hectáreas duermen sin poder ser cultivadas.

La familia de corte matriarcal de Tom Joad, ex-presidiario, convicto por homicidio, inicia una marcha hacia el oeste , California, desde Oklahoma, pero no van en busca del dorado, sino huyendo de la miseria, parias expulsados de sus tierras. Para el prófugo de la justicia el viaje tiene un carácter diferente: su camino se va transformando en un itinerario de la superación de las contradicciones que deben conducir al nacimiento de un hombre nuevo, emulando al cura Casy que en su trayecto había perdido la fe, no podía predicar y da su vida por la justicia. De la lucha de ambos debe surgir un mundo en el que los hombres no vivan como cerdos, recluidos voluntariamente en campos de concentración, privados del derecho universal al trabajo. Allá donde se oigan los gritos de hambre de los hombres o éstos puedan ya comer , la madre podrá encontrar ese trozo del alma universal que es el hijo que pierde.

El doloroso camino les enseña la existencia de auténticos monstruos, hombres desalmados, verdugos ocasionales al servicio del explotador, que confunden la miseria con la genética, y el papel benefactor del estado en forma de alojamiento digno, a cargo del Departamento de Agricultura, en el que hombres, mujeres y niños viven con dignidad a cambio de algunos servicios comunitarios, gozando por primera vez en su vida de duchas, lavabos, sanidad...Eran momentos en que el pueblo americano volvía su mirada al intervencionismo oficial, que se materializó en la política del New Deal de Roosevelt, presidente demócrata, que John Ford refleja en esta secuencia del film. Estas iniciativas eran boicoteadas por los agentes económicos liberales.

Tom era la parte más débil de la familia, la que tenía menos que perder, y por esta razón la que se sacrifica en pro del bien común. El film cierra con uno de los cantos más líricos a la resistencia de esas robustas mujeres que pueblan el cine de Ford. Cuando el padre manifiesta su cansancio por la vida, la mujer le dice: "Las mujeres se adaptan mejor que los hombres. El hombre vive todo a golpes: nace un niño, un golpe, muere alguien, un golpe, pierde sus tierras, otro golpe. Las mujeres son como los ríos, en los que hay remolinos y cascadas, pero siguen siempre adelante" . Bellísima comparación. El film termina con un canto a la esperanza, que falta nos hace: "Estamos vivos y seguimos caminando " La aportación de Maccarthy a su país fue acabar con iniciativas irrepetibles, inmejorables y auténticas obras de arte, por el fondo y por la forma, como las del gran John Ford.

Así es recordado por la historia. Film imprescindible en la videoteca de cualquier persona, y de obligada re-lectura, porque 'Quien desconoce su historia está obligado a repetirla'. Ford nos da una lección con sus personajes de siempre, esos hombres tranquilos, duros, resistentes y capaces de cumplir sus objetivos sin perder la calma, lo que no siempre excluye los actos de violencia. John, magistralmente representado por Henry Fonda, mata a dos hombres en el film: uno defendiéndose de un rufián y otro para defender a Casy, asesinado por los matones al servicio del patrón sin rostro. Ford cuenta con la colaboración de Gregg Toland, como director de Fotografía y de Alfred Newman para la elaboración de su BSO.

El film adopta la forma de un viaje por carreteras y autopistas de camiones destrozados, cargados de hombres, mujeres, niños y pobres enseres; la cámara muestra en primer plano los rótulos indicadores, que denuncian la ironía de la historia. Unos dan la bienvenida a los miserables, mientras unos metros más adelante les esperan cuadrillas de violentos ciudadanos, armados con palos, que les invitan a marcharse. Otros ofrecen agua, un bien vital, o alojamiento a precios inasequibles para estos desgraciados. Pero también el camino muestra hombres nobles, como los camioneros que pagan indirectamente el pan o las chucherías de la familia Joad. Así escriben algunos la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario