Páginas vistas en total

sábado, 27 de agosto de 2016

Líbranos del mal. Amy Berg.





Ficha técnica:


Título original: Deliver us from Evil
País: Estados Unidos.
Año: 2006.
Duración: 101 minutos

Guión y dirección: Amy Berg
Dirección de Fotografía: Jacob Kusk, Jens Schlosser.
Música: Mick Harvey, Joseph Arthur; supervisor: Amy Berg.
Edición: Matthew Cooke,
Director de Postproducción: David Serafin.
Departamento artístico: Matthew Cooke, David Serafin


Productores: Amy Berg, Frank Donner, Matthew Cooker, Hermass Lassalle.
Productores ejecutivos: Tom Ortenberg, Ray Baldwin, Michael Brown
Productor manager: David Serafín.
Compañías. Lionsgate, asociada con Disarming Films .


 Protagonistas:


Oliver O'Grady: El mismo.
Cardenal Roger Mahoney: El mismo,
Adam:  Él mismo,
Jeff Anderson: Él mismo,
Pope Benedict XVI:  Él mismo,
Monsignor Cain:  Él mismo,
Case Degroot :Él mismo,
Jane Degroot: Ella misma,
Thomas Doyle: Él mismo,
Mary Gail Frawley-O'Dea:  Ella misma, Psícologa,
Bill Hodgman: Él mismo,
Anne Jyono: Ella misma.



Sinopsis:



Documental sobre los escándalos sexuales de la Iglesia Católica en Estados Unidos. Este turbador documento narra la historia del padre Oliver O’Grady, el más conocido pedófilo de la historia de la iglesia moderna. Depredador sexual compulsivo, carente de remordimientos, O’Grady usó su encanto y su autoridad como líder religioso para violar a docenas de niños de familias católicas por todo el norte de California durante más de 20 años. A pesar de los indicios y las quejas de varios feligreses, la jerarquía de la Iglesia urdió un elaborado plan para enmascarar sus delitos y desacreditar a sus acusadores mientras trasladaban al padre O’Grady de parroquia en parroquia. Unos documentos internos de la iglesia demuestran que violó y sodomizó con el pleno conocimiento de sus superiores. La directora Amy Berg, contactó con el padre O’ Grady, y milagrosamente le persuadió para que interviniera en el rodaje del documental. Utilizando su escalofriante testimonio como punto de partida, la película expone el alto nivel de corrupción dentro del seno de Iglesia Católica, y anima a alguna de las víctimas a narrar sus desgarradoras experiencias.



Comentario:

'SPOTLIGHT' SUPERADO POR LA REALIDAD.

Llevaba tiempo queriendo volver a este documental realizado por Amy Berg, que se situaba en un terreno que recientemente ha abordado Spotilight, el film dirigido por Thomas McCarthy en 2015, que obtuvo la preciada estatuilla de los Oscar al Mejor Guión y Mejor Película, y otros que podéis ver en este mismo blog, en www.cinelodeon.com. . Y queríamos volver porque resulta mucho más intolerable ver de cerca a los autores de los abusos, a las familias que les confiaron sus hijos porque eran sacerdotes y la protección con que los blindaron las jerarquías eclesiásticas. Cuando al fin el hombre de Dios, el pastor, se ofrece para reunirse con sus víctimas, sus ovejas, y justificarse ante ellas, como espectador, te entran ganas de vomitar. El relato de lo que aconteció en la realidad, contado por sus protagonistas, es mucho más duro que el film multigalardonado; este documental también recibió algún premio, (mejor documental del Festival de Cine de Los Ángeles, y estuvo nominado a un premio Óscar en la categoría de mejor documental largo) de menor importancia, aunque pasó totalmente desapercibido. El documental es de 2006. Eran otros tiempos y los creadores de opinión preferían mirar hacia otra parte. El 7 de septiembre de 2016 escribíamos los siguiente:

"El documental que dirige Amy Berg, que denuncia los abusos sexuales de los sacerdotes y amenaza al mismísimo Santo Padre Benedicto XVI, que fue blindado por Busch para impedir que fuera juzgado algún día, es espantoso, tan aterrador que, como dice Claudia Puig  (USA Today) hace que 'La matanza de Texas' parezca un paseo por el parque. Lo que hace el documento más horripilante es que los propios autores de estos  crímenes de violencia sexual, incluso de niños de nueve meses, y quienes los ocultaron, se prestan a dar su testimonio ante las cámaras, unos con más soltura que otros. La cinta que tiene la estructura de un mockumentary  (de mock: burla), comienza con el padre Oliver O'Grady escribiendo una carta a sus víctimas, con primerísimos planos, planos de detalle de la pluma y el papel con que las ofende, convocándolas desde Irlanda (son cientos de ellas) para hablar del pasado y que todos rehagan su vida, tras reconocer que 'lo que ocurrió no debió haber pasado nunca' . (¿Será que Dios lo quiso así, aún en contra de su voluntad?). A partir de esas primeras imágenes que incorporan los primeros títulos de crédito, comienza un racconto o gran flashback, en el que se van combinando las confesiones de los afectados y sus padres, gente religiosa, que, en algunos casos también había sufrido los abusos, guiados por las declaraciones del cínico y soberbio sacerdote, con las de las jerarquías eclesiásticas, que incumplieron las promesas hechas a las familias y se limitaron a ir trasladando a estos delincuentes a parroquias, que distaban unas de otras no más de 85 km. Sirviéndose de una estructura circular el documental acaba  casi como empieza, con la invitación más cínica que se pueda concebir del torturador a sus víctimas, seguida de alguna secuencia que incrimina a la propia Iglesia por encubrimiento del pedófilo.


Oliver O'Grady
Es difícil de creer que esta imagen sea real, que este personaje se atreva a posar ante un niño pequeño, con todas las connotaciones que conlleva asociada a su pasado.

Cardenal Roger Mahony
Pero hay más. Lodinew.com incluye en su página  del 7 de septiembre de este mismo año, un artículo publicado el 13 de diciembre de 2010 por Ros Farrow en el que informaba que  O'Grady fue arrestado en su albergue de Dublín justo después de las 7 am, hora de Irlanda, informó el Times. Las autoridades encontraron fotos de pornografía infantil en la computadora portátil del sacerdote y un disco duro, según el periódico. Este hombre, de 65 años, fue puesto en libertad bajo fianza que ascendía a € 500, el equivalente a cerca de $ 750..., debiendo presentarse ante la Corte el próximo viernes.. Oliver O'Grady estuvo con anterioridad siete años en la prisión estatal de Mule Creek en Ione tras declararse culpable de cuatro cargos de abuso sexual con menores de 14 años en el condado de Calaveras mientras un sacerdote en San Andreas..." Y sigue... (www.lodinews.com)


Este es el resultado de una política de la Iglesia, que circula paralela a la legislación de los diferentes países, en las que no se tienen en cuenta lo que para cada creencia es un pecado, sino lo que para la sociedad civil es un delito. Por ejemplo: el celibato de los sacerdotes es puesto al mismo nivel que el abuso de un niño, y es perdonado en el acto de la confesión. Para la sociedad es indiferente  que un cura se case o permanezca célibe; forzar a un niño es un delito que se paga con la cárcel y que convierte en cómplice a quien, conociendo el hecho, no lo denuncia. Sin embargo, los superiores fueron trasladando al sacerdote de parroquia, hasta que la policía actuó, obligada por una serie de denuncias,y como consecuencia fue juzgado y encarcelado. Pero fue pronto puesto en libertad y trasladado a Irlanda, donde, al parecer, siguió haciendo de las suyas. Hemos procurado recoger información, incluso del Vaticano, porque el asunto parece increíble; cuando dos jóvenes se trasladaron a Roma para hablar con el Jefe de la Iglesia, fueron acusadas de denostar a los católicos y enviadas de nuevo, ahora además humilladas, de vuelta a casa. El cardenal Mahony fue separado de su cargo por esta razón.

Ahora se estrena un nuevo film con este nombre, Deliver us From Evil, dirigido porScott Derrickson, pero, en este caso, los seres demoníacos son ficticios. La cinta  de 2006, con monstruos verdaderos, "ganó el premio al mejor documental del Festival de Cine de Los Ángeles, y estuvo nominado a un premio Óscar en la categoría de mejor documental largo. El título hace referencia a un verso de la oración Padre nuestro." (Wikipedia)




No hay comentarios:

Publicar un comentario